Cueva de Leones, la zona de Punta Cavendich donde fue abusada la turista salteña y asesinado su hijo.
Cueva de Leones, la zona de Punta Cavendich donde fue abusada la turista salteña y asesinado su hijo.

Poco después del mediodía de hoy, M.M, la mujer salteña de 44 años que fue brutalmente abusada el jueves pasado en la zona de Punta Cavendich en Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz, mientras paseaba junto a su hijo de cuatro años que fue muerto a golpes en el cráneo, identificó positivamente en una rueda de reconocimiento al menor de 16 años aprehendido por el caso, según confirmaron fuentes cercanas al expediente a Infobae. El procedimiento se llevó a cabo en el Juzgado de Puerto Deseado que entiende en el expediente, a cargo del doctor Oldemar Villa. Horacio Quinteros es el fiscal del caso.

El menor fue arrestado la semana pasada en Caleta Olivia y fue implicado en el hecho junto a Oscar Omar Alvarado, el hombre de 33 años oriundo de Puerto Deseado que confesó el crimen y que tiene fuertes antecedentes. Por el momento, se desconoce su participación exacta en el crimen: todavía no fue formalmente imputado. El ministro de Seguridad provincial Lisandro de la Torre aseguró a Télam que el caso “está resuelto a nivel policial” y que la víctima se encuentra “en buen estado”.

El menor señalado, mientras tanto, fue trasladado a Río Gallegos, donde quedará alojado en el Dispositivo para Adolescentes Infractores, a disposición del área de Minoridad.

Esta mañana, un rastrillaje de la Policía de Santa Cruz en la zona del ataque reveló un importante hallazgo: el celular de M.M, robado y luego descartado por sus agresores. El menor fue quien señaló donde estaba el teléfono, al testificar ante la Justicia en presencia de su defensor.

Indignación: una de las marchas en Puerto Deseado para reclamar justicia por el crimen. (DANA MORENO Y NATALI VERA/ LA OPINIÓN AUSTRAL)
Indignación: una de las marchas en Puerto Deseado para reclamar justicia por el crimen. (DANA MORENO Y NATALI VERA/ LA OPINIÓN AUSTRAL)

En su declaración -que no tuvo el tenor de una indagatoria- señaló también el lugar donde habría descartado un buzo que él tenía puesto al momento del ataque a la mujer y su pequeño hijo, que no fue encontrado en el rastrillaje de hoy.

En su relato, el joven se habría deslindado del abuso y el asesinato con el argumento de que si bien estuvo en el lugar no participó del brutal ataque. Sin embargo, señalan, de comprobarse su presencia en la agresión -por lo menos, cómo indicó la víctima, sosteniendo al menor mientras ella era abusada- eso ya lo convertiría en un partícipe necesario del crimen, según indicaron fuentes de la investigación a Infobae.

Alvarado fue también identificado por su víctima en una rueda de reconocimiento la semana pasada. De 33 años, oriundo de Puerto Deseado, en pareja con una mujer de su misma edad y padre de una hija de acuerdo a registros previsionales, fue acusado de intentar matar a su propio sobrino. Por el ataque a M.M está acusado en principio de los delitos de “rapto, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de femicidio (en el caso de la mujer) y homicidio (en el caso del niño de 4 años)”. Fue trasladado a una comisaría de la ciudad de Caleta Olivia para evitar una posible reacción de los vecinos de la zona y podría ser indagado por el juez Villa en los próximos días.

Rosa, hermana de Alvarado, madre del nene que agredió, aseguró a una radio local: “Quiero que pague por lo que hizo”.

SEGUÍ LEYENDO: