Rosario: cayó el presunto cabecilla de Los Monos sospechado de 40 extorsiones y balaceras

Se trata de Mauro Gerez, renombrado en investigaciones como supuesto referente del clan Cantero en los barrios Ludueña y Empalme Graneros, donde ya hubo 20 crímenes en lo que va del año

Operativo policial en Rosario
Operativo policial en Rosario

El presunto jefe de una organización ligada a Los Monos en la zona noroeste de Rosario cayó en la tarde de este jueves tras un operativo encubierto que fue montado frente al domicilio de su novia. Se trata de Mauro Gerez, de 28 años, sindicado como cabecilla de una banda que está sospechada de haber cometido al menos 40 balaceras y extorsiones en el último año.

La investigación para dar con Gerez se profundizó el jueves de la semana pasada, cuando el fiscal de Balaceras Pablo Socca inspeccionó la comisaría 12ª de barrio Ludueña después de que le llegara la versión de que el presunto líder de la organización –que tenía pedido de captura– había estado demorado en esa seccional sin que los uniformados dieran aviso al Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Por orden del fiscal, personal de la Agencia de Control Policial (ex Asuntos Internos) apostó durante tres días a varios oficiales encubiertos en inmediaciones de Perito Moreno al 1400, en barrio Azcuénaga, en la zona oeste. Es porque en ese domicilio detectaron que vivía Camila H., la novia del detenido, y posiblemente él podía estar escondido allí, ya que estaba prófugo.

Este jueves, policías vieron ingresar a dos nenes de 4 y 7 años a la casa de Perito Moreno al 1400 que eran, de acuerdo a tareas investigativas, los hijos del presunto jefe de la banda. Horas después, interceptaron en la vía pública al propio Gerez, que vestía un camperón de Newell’s Old Boys.

Mauro G., de 28 años, sindicado como cabecilla de Los Monos
Mauro G., de 28 años, sindicado como cabecilla de Los Monos

Quién es Mauro Gerez, presunto referente de Los Monos

El joven arrestado en la zona oeste de Rosario después de un operativo encubierto era buscado intensamente desde principios de año por reiterados enfrentamientos en los barrios Ludueña y Empalme Graneros, entre los cabecillas de dos organizaciones antagónicas: Los Monos y Esteban Lindor Alvarado. En su caso, como uno de los presuntos referentes del clan Cantero.

La zona donde se sospecha que operaba la organización es una de las más calientes en materia de criminalidad en Rosario, según el Observatorio de Seguridad Pública. En los primeros seis meses del año se contabilizaron en los barrios Ludueña y Empalme Graneros al menos 20 homicidios, la mayoría de ellos por disputas territoriales, de acuerdo a la información de investigadores policiales.

“Está sospechado en 40 extorsiones y balaceras desde el año pasado, y está mencionado en causas por homicidios. Es una persona renombrada en esos barrios; sería quien cumple el rol más importante en una de las estructuras delictivas investigadas de la zona”, explicó en Telenoche Rosario el fiscal Socca.

Además, agregó que la novia de Gerez fue demorada y se secuestró su celular. En las próximas horas resolverá si hay indicios de algún delito –posiblemente encubrimiento– para dejarla detenida.

El apellido del presunto referente de Los Monos sonó con fuerza en distintas investigaciones, como la balacera contra la comisaría 12ª cometida el 19 de febrero pasado y un feroz tiroteo en abril pasado contra un auto en el que estaban tres agentes encubiertos haciendo tareas de inteligencia en barrio Ludueña.

De acuerdo a la investigación por extorsiones y balaceras, Gerez no lideraba solo la presunta estructura delictiva. Lo hacía junto con Cristian Leonel “Larva” Fernández, quien fue asesinado el 14 de abril pasado en barrio Ludueña mientras arreglaba una camioneta.

Fernández, ladero de Gerez según investigadores policiales, fue atacado desde dos motos con armas de fuego calibre 9 milímetros y calibre 40.

La ligazón con Los Monos de la banda de Fernández y Mauro G. quedó evidenciada en una causa contra Ariel Máximo “Guille” Cantero, en la que luego el líder de Los Monos fue condenado por un fallido secuestro extorsivo. Dos hermanos del “Larva” atacaron y mantuvieron cautivo al hijo de un carnicero por pedido del líder del clan Cantero, pero lo terminaron liberando al darse cuenta de que se habían equivocado, ya que debían interceptar al hijo de un narco de barrio Triángulo, de la zona oeste.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR