La emotiva historia de superación de Flor Vigna

La campeona del “Bailando 2016” tuvo una infancia difícil, con duras experiencias de violencia familiar. Sin embargo logró salir adelante y cumplir muchos de los sueños que creía imposibles

Flor Vigna con Pedro Alfonso y el coach Mariano Botindari
Flor Vigna con Pedro Alfonso y el coach Mariano Botindari

"Quiero participar de Showmatch, sería una gran pantalla para lucirme", contaba Flor Vigna en una entrevista para Teleshow a principios del año pasado. Por ese entonces ganaba su primer campeonato en Combate, el programa de juegos de Canal 9, y aseguraba que era "muy insegura": "Antes de empezar cada programa voy al baño 3 veces a hacer pis, ¡me agarra una cistitis impresionante!!".

A partir de allí su carrera fue siempre en ascenso. Llegó a ser tricampeona del ciclo de entretenimientos para jóvenes, y luego capitana de uno de los equipos. Consiguió cientos de miles de seguidores en las redes sociales y las marcas empezaron a convocarla para desfiles y publicidades. ¡Y hasta consiguió novio!, su compañero de Combate Nicolás Occhiato, con quien además protagoniza divertidos videos en Instagram y YouTube.

Flor Vigna con Nico Occhiato
Flor Vigna con Nico Occhiato

A principios de este año Flor recibió el llamado que más esperaba, el de Ideas del Sur. Allí había ido en varias oportunidades. La primera vez para participar de un casting para Bailando por un sueño. No era conocida, pero quería llegar a ser una "soñadora". Pero no quedó. Luego, ya como figura de Combate, participó de Canta si puedes y fue como invitada a Este es el show.

Su carisma, y el gran apoyo de sus fans, que hicieron campañas para que fuera al Bailando, convencieron a los productores de ShowMatch quienes terminaron convocando a la joven de 21 años para el certamen. No iría como famosa, sino como "soñadora", justamente lo que ella soñaba.

El final es conocido. Fue la pareja de baile de Pedro Alfonso y lograron ser campeones de este año, superando en la final a "El Polaco" y a Barby Silenzi.

Sin embargo, este cuento de hadas tuvo su camino espinoso,sobre todo cuando Flor era una niña. "No la ha pasado bien desde que nació y tiene un tema de violencia familiar, grandísimo. Entonces ella, que siempre fue el elemento conciliador en lo que es violencia familiar, siento que ella lo sufre el doble. Cada vez que algo es medio violento ella lo sufre y trata de huir", confesaba Viviana, la madre de Flor en una entrevista el año pasado en Combate.

Florencia Giannina Vigna se crió en el barrio porteño de Floresta junto a su mamá y a su hermana menor, Leila. También tiene un hermano mayor, Miguel, que se fue a vivir solo hace algunos años. Sus padres se separaron cuando ella tenía 11 años. Ahora su papá vive a la vuelta de su casa.

"Nosotros vivíamos en el negocio -una perfumería-, no teníamos una vivienda. Mi mamá se la pasaba trabajando siempre", explicó Vigna en una entrevista en Canal 9, aunque aclaró que no le gusta hablar sobre los duros momentos que vivió en su infancia. "Hoy estoy muy contenta con mi realidad y no tengo que ir dando lástima a nadie. Incluso siento como que no es una historia de lástima, sino de orgullo, porque yo lo pude superar, como creo que cualquiera lo puede superar en su casa".

Además explicó: "Cuando mis viejos eran chicos, no tenían nada de nada y lograron hacer lo suyo gracias a mucho trabajo, en gran parte a mi mamá. Ella estaba todo el día trabajando y mi papá trataba de hacer negocios por fuera. A veces eso llevaba a discusiones y, como cualquier persona, pueden explotar por diferentes lados. En ese momento vivíamos en un lugar muy chiquitito, en donde todos veíamos todo".

Flor se muestra fuerte, incluso cuando recuerda los duros momentos que vivió en ese entonces. "Mi mamá me enseñó a entender todo eso, no tengo que recriminarle nada a nadie, porque sé que fue parte de la construcción de mi familia. No teníamos nada, y en el intento de tenerlo hubo discusiones que a veces se fueron de las manos, cosas que por ahí no estaban buenas".

Viviana, la mamá de Flor, explicó que a su hija la salvó su temperamento. "A los 10 u 11 años fue tomando su vida en sus manos, si había una situación que no quería ver se iba a los centros culturales, a ver qué podía hacer, algún tipo de gimnasia, teatro…. Lo hacía sola, yo estaba todo el día trabajando, es un error que cometemos muchos padres, que nos enroscamos mucho en el trabajo, hasta cuando ya no es necesario".

Flor Vigna con Pedro Alfonso
Flor Vigna con Pedro Alfonso

Hoy Flor vive su momento más feliz, aquel que seguramente soñaba cuando era chica. Podría decirse que se le cumplió  el deseo, pero sería injusto. Esto no fue cerrar los ojos y rezar para que las cosas solo sucedan. Ella le puso garra, se levantó cada vez que se cayó y volvió a insistir. Golpeó las puertas hasta que se le abrió una… a partir de allí, ya no tuvo que golpearlas más… empezaron a abrirse solas. Y la verdad es que se lo merece.