Los rumores envuelven otra vez a Gisela Berger (29) y Daniel Scioli (61): a casi cuatro meses del nacimiento de Francesca existe una gran incertidumbre sobre qué clase de vínculo los une en estos días. Y la modelo tampoco fue clara en sus declaraciones, las primeras que otorga desde que se convirtió en madre, el 23 de octubre.

"¿Están juntos, separados?", la consultó una cronista del programa Los ángeles de la mañana, quien la encontró de casualidad caminando por Palermo en la mañana de este martes. "No… Está tranquilo. Todo tranquilo", titubeó Gisela, para luego asegurar que cuando el ex gobernador se distanció de ella en pleno embarazo, con un escándalo mediático por una supuesta infidelidad, quedó "expuesta". Y puntualizó: "En el sentido de que (Scioli) me estaba acompañando…".

En mayo de 2017, luego de que Scioli anunciara en televisión que sería padre nuevamente, Berger dejó fuertes declaraciones: "Él no quería el embarazo". Hoy, en cambio, la modelo prefiere la cautela. Porque si bien confesó que "fue difícil" lo que vivió en esos días, advirtió: "Es un tema súper delicado del que no voy a hablar ahora". Y agregó: "Está todo bien, (con Daniel) seguimos igual que antes", aunque evitó precisar si conviven en el departamento de avenida del Libertador donde ella pasa sus días con Francesca.

Daniel Scioli y Gisela Berger (Verónica Guerman)
Daniel Scioli y Gisela Berger (Verónica Guerman)

"Se dijo que te había dado plata para que te vayas, desaparezcas", le dijo la periodista. "No, no, no, chicos… O sea… Imaginate que tengo una relación con él, desde que lo conozco, donde la plata…", respondió una Gisela muy incómoda.

Gisela en una foto que subió a Twitter, el 8 de enero, y que disparó en su momento los rumores de un nuevo embarazo
Gisela en una foto que subió a Twitter, el 8 de enero, y que disparó en su momento los rumores de un nuevo embarazo

Antes de despedirse, apurada, la ex bailarina del staff de ShowMatch desmintió que fuera a sumarse a la obra de Moria Casán. "Me encantaría, pero ahora estoy en una etapa en la que la gorda es muy chiquita. Y tratando de ser la mejor mamá. Y disfrutando de cada etapa, es muy bebita. Pero en algún momento sí, obvio que tengo ganas", concluyó.

SEGUÍ LEYENDO