Las imágenes captadas por las cámaras de seguridad

El lunes por la noche, el cuerpo de María Florencia Santa Cruz, de 30 años, fue encontrado por un patrullero, colgado de un mural blanco y con una campera atada al cuello sobre la calle Benito Lynch y el acceso de la Panamericana, en el partido de Tigre, en la zona norte del conurbano.

Pocos minutos antes de que el móvil policial patrullara la zona, a las 0.40, las cámaras de seguridad captaron el momento justo cuando un hombre, identificado como Santiago Hernández, caminaba junto a ella, a 150 metros de donde fue encontrada. Luego, apareció sin vida, suspendida contra una pared.

Así lo muestran las filmaciones tomadas por las cámaras de seguridad del municipio Tigre. En la primera imagen se la observa a Santa Cruz mientras sola por el medio de la calle. Al instante se ve como un hombre, Hernández, que se le acerca y le habla cerca de su oreja, mientras gesticula con las manos y la roza con los brazos. Ella, a paso firme continua su camino. Parece querer sacárselo de encima.

Unos pocos minutos después, se observa al patrullero cuando frena y apunta con sus luces al mural blanco. Allí se encontró el cadáver de la joven. Según pudo saber Infobae, Santa Cruz era vecina del barrio El Detalle, tenía una hija y su padre es un comisario retirado.

Se espera que Hernández declare después de los resultados de la autopsia.
Se espera que Hernández declare después de los resultados de la autopsia.

Inmediatamente, comenzó la investigación judicial. Cuando los fiscales a cargo del caso, Sebastián Fitipaldi, Diego Callegari y Mariela Miozzo, de la Fiscalía de Género de Tigre, requirieron las imágenes, se logró identificar a Hernández y hoy fue detenido en su casa por agentes de la Policía Bonaerense.

"La víctima no presenta heridas compatibles con un intento de defensa. Es una situación extraña”, agregaron las fuentes, sorprendidas por lo que encontraron. Por otro lado, personas cercanas a la joven explicaron que ella solía frecuentar la zona donde fue encontrada sin vida. La autopsia al cuerpo de Mariana se realizará hoy por la tarde. En tanto, se espera que Hernández, que no habría sido pareja de Santa Cruz según lo que recabaron los fiscales, sea indagado después de los resultados del estudio forense. La campera alrededor del cuello de la víctima, asegura una fuente del caso, estaba atada a un alambre de púa. Los fiscales intentarán reproducir con una pericia si efectivamente ese alambrado puede soportar el peso de una persona adulta. La posibilidad de un suicidio, en este escenario, no parece firme.

Fuentes del caso confirmaron a Infobae que Hernández está imputado por el delito de femicidio. Hasta ahora, se desconoce cualquier tipo de vínculo previo entre él y Mariana.

LA PANDEMIA DE LOS FEMICIDIOS

En los primeros 10 días de cuarentena preventiva, al menos 6 mujeres fueron víctimas de femicidio en el país. El conteo -realizado por el Observatorio “Ahora que sí nos ven”- abarca desde el 20 al 29 de marzo y no incluye tres casos que todavía no están confirmados como femicidios (porque se trataría de suicidios o muertes en ocasión de robo), en Santa Fe, Salta y Río Negro. Por otro lado, según constató la línea 144, los llamados se incrementaron un 60% en la provincia de Buenos Aires.

El doble crimen de Cristina Iglesias y su hija Ada, de 7 años, en Monte Chingolo, fue el primer caso que encendió las alarmas durante el confinamiento decretado por el presidente Alberto Fernández. El pasado sábado 28 de marzo, encontraron sin vida ambos cuerpos. Ambas estaban desaparecidas desde el jueves 26. El femicida Abel Romero, pareja de la mujer, fue indagado por el fiscal Jorge Grieco y confesó el crimen.

Mariana Santa Cruz.
Mariana Santa Cruz.

Ayer por la tarde, diversas organizaciones convocaron a un ruidazo que tuvo amplia respuesta en ventanas y balcones. “Por Cristina Iglesias y su hija de siete años, asesinadas por Abel Romero en Monte Chingolo. Por Claudia Repetto, asesinada por Ricardo Rodríguez en Mar del Plata. Por quienes se ven obligadas a cumplir cuarentena con un violento. Los femicidios no se detienen en cuarentena, nuestra rabia tampoco”, aseguró el colectivo Ni Una Menos en un comunicado.

Así, asomadas a las ventanas, como pudieron, miles de mujeres en todo el país se manifestaron mediante el “ruidazo” convocado desde la noche del último domingo para volver a reclamar #NiUnaMenos, #BastaDeMatarnos y #CuarentenaSiViolenciaNo.

Seguí leyendo: