"Creando LUZ" es una organización no gubernamental creada por María Stroman y Belén Di Gregorio. Al momento de su puesta en marcha el principal objetivo que estas luchadoras fue mejorar el ánimo y la energía de los niños que se encuentran bajo tratamiento oncológico en diversos hospitales de Buenos Aires. La estrategia que tenían a su alcance era simple: fabricar y regalarles pelucas, máscaras y disfraces.

La denominación de la institución surgió del nombre de la primera chiquita que recibió de sus manos una peluca de princesa. Cuando María y Belén descubrieron los cambios que se produjeron en el ánimo de Luz, no pararon nunca más y decidieron poner en marcha este emprendimiento sin fines de lucro que, además, usaba materiales como el jersey de algodón que no es nocivo para los niños. Y se convencieron absolutamente de que la institución que habían fundado tenía que llamarse "Creando LUZ".

Para Stroman su participación en esta actividad tiene un significado muy especial: "Belén hacía bastante que trabajaba con chicos con cáncer y yo también estaba pasando por una situación muy similar y tenía el pelo muy corto. Un día me invitó a su actividad y una nena me preguntó por qué tenía el pelo corto. Yo le expliqué que había estado enferma como ella y que ya me estaba creciendo el pelo. Y cuando me preguntó si a ella también le iba a crecer yo le juré que sí", cuenta emocionada.

En su página de Facebook pueden verse sus pelucas y disfraces. Ese sitio sirve también para recibir pedidos de personas con niños que están pasando por esa delicada situación. Según el caso quienes demanden esa ayuda pueden elegir entre solicitar una peluca o una capa de superhéroe.

"Continuamente se repite que una nena esté enojada por lo que está padeciendo. Siempre es muy triste e injusto. Pero nuestra satisfacción surge en el momento en que se pone nuestra peluca y sonríe. Puede ser que la usen ese día y nunca más. Para nosotras es más que suficiente", señalan las creadoras de este proyecto.

En "Creando LUZ" cualquiera puede ayudar: constantemente reciben mensajes de personas que desean colaborar donando materiales o incluso confeccionando pelucas, trajes o máscaras. El gesto de tanta gente emociona profundamente.

Un proyecto que empezó con una idea pequeña y mucha dedicación, logró sacarle sinnúmero de sonrisas y envalentonar a muchos niños y sus familias para atravesar la dura experiencia hospitalaria.

Seguí leyendo: