De cantar en bares canciones de otros artistas pasó a ser un boom de Youtube al subir sus propias canciones. Así fue como llamó la atención de Warner México, logrando una explosión mayor. En muy poco tiempo Manuel Medrano (29) empezó a cosechar lo que sembró en el mundo de la música, y a ganarse un lugar no solo en su país natal, Colombia, sino de manera internacional, al ganar dos Premios Grammy Latinos. Y con mucha ilusión, en su paso por Argentina promete conquistar nuestro país con una presentación el próximo año.

Pocos meses atrás Colombia vivió una de las visitas más esperadas por los católicos, la del Papa Francisco, que llegó con su mensaje de paz en un momento importante. Y Manuel fue uno de los elegidos para cantarle. Un logro que marcó un antes y un después en su carrera.

Con una agenda intensa que lo tendrá por Ecuador, México y cerrando el año en España, Medrano espera ansioso el próximo año porque sorprenderá con nueva música, flamantes proyectos y planea presentarse en países a los que aún no ha llegado.

—¿Qué sentiste cuando subiste al escenario a recibir los dos Grammys?

—Antes de subir, creo que se pasó toda mi carrera por el frente. Fue un momento bastante mágico. Y luego, ya cuando me subí a la tarima, creo que mi "speech" se fue al carajo. No sabía qué decir.

—Aparte los nervios, todos colegas mirando…

—Sí. Claro. Es un tanto de agradecer a todo tu equipo y a tu familia, es un tanto de las emociones, es un tanto de tantas cosas… que luego se enreda todo con todo, y así lo dices. Pero es bastante lindo.

#tbt #latingrammys #LasVegasArena 📯

A post shared by Manuel Medrano (@manuelmedrano) on

—Este año tocaste para el Papa Francisco cuando estuvo en Colombia.

—Sí, fue una gran experiencia. Es un gran tipo que vino a dar un mensaje muy lindo en un momento que mi país lo necesitaba, o lo necesita. Fue muy bien recibido. Y lo tomé como que tenía una oportunidad de cantar para Dios y de aportar un granito de arena a la fe de las personas de mi país.

—¿Cómo fue que te llamaron?

—Había un equipo de personas de la Iglesia encargados de la visita del Papa. Escogieron artistas que posiblemente pudieran participar, porque no fui solo yo, en realidad, sino que estuvieron muchos artistas como Fanny Lu, Fonseca, la Filarmónica de Bogotá. Se gestaron varios eventos alrededor de toda la visita.

—De chico cantabas en bares. ¿En qué momento pasaste a ser una estrella?

—Esa palabra de ser una estrella… Creo que todos somos una estrella. Yo le debo todo lo que soy hoy en día a ese niño que era hace 20 años. A esa mente brillante que tuvo un plan macabro de desarrollar un "artista". Creo que todo se gestó desde ahí, que era un niño muy pequeño. Pero la realidad del asunto, de pronto cuando la gente me conoció o me descubrió como un cantautor colombiano, podría decirse que fue cuando grabé por fin una canción en estudio, a finales de 2014. Antes de eso escribía en mi casa canciones para mí, cantaba en bares canciones de otros artistas y era como un preámbulo, como una universidad.

—¿Ahí aprendiste las mayores lecciones?

—Creo que sí. Aprendí las mayores lecciones tocando para la gente, cantando canciones de otros artistas, viviendo como la vida de los músicos del día a día también. Trabajé en un almacén de instrumentos. Me conecté mucho con el ambiente de la tarima, del backstage, de las emociones, de las personas muy de cerca.

—¿Y qué pasaba cuando no te llamaba nadie?

—Siempre he querido ser yo. Sí había como algo muy claro. Siempre hay como un mito urbano de que un artista urbano graba su música para luego ir a golpear puertas para que lo escuchen. No es algo que yo suela decir ni compartir pero es algo que me llegaba mucho. Y me dije a mí mismo que no quería que eso me pasara nunca. Entonces, nunca grababa canciones para golpear puertas para que me escucharan. Simplemente, escribía canciones para que en algún momento alguien las vea, y eso fue lo que hice hasta el momento que pasó.

—¿Quién las vio?

—Diferentes personas. Principalmente mis músicos que siempre estuvieron conmigo desde que tocábamos en bares, así como escalando digamos de eventos chicos a eventos más grandes, de bares chicos a bares grandes, de conciertos chicos hasta conciertos internacionales. Luego mi equipo de management de Colombia. Empezamos súper chiquitos, súper amateurs, sin saber nada del tema y lanzamos mi primer single, "Afuera del planeta", y le fue muy bien a Colombia, tanto que luego llegó a oídos de Warner en México y vinieron a ofrecernos toda su ayuda. De ahí ya lanzamos un disco.

—Fue paso a paso…

—Fue paso a paso. Y no le puedo dar el crédito a una sola persona o una sola compañía. Creo que en el camino me han descubierto muchas personas, principalmente yo mismo, luego mi mamá al regalarme una guitarra. Ha sido así, un paso a paso.

—¿Sentís que tenés una vida diferente a los chicos de tu edad, a tus amigos, que quizás tienen una vida más tradicional?

—Sí. Puntualmente, creo que todos tenemos una vida diferente y en esa vida existe una dualidad entre la vida que nos toca y la vida que hacemos. Siento que siempre estuve construyendo esto y cada uno ha sido testigo como de ese paso a paso. Sí, siento una diferencia en realidad, y lo disfruto mucho. En algún momento sabes que me entristecía un poco no haber tenido como una educación universitaria o hacer una carrera tradicional, pero hoy día siento que realmente hay algo escrito para cada uno. Y entiendo ese mensaje con que puedo lograr grandes cosas con él.

—¿Te fuiste acostumbrando?

—Sí. La música siempre me jaló las orejas. Yo quería trabajar y pagarme una carrera tradicional, pero todo era en busca de algo a futuro. Tú sales del colegio y entras a la universidad para luego tener un trabajo o para luego poder solventar tu futuro.

—¿Qué fue lo mas difícil que transitaste?

—En mi casa me enseñaron que nada es difícil, pero obviamente en el camino a veces sientes dudas de muchas cosas.

—¿Cómo por ejemplo?

—El punto es no desfallecer, diría yo, ante lo que quieres. Alguna duda es como si yo quiero hacer de la música mi vida, si quiero ser un artista y estar involucrado en todo lo que eso implica, o solo quiero cantar de hobby. Hoy en día puedo decir que tengo el privilegio de trabajar en lo que más me gusta, que es la música. Obviamente trae algunas cosas como dar una entrevista, no estar en casa, pero es definitivamente divertido. Creo que todos tenemos que dudar de lo que hacemos para fortalecerlo.