Las armas de la “Banda del M-16”
Las armas de la “Banda del M-16”

"Que aquel día alrededor de las 2:30 de la mañana aproximadamente yo estaba acostado hablando con unos amigos con el celular y escuché algunos ruidos pero no le di importancia. Entonces me asomé y miré a la pieza de mi mamá y vi a un hombre que le apuntaba hacia la cama con una pistola… Me despertó un tipo y me hizo ir hasta la pieza de mis papás y ahí el tipo que había estado apuntando estaba revolviendo toda la pieza
buscando plata. En total vi a cuatro ladrones, dos tenían pistolas como las de los policías, otro tenía una ametralladora corta con correa, medio plateada, y el otro tenía un rifle de asalto tipo M-16 como los que veo en los juegos de la Playstation. Pude ver a uno de los ladrones, el que parecía el más loquito y estaba con la cara descubierta".

El testimonio proviene de la causa en su contra, corresponde a los hijos de una de sus víctimas. A lo largo de 2014 y 2015, la "Banda del M-16", investigada por el fiscal Paul Starc, se ganó su fama gracias a una serie de ataques en localidades como Vicente López, San Martín y Tres de Febrero con secuestros extorsivos exprés y entraderas de alta velocidad y alta violencia. El fusil de asalto que empleaban como figura de sus golpes, que emulaba al clásico modelo de la firma Armalite, un frankenstein en la jerga de las armas, compuesto de diversas partes ensambladas, le daba su nombre. Ellos, oriundos de puntos como Villa La Rana, lo aprovechaban, lo decían en voz alta.

Siete de ellos fueron condenados, eventualmente, con penas a cargo del Tribunal Oral Federal Nº 4 de San Martín en octubre de 2017 por los delitos de secuestro extorsivo agravado por la intervención de tres o más personas en concurso ideal con robo a mano armada bajo una asociación ilícita.

Esta semana, la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal complicó su panorama: los jueces Gustavo Hornos, Mariano Borinsky y Javier Carbajo rechazaron los recursos de las defensas y confirmaron las condenas a los siete imputados dictadas por el TOF Nº 4. Carlos Javier Velázquez, señalado como el jefe de la banda, que cayó en 2015, fue condenado por ejemplo a 20 años, se le acumuló también una pena del fuero de responsabilidad juvenil.

Velázquez tenía, irónicamente, apenas 20 años cuando fue arrestado en una persecución en donde terminaron tres policías bonaerenses heridos.

Esta semana, la Sala IV también confirmó la detención de Cristian Carro Córdoba, uno de los condenados por el secuestro y desaparición de Cristian Schaerer. 

SEGUÍ LEYENDO: