El miércoles 29 de noviembre el cuerpo de Rocío Gancedo fue encontrado sin vida en la vereda del edificio donde vivía, en Las Cañitas. Seis meses después de aquel mediodía, esa es la única certeza, así de triste y desgarradora.

Ocurre que la causa que se inició para determinar los motivos de su muerte todavía no arrojó mayores precisiones. Se sospecha que se trata de un suicidio -la modelo se habría arrojado al vacío desde el balcón de su departamento-, pero esa hipótesis aún no se ha determinado.

Es por eso que dos semanas atrás la familia presentó un escrito en la Fiscalía Nº 30, a cargo de la fiscal Marcela Sánchez, para ser aceptada como querellante. Argumentan falta de "avances y respuestas", según informó Jorge Zonzini, quien fuera representante de la ex Gran Hermano, en su cuenta de Twitter.

En estos días esa solicitud fue aprobada. Y ya como querellantes, los familiares de Rocío podrán acceder al expediente, lo que hasta aquí les estaba vedado. "No buscamos ni queremos acusar a nadie. Solo necesitamos saber qué le pasó…", le dijo a Teleshow una fuente del círculo más cercano de la joven que perdiera la vida a los 29 años.

En el expediente -donde se investiga una "muerte dudosa"- figuran las pericias sobre el teléfono celular y una computadora personal de Gancedo, además del resultado de los exámenes toxicológicos.

Díaz Castelli y Gancedo
Díaz Castelli y Gancedo

La modelo padecía "bipolaridad, depresión y paranoia", según el psicólogo Gervasio Díaz Castelli, quien mantuvo algunas entrevistas con ella. Pero días después de la muerte Díaz Castelli fue denunciado por un amigo de Gancedo, Guillermo Duarte, por "negligencia laboral".

SEGUÍ LEYENDO