Sergio Oliveira tiene 22 años y está detenido por el crimen
Sergio Oliveira tiene 22 años y está detenido por el crimen

Los resultados de la autopsia de la niña de 10 años que fue encontrada muerta en la casa de un primo suyo en la ciudad bonaerense de Lobos revelaron el infierno que vivió antes del trágico final.

El informe preliminar de la autopsia reveló que G. fue brutalmente golpeada antes de su muerte en la cabeza y el rostro y luego murió por quemaduras, según informó la agencia Télam, que provocaron un daño grave en sus órganos vitales.

Los peritos forenses, sin embargo, no pudieron determinar si la menor fue víctima de un ataque sexual ya que las quemaduras en la zona genital no permitieron obtener evidencia suficiente para probarlo. Sergio Ramón Oliveira, de 22 años, detenido por el crimen, también habría quemado ropa suya y de la víctima, en un posible intento de ocultar los rastros de un presunto abuso. La autopsia sí pudo demostrar, no obstante, que la niña intentó defenderse de la agresión, lo cual coincide con los rasguños en el cuerpo de Oliveira y podría fortalecer la hipótesis de un ataque sexual.

Oliveira está detenido, acusado de “homicidio calificado” y será indagado en las próximas horas por la fiscal Patricia Hortel de la UFI N° 1 de Saladillo, que está a cargo de la investigación.

El imputado Sergio Ramón Oliveira, quien practicaba boxeo, será indagado en las próximas horas por la fiscal de la causa, Patricia Hortel, de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada de Saladillo
El imputado Sergio Ramón Oliveira, quien practicaba boxeo, será indagado en las próximas horas por la fiscal de la causa, Patricia Hortel, de la Unidad Funcional de Instrucción descentralizada de Saladillo

El terrible episodio comenzó este domingo por la tarde cuando Oliveira fue hasta la casa de su tía y le pidió autorización para retirar a su prima para asistir a un cumpleaños con su hijo, a quien finalmente nunca pasó a buscar. Horas más tarde, ya en la madrugada del lunes, cuando su hija no aparecía y su sobrino no respondía los mensajes ni llamados, la madre de la menor decidió hacer la denuncia y la policía comunal dispuso un operativo de búsqueda.

Mientras la Policía la buscaba, Oliveira se presentó en la casa de un familiar de la ciudad de Roque Pérez, a unos 37 kilómetros de Lobos con una crisis nerviosa. “No la pude salvar”, le dijo hasta que esa explicación confusa se transformó en una confesión: “Me mandé una cagada”.

Cuando la policía se dirigió a la casa del sospechoso, ubicada en avenida Hipólito Yrigoyen al 1200, en Lobos -a solo unas 20 cuadras del domicilio de la víctima-, encontraron el cadáver de la menor con golpes e indicios de haber sido quemada. En la casa encontraron los rastros de ropa que el detenido habría quemado y también secuestraron unos guantes de boxeo. Los peritos que trabajaron en la escena del crimen no hallaron signos de la presencia de una tercera persona, por lo que todas las sospechas de los investigadores apuntan únicamente al detenido, que tendrá la oportunidad de declarar sobre los hechos cuando sea indagado por la fiscal.

Seguí Leyendo: