Su performance en el disco, a criterio del jurado, fue muy mala. Sin embargo, Anamá Ferreira se quedó con el pico de rating del día durante su debut en el Bailando 2018, que con ella al aire superó los 15 puntos. Y aunque logró ser salvada en el duelo, la brasileña demostró que ya se ganó a gran parte del público. Así que, más allá de sus dificultades con el baile, lo más probable es que se quede un rato largo en el certamen. "Yo me estoy divirtiendo, me siento como en Disney. Y a mi edad, 67 años, poder bailar en un concurso así es maravilloso", dijo la ex modelo.

Sin embargo, Anamá no es la única "patadura" que ha logrado destacarse en el programa de Marcelo Tinelli. De hecho, fueron muchos los que, a fuerza de carisma y simpatía, han podido transformar sus limitaciones con la danza en el momento más esperado por los televidentes de ShowMatch.

Gino Renni (Crédito: Verónica Guerman)
Gino Renni (Crédito: Verónica Guerman)

¿El primero? Gino Renni. El prestigioso actor participó de la segunda temporada del Bailando por un sueño (2006) junto a la soñadora Karina Caregnato. Y, después de estar cuatro semanas sentenciado, terminó despidiéndose del programa seguro de que había ganado lo más importante: el cariño del público. "Cuando arranqué en el concurso creí que me quedaba afuera en el primer programa, porque soy un patadura. Sin embargo la gente decidió que siguiera y hasta llegué a fantasear con estar en la final", había dicho en aquel momento "el Tano", quien quedó eliminado por Miguel del Sel y Florencia de la V, campeona de esa temporada.

En la tercera temporada del Bailando por un sueño (2006), en tanto, la figura destacada fue la de Marcela "la Tigresa" Acuña. La boxeadora, hay que decirlo, tenía serias dificultades para coordinar sus movimientos en el baile. Sin embargo, junto a su soñador, Javier Riveros, se había convertido en una imbatible en el teléfono. "La verdad es que yo misma estoy sorprendida, pero la gente siempre apoya al más débil", había dicho la campeona de peso pluma, dando a entender que el público la apoyaba frente a las críticas despiadadas del jurado. Finalmente, fue eliminada por Carla Conte, quien resultó ser la ganadora de esa edición.

Nina Peloso fue la revelación del Bailando por un sueño 2007. La líder piquetera no había bailado nunca en su vida, pero se animó hasta a hacer el caño junto a su partenaire, Facundo Mazzei, y se tenía mucha fe en el certamen. "Voy a ganar", decía. Ella sólo le tenía miedo a Paula Robles, quién por entonces era la mujer de Tinelli. Pero fue eliminada en el teléfono por Iliana Calabró y el título de ese año quedó en manos de Celina Rucci, dejando a la ex de Marcelo como subcampeona.

El paso de Marcelo De Bellis por el Bailando por un sueño 2008 fue, realmente, memorable. A pesar de los esfuerzos de su compañera, Cristhel Coopman, el actor nunca pudo coordinar sus pasos sobre la pista. Sin embargo, logró convertirse en uno de los favoritos de ese año. "No le tengo miedo al papelón", decía en aquel momento. Y el público esperaba cada una de sus presentaciones para poder ver sus coreografías, que se habían convertido en el momento más divertido del programa. No obstante, el ex Casados con hijos no pudo llegar a las últimas instancias del certamen, ya que después de superar varios teléfonos fue eliminado por la uruguaya Eunice Castro.

Fabio "la Mole" Moli se convirtió en la prueba fehaciente de que se puede ganar un concurso de baile sin saber bailar. El ex boxeador batió todos los récords de sentencias, pero el público siempre lo salvó hasta hacerlo llegar a la final. Y, junto a su partenaire, Julia Cejas, se consagró campeón del Bailando por un sueño 2010, ganándole a la pareja de Paula Cháves y marcando un rating de 39,2 puntos en la final. "Nunca pensé en vencer en este concurso", dijo el cordobés. Sin embargo, al año siguiente el hombre no pudo defender su título y perdió por primera vez en el teléfono, justamente, frente a la mujer de Peter Alfonso.

Llegó a ShowMatch como custodio de Ricardo Fort, pero Marcelo Tinelli posó sus ojos él. Y, finalmente, Tito Speranza terminó en la pista del Bailando por un sueño 2011 junto a Nadia Hair. El custodio, que se caracterizaba por no hablar, demostró también que podía no bailar. Y, así y todo, llegó a la final del certamen y se quedó con el subcampeonato, compitiendo ni más ni menos que con Hernán Piquín y Noelia Pompa. "Mi coach y mi bailarina empezaron de menos diez conmigo", reconoció el actual entrenador de Combate.

Era "el primo de" Marcelo Tinelli y se terminó convirtiendo en uno de los personajes más atractivos del Bailando por un sueño 2014 y 21015. Luciano "el Tirri" Giugno llegó a la pista junto a Barby Reali y demostró no tener ningún sentido del ritmo. ¡Pero se convirtió en un imbatible al teléfono! No obstante, se quedó con las ganas de llevarse el título de campeón, ya que en la primera temporada quedó eliminado frente a Eleonora Casano y, en la segunda, bailando con Noelia Marzol, perdió frente a Ergün Demir.

En pleno auge de Las mil y una noches, Ergün Demir llegó al Bailando por un sueño 2015 de la mano de Macarena Rinaldi. Y, a pesar de no saber nada de baile, logró hacerse fuerte en el certamen gracias al apoyo incondicional del público. Sin embargo, llegando a las instancias finales del certamen perdió en el teléfono frente a Aylén Bechara y estalló de furia. "No es justo, no lo acepto. Hicieron una campaña de discriminación en contra mía", dijo el turco, quien se mostró de lo más ofendido con el jurado.

¿De qué otro "patadura" te acordás"?

SEGUÍ LEYENDO