Un hombre fue detenido este jueves, luego de haber robado un televisor LED de una vivienda particular en el partido bonaerense de San Miguel. El sujeto fue interceptado en la estación de tren de Bella Vista por la Policía, que lo venía siguiendo a través de las cámaras de seguridad, mientras hacía compras en comercios de la zona con el aparato electrónico debajo del brazo.

El hecho ocurrió en una casa de la calle Chubut, casi esquina con Senador Morón, donde el ladrón ingresó al inmueble y se llevó el artefacto. Los vecinos de la cuadra advirtieron la situación y dieron aviso a las autoridades a través del programa de seguridad vecinal Ojos en Alerta.

“Acaban de robar en una casa. Un tipo con remera de Argentina salió caminando con una tele en la mano”, informó una mujer que fue testigo del robo, mediante un audio de WhatsApp que envió al centro de monitoreo municipal.

Tras cometer el asalto, el delincuente se paseó por el barrio y entró a comprar a una verdulería cercana. Ya advertida sobre esta situación, la Policía de San Miguel revisó la cámaras de la zona y logró identificar al sospechoso en ese local.

El Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) pudo observar que este sujeto tenía también debajo de su brazo un televisor LED de 32 pulgadas, el cual apoyó en el piso para sacarse la camiseta de fútbol que llevaba puesta, que coincidía con la descripción que había hecha la vecina. Inmediatamente, se ordenó el envío de móviles policiales al lugar, mientras se hacía el seguimiento del presunto delincuente.

Finalmente, el hombre fue interceptado por los uniformados en la estación Bella Vista: tenía en su poder una mochila y la TV sustraída de la casa, la cual al momento del robo se encontraba vacía. En consecuencia, el detenido fue trasladado a la Comisaría 2ª del distrito.

De acuerdo con lo que explicaron fuentes policiales a Infobae, Ojos en Alerta es un programa de seguridad y participación ciudadana que ya conecta a más de 50 mil vecinos de diferentes partidos de la provincia de Buenos Aires.

El sistema funciona con un grupo de WhatsApp a través del cual las personas pueden alertar al COM ante un hecho delictivo o una emergencia. Con esta herramienta, las víctimas pueden mandar todo tipo de pruebas, como fotos, videos, mensajes de texto, audios y ubicación, por lo que el celular se utiliza como una especie de botón antipánico.

Este programa surgió justamente en San Miguel, en noviembre de 2016, y con el correr del tiempo fue implementándose en distintos municipios bonaerenses: actualmente funciona en un total de 14 distritos, aunque sigue sumando adhesiones.

En febrero del año pasado, la entonces secretaría de Turismo de la Nación y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires decidieron incorporar este mecanismo de seguridad también en la Capital Federal, como respuesta a la ola de robos y ataques a extranjeros que visitan la Argentina.

“Necesitamos los ojos de la gente de todo el sector. Que un mozo o un encargado de un hotel puedan alertar a la policía", destacó el vicejefe de gobierno porteño Diego Santilli en aquel entonces.

En el caso de San Miguel, el sistema Ojos en Alerta permitió frustrar otro robo hace pocos días. Un hombre quiso robar una camioneta y para ingresar a la misma intentó utilizar la llave de su propio vehículo, de similares características. Mientras el sujeto trataba de rebuscárselas para acceder al interior del vehículo, la dueña observó la situación a través de la ventana y denunció el hecho a través del WhatsApp. Luego de advertirle al delincuente que había llamado a la policía y que este se diera a la fuga junto a un cómplice, la Policía también logró detenerlos tras seguirlos con las cámaras de seguridad.

Seguí leyendo