Carlitos y Vanesa se pusieron de novios en el 97, cuando ambos tenían trece años. Se conocían de Ciudadela y seguramente en ese momento ni imaginaban que su historia sería mucho más que la de los típicos noviecitos adolescentes del barrio y que hoy sellarían su amor para toda la vida.

Desde aquel momento hasta la actualidad, mucha agua corrió bajo el puente y a pesar de que siempre se mantuvieron unidos en el sentimiento, las cosas de la vida (o mejor dicho, los deslices del futbolista) hicieron que se separaran varias veces.

En el 2005 mientras Vanesa estaba embarazada de su primera hija, Florencia, Carlitos jugaba en el Corinthians de Brasil y recibió la romántica visita de la modelo Natalia Fassi. En aquel momento, la pareja se rompió y el futbolista no dudaba en mostrarse con su nueva amiga.

El nuevo romance era tapa de las revistas del corazón. Sin embargo, la relación con la modelo no prosperó y al poco tiempo volvió con su primer e incondicional amor, Vanesa. Ella decidió perdonarlo y dar vuelta la página, lo siguió con su pequeña hija a Inglaterra y comenzó una nueva vida hasta que la historia se repitió.

Con Vanesa nuevamente embarazada, el Apache tuvo un fugaz romance con Mariana Paesani, que se terminó cuando nació Katie. En ese momento, la pareja no se recompuso, sino que él disfrutó de su soltería y tuvo una relación con la actriz Brenda Asnicar.

"Me porté muy mal con ella por culpa de la fama y mi juventud. Por eso hoy quiero buscar la forma de conquistarla de nuevo, pero me la está haciendo very difficult", había dicho en ese momento Carlitos en el living de Susana, luego de cortar con Asnicar y darse cuenta que su verdadero amor era Mansilla, la joven que aún siendo niña lo había conquistado en una bailanta y a la que él había engañado dos veces, en los momentos más importantes en la vida de una mujer.

Esa noche con Susana la situación fue bastante incómoda para los protagonistas ya que cuando la diva invitó a sentarse al sillón a Mansilla, ésta le recordó que hacía unas semanas había pasado por allí la ex de su pareja: "Vino a hablar de él. Yo soy popular, tengo códigos", había sentenciado.

Parece que haberse hecho la dura le rindió sus frutos a Vanesa y le habrá servido a él para valorar a la mujer que se podía perder, ya que desde que lo volvió a perdonar, la pareja no se separó nunca más y en febrero del 2014 tuvieron a su tercer hijo, Lito.

Carlitos y Vanesa fueron creciendo juntos y transitando de la mano el camino, desde que eran unos jóvenes humildes y él tenía el sueño de triunfar en el fútbol, hasta que lo logró. Hoy son papás de Florencia, de nueve años, Katie, de seis y Lito Jr. de dos.

Qué mejor manera de coronar una historia de amor de tantos años, idas, vueltas y perdones que con una gran boda. Este año el futbolista le realizó un video a su pareja, para redoblar la apuesta y formalizar su unión: "Nadie sabe que sos mi mejor jugada, mi mejor campeonato y el mejor gol que hice en mi vida. En 14 años formamos la familia que tanto soñaste. Vos peleaste por mí, por Flor, por Katie y por Lito. Siempre dije que no me arrepiento de nada, te volvería a elegir. ¿Te querés casar conmigo?".

Llegó el momento, hoy comienza el gran festejo de casamiento entre Carlitos y Vanesa que durará cuatro días. Luego de firmar la libreta en San Isidro, el flamante matrimonio viajará con sus invitados a Carmelo, donde se realizará la ceremonia religiosa. El sábado continuará la fiesta y todos los amigos y familiares asistirán a una cena especial por Nochebuena y regresarán todos juntos a Buenos Aires el domingo.