Los diez imputados fueron trasladados para las cuatro ruedas de reconocimiento (Gustavo Gavotti)
Los diez imputados fueron trasladados para las cuatro ruedas de reconocimiento (Gustavo Gavotti)

(Enviado especial) - Los testigos que participaron este martes de la cuarta y última rueda de reconocimiento lograron identificar a otros dos rugbiers como participantes del brutal ataque a Fernando Báez Sosa a la salida del boliche Le Brique.

Hasta el momento, sólo siete de los jóvenes habían sido señalados. El rol de Alejo Milanesi (20), Blas Cinalli (18) y Juan Pedro Guarino (19) en la muerte del joven de 18 años todavía no había sido determinado.

Sin embargo, ahora los testigos ubicaron a Guarino y a Cinalli en el lugar el día del ataque. Incluso aseguraron que Cinalli le pegó a Fernando antes de que cayera al piso y quedara inconsciente.

Este testimonio contradice la versión de la madre de Guarino, que dijo días atrás que su hijo “no estaba en el lugar de los hechos”.

Por otro lado, también declaró un nuevo testigo que se presentó ayer en la fiscalía. Se trata de un turista que explicó el rol de siete de los acusados durante el ataque. Mañana se sumarán otros dos nuevos testigos que prestarán declaración en la Fiscalía N° 6.

Los rugbiers detenidos son Luciano Pertossi (18), Ayrton Viollaz (20), Matías Benicelli (20), Alejo Milanesi (20), Blas Cinalli (18) y Juan Pedro Guarino (19), Máximo Thomsen (20), Enzo Comelli (19), Ciro Pertossi (19) y Lucas Pertossi (20).

Todos ellos están acusados por la fiscal del caso, Verónica Zamboni, por el delito de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas” por el cual podrían recibir una pena de prisión perpetua.

Por el hecho hay un undécimo imputado, el remero Pablo Ventura, quien estuvo detenido cuatro días hasta que fue liberado por la Justicia tras determinar que no se hallaba en Gesell en el momento en que ocurrió el crimen de Báez Sosa (19).

Los diez rugbiers serán trasladados al Penal de Dolores, donde quedarán alojados en la alcaidía, separados del resto de la población carcelaria
Los diez rugbiers serán trasladados al Penal de Dolores, donde quedarán alojados en la alcaidía, separados del resto de la población carcelaria

En tanto, los investigadores comenzaron ayer con el peritaje a los teléfonos celulares de todos los involucrados en el caso en la Agencia Regional de la Policía Federal Argentina (PFA), ubicada en la Escollera Norte de Mar del Plata, con el objetivo de analizar el contenido de los mismos.

A su vez, se espera que esta semana también se lleven a cabo en Dolores el peritaje químico y de rastros para determinar si en las prendas y calzados incautados hay manchas de sangre.

Mientras que aún no hay fecha para llevar a cabo el peritaje scopométrico que va a comparar la "impronta" que dejó en la piel de la víctima una zapatilla, cuyo "modelo y tipo" fue identificado por la Policía de Tierra del Fuego, con el calzado incautado.

El crimen de Báez Sosa ocurrió la madrugada del sábado 18 de enero último, frente al boliche "Le Brique", en avenida 3 y Paseo 102, del centro de Villa Gesell, donde el joven fue atacado a golpes de puño y patadas en plena vía pública y murió.

Fuentes judiciales aseguraron que esta misma noche los diez rugbiers detenidos serán trasladados al Penal de Dolores, donde quedarán alojados en la alcaidía, separados del resto de la población carcelaria.

Seguí leyendo: