Hay dos cualidades que todo orfebre debe tener: paciencia y pasión. Juan Carlos Pallarols tiene ambas y las heredó de su extensísima familia de artesanos. Ya desde niño sabía que el metal sería su lenguaje. Su padre fue Carlos Pallarols Cuni un reconocido platero catalán lo mismo que su abuelo José Pallarols. La tradición platera nació con ellos: el Taller Pallarols ya existía en 1750.

Juan Carlos Pallarols aprendió el oficio de orfebre gracias a su abuelo: “Quedó viudo y me tomó a mí como su aprendiz y me traía al taller para hacer mis primeros juguetes”

Pero Juan Carlos reconoce que fue su abuelo el gran inspirador de su oficio. "De lo más importante que me pasó en la vida. Mi abuelo quedó viudo y me tomó a mí como su aprendiz y me traía al taller para hacer mis primeros juguetes. Cuando me preguntan cuándo empecé a trabajar no tengo una respuesta, no sé si alguna vez trabajé. Hay veces que no lo quiero decir porque no me van a querer pagar después", afirma jovial.

El orfebre Juan Carlos Pallarols desciende de una familia de artesanos
El orfebre Juan Carlos Pallarols desciende de una familia de artesanos

Pallarols puso su conocimiento al servicio de las tradiciones criollas. Tuvo una actuación destacada en muestras de la magnitud e importancia de la Exposición de Platería Criolla de Mar del Plata o la Muestra del Recado, en la Exposición Rural Argentina.

Una de las particularidades del orfebre Juan Carlos Pallarols es la de invitar a sus clientes a trabajar en la creación de las obras

Hace tiempo que la marca Pallarols, traspasó nuestras fronteras a fuerza de talento y empeño y de haber logrado, con seriedad, un gusto y un estilo típicamente argentinos. Hoy Juan Carlos reside en el barrio porteño de San Telmo, en donde tiene su taller, un local de ventas y un pequeño museo familiar que es visitado entre otros por institutos de arte, turistas, funcionarios y artistas de todo el mundo. Todos lo hacen atraídos por el aura que irradia la obra de este eximio platero, sexta generación de orfebres y artífice de objetos únicos e irrepetibles de una belleza que suele conmover.

El periodista Guillermo Andino junto a Pallarols
El periodista Guillermo Andino junto a Pallarols

Su historial está lleno de logros y reconocimientos. El Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires lo designó Ciudadano Ilustre en 1996, en reconocimiento de su trayectoria artística y su participación en la cultura argentina. También presentó una serie de especiales que indagan en los cambios que el oro produjo en la humanidad y que fueron emitidos por la señal "The History Channel".

El Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires designó a Pallarols Ciudadano Ilustre en 1996, en reconocimiento de su trayectoria artística y su participación en la cultura argentina

Una de las particularidades de Juan Carlos Pallarols es la de invitar a sus clientes a trabajar en la creación de las obras que le encargan para hacerlos partícipes de la realización de sus deseos.

Pallarols, en su taller de San Telmo
Pallarols, en su taller de San Telmo

En su San Telmo famoso y empedrado hace gala de una humildad y una sed de aprender que todos reconocen. "Yo creo que uno tiene que prepararse bien para ser lo mejor posible en su carrera o en su disciplina. Yo aprendo todos los días porque otros me enseñan. Bajo a la plaza para ver a los artesanos. Los miro y siempre rescato algo, sobretodo porque lo que el mundo necesita hoy es unión, amor y afecto" y ese es el mensaje que propaga.

Seguí leyendo: