"Hago todo como si fuera la madre de 40 hijos", describió Linda Peretz su labor como presidenta del La Casa del Teatro, la institución que alberga a 38 artistas de la tercera edad que se quedaron sin un lugar para vivir. Teleshow recorrrió el edificio, donde además funciona el Teatro Regina, una boutique, una capilla y dos museos.

Inaugurada en 1938 por Regina Pacini de Alvear, la Casa funciona desde ese entonces ininterrumpidamente, brindando su ayuda a los artistas que la requieran. Ubicada en Santa Fe 1243, fue diseñada por el arquitecto Alejandro Virasoro en un estilo Art Decó.

"Trabajamos para que los artistas estén mejor cada día, que tengan una comodidad digna, comida rica, todo como si fuera una madre de 40 hijos, que es lo que soy en este momento. Me preocupa que estén bien en todo sentido de la palabra", dijo Linda Peretz, que ocupa su cargo desde fines del año pasado y tiene muchos proyectos para "levantar La Casa".

Mucho más que un techo

En los pisos 5,6 y 8 del edificio viven 38 personas entre cantantes, bailarines, actores y directores: "Todo el que perteneció a la comunidad artística teatral tiene derecho a venir cuando no tiene recursos", explicó la actriz.

Las paredes de La Casa del Teatro guardan tesoros
Las paredes de La Casa del Teatro guardan tesoros

El edificio cuenta con cincuenta habitaciones individuales para que los pensionados se sientan cómodos. Quienes la habitan, pueden entrar y salir cuantas veces quieran. Además, participan de talleres artísticos y obras de teatro.

"Tratamos de que el lugar este bien con lo que tenemos. Tenemos mucho, pero hay que revalorizarlo", dijo Linda, que va todos los días a la Casa: "Es nuevo esto de trabajar en una oficina, pero me encanta, estoy muy concentrada y abocada. Tuve propuestas para trabajar como actriz pero dije que no, quiero estar acá para que se encamine y esté como quiero que esté. Aún falta, porque cuando entré estaba todo un poco oscuro, pero lo quiero aclarar y trabajar mucho para que esto se levante. Quiero que sea la casa ideal para que la gente pueda vivir".

En el edificio además funcionan la boutique, los museos (que necesitan restauración por eso no están abiertos al público) y una capilla.

Boutique de La Casa del Teatro

En el comercio, ubicado en la galería del edificio, se venden las donaciones de ropa y accesorios realizadas por actores y actrices, y funciona todos los días.

Allí se pueden comprar vestidos de Mirtha Legrand desde 500 pesos, por ejemplo: "Se los llevan, mucha gente pregunta por las cosas de ella", dijo Teresita, una de las vendedoras. Además, de "la Chiqui", una de las más generosas es Natalia Oreiro, que cada año manda los vestidos de las colecciones anteriores de su marca de ropa.

Museo Carlos Gardel y Regina Pacini de Alvear

Un busto, un piano, un santuario, libros, fotos y abanicos son algunos de los objetos que guarda La Casa del Teatro de su creadora. En otra de las salas de la galería, las botas de Carlos Gardel, sus cintas y una guitarra aguardan "salir al mundo", como Peretz desea.

Es que a pesar de ser una joya en el medio de la ciudad, los objetos de los museos necesitan ser restaurados: "Hay que revalorizar el alma de todo esto. Ya hablamos con el director de Museos de la Ciudad. Soy terrible con los pedidos, me van a echar del país, pero no importa, quiero levantar La Casa del Teatro. Necesitamos asesoramiento de un museólogo, quien quiera postularse…".

Capilla y comedor

En el cuarto piso del edificio funciona una capilla abierta el público. Los murales fueron realizados por un pensionado, ya que es bienvenida la ayuda de todos.

Museo Regina Pacini – Capilla – Comedor – Cocina
Museo Regina Pacini – Capilla – Comedor – Cocina

Cinco pisos más arriba está el comedor, donde los artistas comen, tiene espacio para hacer gimnasia, juntarse y mirar televisión. Más atrás está la cocina, donde todos los días se amasa pan casero. Al momento de la llegada de Teleshow, las cocineras estaban realizando la cena: milanesas.

¿Como se sustenta La Casa del Teatro?

"Tengo ayuda, pido permanentemente, estoy hecha una pedigueña, pero es para la gente que vive acá", dijo Linda Peretz, feliz porque ya recibió un subsidio del Gobierno de la Nación. Además, desde la Ciudad, también prometieron brindar su ayuda.

También se reciben donaciones, tanto de ropa y objetos para vender en la boutique, como de dinero: "Hay que involucrarse. Le quiero hablar a los actores compañeros, tienen que asociarse a La Casa del Teatro, si no nos involucramos nosotros, ¿quién lo va a hacer?".

Boutique de La Casa del Teatro
Boutique de La Casa del Teatro

Proyectos

Desde que llegó a la presidencia de La Casa, Linda busca hacer nuevas cosas. Además de la puesta en valor de los museos para que toda la gente pueda disfrutarlos, está en tratativas con el Pami para abrir un Centro de Jubilados. También están armando una huerta y en un futuro un Café Literario, en uno de los salones de la entrada.

"Quiero que la casa sea ejemplo de transparencia, ética, moral, buen vínculo. A los pensionados los cuido como si fueran mis hijos, porque me puse el sombrero de esto y lo tengo que hacer. Hay que honrar el lugar con trabajo y a la gente, valorizar y agradecer lo que toca vivir", cerró.

LEA MÁS: