Raphael: "Con el tiempo aprendí a tener más paciencia y que las cosas no se consiguen de manera inmediata"

chadad@infobae.com

Raphael lleva más de cinco décadas de carrera musical en sus espaldas. Un personaje cuya influencia se extiende sobre numerosas generaciones de artistas. En todos estos años hizo, además de sus shows, cine, televisión y radio.

Ni la soledad de las giras, ni la enfermedad pudieron vencerlo. Sus primeros temas, con los que despegó como estrella musical, permanecen más vigentes que nunca, aunque el público siempre se ha mostrado permeable a sus nuevas creaciones.

-Recién llegado a la Argentina, ¿le trae muchos recuerdos este país?

– Un montón. Tené en cuenta que yo estoy viniendo a Buenos Aires y, a la Argentina en general, desde que yo tenía 17 años. Toda una vida.

-Hablemos un poco su último disco, "Infinitos bailes", que ya es disco de oro con 20 mil ejemplares

-Ya es disco de platino. La verdad que es uno de los discos que mejor he hecho y mira que hemos hecho mucho. Es muy diferente a todo lo que hice hasta ahora, pero sin perder mi sello personal.

-Reúne varias generaciones de artistas…

-Sí, pero sobre todo, es importante que el público que nos acompaña y, que va a ver el espectáculo, es gente muy joven.

-¿Es una mezcla de pop rock?

-Tiene de todo. Más rock que pop.

-En su libro "Quiero vivir" habla mucho de la suerte…

-La suerte es importante

-Pero hay talento y trabajo…

-Sí. Por supuesto. La suerte en realidad es ese momento de inspiración que tú tienes cuando te vas a la calle y te encuentras con una plazoleta, por ejemplo, que tiene 18 calles o 20. Hay 19 tapadas y una que puede ir, tener ese olfato, esa suerte de ir por esa calle que puedes seguir.

-¿Es algo innato o se aprende con el tiempo?

-Se debe de aprender con el tiempo, pero para mí es innato desde que tengo uso de razón. Siempre he sabido qué es lo que he tenido que hacer cuándo tenía que hacerlo y cuándo no.

-¿Sigue creyendo en Dios? ¿Cómo es su relación con la religión hoy?

-Bueno, ya no se puede hablar de religión así, sino que hay que pensar las cosas. Yo soy creyente pero soy creyente a mi manera. No soy practicante de ir a misa, voy cuando tengo ganas de ir.

-¿Cómo será su show sinfónico?

– Vengo con ilusión, pero también estoy un poco triste, porque este será el último sinfónico después de casi dos años y medio que empezamos en el Teatro Real de Madrid, luego toda la gira y termino en Buenos Aires. Ya el próximo 20 de abril comienzo otra cosa.

-¿Costó elegir el repertorio de las canciones? ¿Van haber clásicos?

-Hay de todo, desde los clásicos más importantes hasta las nuevas canciones de ahora.

Teatro Gran Rex de Buenos Aires.

 
MAS NOTICIAS

Te Recomendamos