Comprar un celular usado, si está en buenas condiciones, puede ser una buena alternativa, sobre todo cuando se busca dar un salto cualitativo sin descuidar el bolsillo.

Aquí algunas cuestiones básicas para tener en cuenta antes de adquirir un equipo de segunda mano:

1. Saber qué se está buscando

Si se le va a dar un uso intenso al equipo, lo mejor es poner foco en el procesador y la batería (Shutterstock)
Si se le va a dar un uso intenso al equipo, lo mejor es poner foco en el procesador y la batería (Shutterstock)

Puede parecer algo obvio pero no lo es. Con frecuencia se escucha a usuarios pedir recomendaciones sobre "el mejor teléfono" o "lo más práctico". No hay una respuesta única. Todo dependerá del uso que se le dará al móvil y de la exigencia del usuario, por supuesto.

Si el objetivo es utilizarlo para hacer fotos y videos, entonces la prioridad será la cámara. En este sentido hay que considerar la resolución, la apertura focal, así como la cantidad y calidad de las lentes del teléfono.

Si, en cambio, la prioridad está puesta en que el celular tenga una batería que dure todo el día, entonces hay que focalizarse en la capacidad y evaluar si cuenta con carga rápida. Por todo esto, es fundamental consultar las características técnicas del móvil antes de comprarlo. Aquí, una guía con algunos aspectos que se deben analizar en detalle.

2. El modelo

Hay que evaluar la capacidad de la batería y el año del modelo (Shutterstock)
Hay que evaluar la capacidad de la batería y el año del modelo (Shutterstock)

Se aconseja comprar equipos que no tengan más de uno o dos años de antigüedad ya que cuanto más viejo sea el móvil, más chances hay de que la batería esté desgastada o tenga otros inconvenientes en su funcionamiento.

Por otra parte, en Android hay actualizaciones del sistema operativo que no llegan a los modelos más viejos, con lo cual se contará con un software desactualizado y esto implica que el móvil estará más vulnerable a cualquier ataque, ya que no incluirá los últimos parches de seguridad.

3. Dónde comprar
Se puede recurrir a conocidos, amigos o plataformas de eCommerce. Algunas plataformas están especializadas en el segmento de compraventa de equipos usados, como Trocafone, donde incluso se ofrecen 90 días de garantía y envíos sin costo; o Zelucash, que cuenta con 200 puntos para la recolección de celulares usados en el país. Allí también los equipos se revisan antes de ponerlos a la venta y se ofrece garantía.

4. Controlar el IMEI
Lo más recomendable es verificar personalmente el equipo antes de comprarlo. En este caso, hay algunas cuestiones que se deben evaluar. La primera de ellas es el IMEI, una serie númerica que sirve para identificar a cada equipo.

Para conocer el IMEI hay que marcar *#06# desde el móvil

Los usuarios pueden consultar una base de datos donde hay una lista negra de números IMEI pertenecientes a equipos que fueron reportados como perdidos o robados. Este servicio, provisto por la asociación internacional GSMA, busca prevenir el robo y fraude con los móviles.

Es una buena medida de prevención, aunque en esa base de datos no figuran los teléfonos que no hayan sido homologados por la GSMA o que tengan un IMEI adulterado.

5. Evaluar la compatibilidad
Si el equipo fue adquirido en el exterior, es posible -ocurre con algunas marcas y modelos- que no funcione en el país donde se va a utilizar. Para esto hay que consular las frecuencias que se usan en el país y contrastarla con las del equipo. Este dato está en el manual o sitio del fabricante.

También se puede verificar la compatibilidad ingresando en el sitio Will my phone work? (¿Funcionará mi teléfono?). Tiene una base de datos bastante completa y podría servir para hacer una búsqueda previa.

6. Probar los auriculares

(iStock)
(iStock)

El conector de audios Jack es una zona sensible y puede estar dañada. Se sugiere llevar unos auriculares y probar si funcionan.

7. Revisar el conector de carga
Otro punto sensible del equipo es el conector para cargar la batería. Es fundamental probar si la ficha funciona, ya que reparar esto sería difícil y costoso.

LEA MÁS: