San Justo: un policía bonaerense fue asesinado por dos delincuentes cuando salía de saludar a su mamá por la Navidad

El mayor Rubén Alejandro Rivas recibió cuatro disparos por parte de ladrones que trataron de robarle el auto. Tenía 46 años. Su hermano menor había sido asesinado en un robo en el año 2013

Rubén Rivas era integrante de la fuerza desde 1992
Rubén Rivas era integrante de la fuerza desde 1992

Rubén Alejandro Rivas (46), mayor de la policía de la provincia de Buenos Aires, fue asesinado anoche por dos delincuentes que intentaron robarle el auto cuando se retiraba de la casa de su madre, en la localidad bonaerense de San Justo, a quien había ido a saludar por la Navidad.

El hecho ocurrió en la puerta de una vivienda ubicada en la calle Cabrera al 1300, en el partido de La Matanza. Aprovechando que se encontraba de franco, Rivas fue a visitar a su mamá y su hermana. Había dejado su auto, un Chevrolet Aveo color negro, estacionado sobre la vereda.

Minutos antes de las 20 del jueves, Rivas se despedía de sus familiares y estaba por subirse a su vehículo cuando fue sorprendido por los ladrones. Según informaron fuentes policiales a Infobae, al percatarse del asalto el policía se identificó y sacó su arma reglamentaria, una pistola Bersa Thunder calibre 9 milímetros.

Ante esta situación, los asaltantes respondieron disparándole. Rivas, que se desempañaba como numerario en el traslado de detenidos en el Juzgado de Garantías 5 de La Matanza, repelió el ataque y en medio de la balacera, recibió cuatro impactos de bala, de los cuales tres ingresaron en la zona del tórax y el restante en una de sus piernas.

El auto que pertenecía a Rivas, estacionado en la vereda de la casa de su madre
El auto que pertenecía a Rivas, estacionado en la vereda de la casa de su madre

Unos minutos después, al lugar llegaron efectivos del Comando de Patrullas de la Comisaría Oeste Primera de San Justo. Para entonces Rivas yacía muerto en el suelo. En el hecho también resultó herida la madre del policía, quien recibió un disparo en la mano derecha al tratar de defender a su hijo. La mujer fue asistida y se encuentra fuera de peligro.

Tras el ataque, los delincuentes escaparon acompañados por al menos un cómplice. De acuerdo a lo que agregaron las fuentes a este medio, huyeron en dirección a la localidad de La Tablada por la calle José Ingenieros. Los testigos no pudieron precisar si el auto de color gris en el que se fugaron era un Fiat Siena o Palio.

La investigación del caso está en manos del fiscal Federico Medone, de la UFI Temática de Homicidios La Matanza. En la escena del crimen se recolectaron al menos 20 vainas servidas que serán analizadas. El fiscal ya ordenó la revisión de cámaras de seguridad de la zona para identificar a los atacantes. Hasta el momento no se pudo determinar si alguno de ellos resultó herido de bala.

El hombre tenía 46 años, era padre de tres hijos y recientemente había sido abuelo
El hombre tenía 46 años, era padre de tres hijos y recientemente había sido abuelo

Rivas, conocido como “Chatito” entre sus seres queridos, se unió a la fuerza en 1992 y en junio de este año había logrado el ascenso a Mayor. Un primo le contó a la agencia Télam que “era una gran persona. Era un bostero con todas las letras. Tenía tres hijos varones con su primer mujer, hace poquito fue abuelo y se volvió a casar con su segunda esposa”.

El familiar también reveló que en mayo de 2013, Sebastián Rivas, hermano menor de Rubén Alejandro, fue asesinado de un tiro en el pecho también en una ocasión de robo.

Eso mismo recordó la madre de Rivas, que en un sentido mensaje en la red social Facebook expresó: “Lamentablemente estoy de luto nuevamente porque ayer nos quisieron asaltar en la puerta de mi casa y estaba mi hijo que era policía y por ser funcionario policial, dos de los ladrones comenzaron a balearlo. Él me defendió y lo mataron. Otro hijo que pierdo, tengo el corazón destrozado”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS