Ramiro Bueno (19), es el único hijo de El Potro Rodrigo. El cantante falleció cuando él no llegaba a los tres años. Sin embargo, y aunque no recuerda los momentos compartidos, siente a través de la música y de las fotos el vínculo con su papá.

En diálogo con Teleshow el joven jugador de fútbol contó cómo vive el 17 aniversario de la partida de su padre, qué cosas heredó de él y presentó algunos objetos del cordobés que atesora en su casa y en su corazón.

Uno de los shorts de boxeo que El Potro usó en sus shows en el Luna Park
Uno de los shorts de boxeo que El Potro usó en sus shows en el Luna Park
Una de las camperas de cuero de Rodrigo
Una de las camperas de cuero de Rodrigo
El premio Clave de Sol que recibió post mortem el cantante
El premio Clave de Sol que recibió post mortem el cantante
Una de las camisetas de Rodrigo
Una de las camisetas de Rodrigo

— ¿Te acordás algo del tiempo que compartiste con tu papá?

— Lamentablemente no me acuerdo de las cosas que hacíamos porque cuando pasó lo que pasó yo era muy chico todavía, tenía casi tres años.

— ¿Y qué te cuenta tu mamá sobre la relación que tenían?

— Ella me habla mucho sobre el vínculo que teníamos, dice que era bastante especial porque era una relación maravillosa. Me contó que él era muy goma conmigo, que le encantaba pasar su tiempo juntos, que le gustaba verme, disfrutarme y gracias a Dios eso lo puedo notar en las fotos, porque cuando veo una foto con mi viejo, él siempre está demostrándome amor y cariño. Eso es algo muy lindo.

— ¿Vas a hacer algo especial hoy por el aniversario de la muerte de tu papá?

— No, la pasaré con mi vieja, mis hermanas y trataré de hacer que el día, por más que sea una fecha triste, sea lo más normal posible, aunque sea complicado, siempre tratamos de mantenernos juntos. Llamaré a mi abuela Beatriz para poder charlar y mandarle las fuerzas que necesita en ese día tan triste para sentirnos todos apoyados mutuamente como familia.

— ¿Qué cosas heredaste de Rodrigo?

— La forma de ser, soy extrovertido. Cuando no me conocen soy tímido, pero después soy más abierto, me gusta relacionarme con la gente, interactuar y soy una persona de hacer sociales igual que mi viejo. Cuando no le caía bien algo le saltaba la térmica, igual que a mí. Cuando a mí me cae mal algo o no es de mi agrado total me pongo bastante loco por así decirlo. Además, al igual que él soy divertido y gracioso, bastante payaso.

— ¿Escuchás su música o ves sus videos?

— Sí, siempre a la mañana cuando voy a entrenar escucho un par de temas de él y veo recitales cuando estoy en casa, no todo el tiempo, pero cada tanto.

— ¿Qué sentís cuando lo escuchas?

— Me da alegría porque eso es lo que busco, quizás en un momento que estoy medio deprimido escucho sus temas y me ponen bien, alegre, como que me llenan.

Ramiro, de 19 años, está de novio, vive con su mamá y sus hermanas, juega al fútbol en El Porvenir y está cursando el último año de Periodismo Deportivo.

Él y su madre, Patricia Pacheco, viajaban en la camioneta que Rodrigo manejaba la fatídica madrugada del 24 de junio y ambos resultaron ilesos.

LEA MÁS: