“Ya está todo perdonado, no tengo rencor”: el conmovedor mensaje del padre que perdió a su hijo en el choque de Tigre

Guillermo Rossi, padre de Franco, uno de los jóvenes fallecidos en el hecho del domingo pasado, escribió una serie de tuits sobre Joaquín Duhalde Bisi, detenido e imputado por doble homicidio simple

Guillermo Rossi y su hijo Franco
Guillermo Rossi y su hijo Franco

“Mi vida se apaga”, escribió el contador y asesor financiero Guillermo Rossi en su cuenta de Twitter este domingo a la tarde, con el duelo en carne viva.

El menor de sus cinco hijos, Franco, de 18 años, había muerto esa madrugada, en un dramático hecho: uno de sus amigos de toda la vida, Joaquín Duhalde Bisi, de 19 años, manejaba alcoholizado y sin registro de conducir cuando chocó el Audi A4 de su padre -en el que también viajaban otros dos compañeros del colegio- contra una serie de estructuras metálicas sobre el Camino de los Remeros, en el partido de Tigre.

Franco Rossi, que iba en el asiento del acompañante y Joaquín “Jojo” Alimonda, que viajaba sentado atrás, también del lado derecho del vehículo, murieron en el acto. Duhalde Bisi -que está detenido por el hecho e imputado por doble homicidio simple- y Mateo Lezama, “El Colo”, que iba detrás del conductor, sobrevivieron al impacto.

Guillermo Rossi es, hasta ahora, el único de los padres de los jóvenes involucrados que se pronunció sobre la tragedia. Twitter fue su medio elegido.

Joaquín Duhalde Bisi, el joven acusado de chocar y matar a sus amigos, lloró frente al fiscal y se negó a declarar
Joaquín Duhalde Bisi, el joven acusado de chocar y matar a sus amigos, lloró frente al fiscal y se negó a declarar

Desde la tarde del domingo y hasta este miércoles, el hombre agradeció los mensajes de apoyo y condolencias que recibió de amigos, familiares y desconocidos, pidió respeto ante los insultos y recriminaciones de algunos usuarios, repudió el tratamiento mediático del accidente y expuso su visión sobre lo ocurrido.

Mientras el fiscal Sebastián Fitipaldi investiga los pormenores del accidente, la velocidad a la que se produjo el impacto y los detalles de la reunión de los amigos antes del hecho, Guillermo, que este martes asistió al entierro de su hijo Franco, busca consuelo en el perdón.

“Me están pegando como si los cuatro que viajaban eran asesinos o violadores”, le respondió a una usuaria que se solidarizó con su duelo y se refirió a la responsabilidad del joven de 19 años detenido en una celda en Villa La Ñata por el hecho e imputado con una calificación penal que llevó al ex periodista y asesor ministerial Eugenio Veppo con una pena de 9 años de cárcel.

El hecho ocurrió el domingo por la madrugada en Rincón de Milberg

“Hoy me llamó el padre del que manejaba y sólo le dije que cuide a su hijo hasta el último día. No tengo rencor. Es más, pido que salga. No era un mal pibe, tiene mi perdón”, escribió el hombre. “Ya está todo perdonado, eran amigos y no tengo ningún rencor”, concluyó.

En varios mensajes, Guillermo remarcó su tristeza por la situación de Duhalde Bisi y destacó la conducta de su familia y del cirujano Martín Duhalde, subdirector médico del Sanatorio San Lucas, padre de Joaquín y dueño del vehículo que protagonizó el accidente.

“Hoy dejé a Franco en el Jardín de Paz y vino el padre [N.d.R: se refiere a Martín Duhalde]. Yo no lo pude ver. Seguramente mañana o pasado iré a su casa para apoyarlo. Su hijo está desconsolado y yo por él. Eran amigos, muy amigos. Nada de lo que ocurrió es culpa de nadie”, expresó. “Su padre vino al entierro a pedirnos su perdón y el mío ya lo tiene”, le aclaró también a otro usuario que insultó al joven detenido.

Guillermo Rossi también se refirió al supuesto festejo que se produjo antes del accidente en un barrio cerrado de Rincón de Milberg, donde los jóvenes, que habían asistido juntos al Colegio Santa Teresa de Tigre -y un quinto que ya fue identificado por la Justicia- se juntaron a beber.

“Lamento el escrache, mi hijo no tenía alcohol en sangre. Manchan su memoria”, escribió.

Desde la izquierda. Mateo "Colo" Lezama, quien sobrevivió al accidente, junto a Franco Rossi
Desde la izquierda. Mateo "Colo" Lezama, quien sobrevivió al accidente, junto a Franco Rossi

“Eran cinco amigos, solo estaban jugando al ping-pong. El último mensaje con él y su madre fue una hora antes de la tragedia. Le dijo que lo pasaba a buscar, Franchu le dijo ‘no, me lleva Joaco’. No le tengo rencor, solo pasó”, contó sobre el último contacto que tuvieron con Franco. Pasada la medianoche, el grupo efectivamente había salido con dirección a Benavídez para llevar a uno del grupo.

Guillermo también criticó en sus mensajes las restricciones dispuestas por el Gobierno para contener la segunda ola de coronavirus, que prohíben la circulación en el horario en que se produjo el accidente. “Yo le otorgué el derecho a que nunca le impongan restricciones inservibles que solo aceleran desgracias”, dijo, y concluyó: “Para mi Franco era esencial”.

SEGUIR LEYENDO: