Indignación en las redes por el video de un hombre que se filmó disparando a perros en un campo

Las imágenes se viralizaron y generaron un fuerte repudio: el dueño del campo asegura que los perros son salvajes y que matan al ganado


“Hoy en crónicas del campo: encontramos a unos perros cimarrones rancheando en el lote de al lado”.

El anuncio, que pretendía ser irónico, se subió en una historia de Instagram la semana pasada. Era el preludio del video que le seguía a continuación: al menos 3 personas adentro de una camioneta persiguiendo por un campo a los perros en cuestión. Uno que maneja, una mujer que graba con su celular la horrible situación y da indicaciones y el tercero en la caja del vehículo, escopeta en mano, disparando a los animales que huyen despavoridos. Se escucha claro el sonido del arma y el quejido de los animales. El video, viralizado en Instagram, generó un fuerte repudio. Por el hecho comenzó una investigación judicial que derivó, además, en otra denuncia por violencia de género.

El video en cuestión, que ya forma parte del expediente iniciado en la Fiscalía N°40 de la Ciudad a cargo del fiscal Matías Michienzi, dura 28 segundos. Según la investigación se subió a la red social el 11 de julio pasado por la hija del hombre al volante. “No quiero escuchar”, dice una mujer que aparentemente es la que graba con su celular. Acto seguido se oye el primer disparo. El hombre que maneja grita “¡el otro!” y nuevamente un disparo acompañado al instante por un aullido similar al primero.

La denuncia, realizada en las últimas horas fue hecha vía web por la agrupación protectora de animales “Patitas en Acción”. Sus integrantes, vieron el video en redes sociales y, como son de la Ciudad de Buenos Aires, directamente la radicaron en la fiscalía especializada en maltrato animal de CABA. Sin embargo, como el campo en el cual sucedieron los hechos está ubicado en Carlos Keen, a unos 100 kilómetros de la Ciudad, el fiscal Michienzi se declarará incompetente y pasará el expediente a un juzgado de Lujan que es la localidad más cercana.

Según consta en la denuncia, a la cual tuvo acceso Infobae, los ocupantes de la camioneta pertenecerían al campo que queda al lado de donde le disparan a los perros, aparentemente salvajes. Y el objetivo era evitar que los animales crucen y lastimen o maten a las vacas. El dueño del campo se llama Marcelo Iraola.

El video fue eliminado a los pocos segundos de haber sido subido por su hija. Sin embargo, fue capturado por una persona que al mismo tiempo se contactó con ella para pedirle explicaciones. En un mensaje privado que luego fue publicado en redes sociales la acusada de difundir el video ensayó una defensa de los hechos: “La historia se distorsionó mal. Estos perros son salvajes, de nadie y peligrosos (aunque obvio siguen siendo perros). La semana pasada estuvieron matando banda de ovejas y 15 vacas.. Son peligrosos ya sea para personas, bebés u otros animales”.

Infobae se comunicó con Marcelo Iraola, quien negó cualquier tipo de participación suya: “Lo primero que quiero decir es que yo no estuve ahí. Sin embargo, hay que dejar en claro que esos perros son salvajes. Hacen daño a animales de la zona y a las personas. Intentamos que la municipalidad haga algo pero no nos ayudaron. Son peros muy malos”

“Con respecto al video puntualmente, quiero decir que no hubo ningún animal muerto. En ningún momento se les disparó a los animales sino que fueron tiros al aire para espantarlos. Los dos perros se terminaron escapando. Quiero que se entienda que son perros salvajes y alguien tiene que hacer algo. ¿Tenemos que esperar que lastimen a una persona o a un chico?”, dice el dueño del campo y de la camioneta en la cual se perseguía a los perros.

A pesar de la explicación de Iraola, en el audio del video se escucha claro que tras los dos disparos los animales emiten un quejido, como si hubiesen recibido los tiros. “La verdad que el video no lo vi, no sé porque se quejan los perros. Debe ser porque la camioneta paso cerca. Pero la realidad es que eran tiros al aire. Los dos perros se fueron vivos, se escaparon”, explica.

Tanto el propio Iraola como su hija tuvieron que cerrar sus cuentas de Instagram. Según el entorno de la familia, la chica es la más afectada por la situación porque en redes sociales sufrió repudios con su foto asociada a la palabra “asesina”: “Ella cometió un error al subirlo a redes sociales pero el hostigamiento que recibió fue tremendo. La está pasando muy mal. Incluso ese video ella lo sube a la sección “mejores amigos” de Instagram. Es decir que lo vieron pocas personas y los tenemos identificados”.

En la justicia de Luján aguardan a que envíen el expediente desde la Ciudad. Una vez que llegue la causa se podrá investigar más a fondo el hecho y determinar si los animales recibieron algún disparo, quienes viajaban a bordo de la camioneta y si la persona que tiraba tenía la habilitación para hacerlo.

Seguí leyendo:

Crimen de los rugbiers: confirmaron que la zapatilla que se usó para golpear hasta la muerte a Fernando Báez Sosa corresponde a Máximo Thomsen


MAS NOTICIAS

Te Recomendamos