Tras el accidente automovilístico que el último fin de semana tuvo como protagonista a Rubén Darío "El Pepo" Castiñeiras sobre la ruta 63, acusado por el "doble homicidio agravado" de Ignacio Abosaleh y Nicolás Carabajal, manager y músico de su banda respectivamente, ahora los antecedentes penales del cantante podrían complicarlo ante la justicia.

Durante la madrugada del sábado la camioneta Honda CRV blanca en la que viajaba "El Pepo" junto a la corista Romina Candia, el representante del grupo Abosaleh y el trompetista Carabajal, se despistó y volcó cuando circulaba por el kilómetro 8,500 de la ruta 63, a la altura de Dolores, rumbo a la Costa Atlántica.

Abosaleh y Carabajal antes de emprender el viaje a la costa
Abosaleh y Carabajal antes de emprender el viaje a la costa

Al momento todo indicaría que "El Pepo" manejaba. Es la hipótesis de la fiscalía, así lo muestra un video grabado pocos minutos antes del accidente, un saludo por el Día del Amigo que subió a la red social Instagram, al igual que el testimonio de la corista Candia, que inclusive precisó que Catiñeiras había tomado vodka.

Infobae pudo acceder al prontuario detallado de "El Pepo", que a pesar de haber quedado en distintas oportunidades vinculado a hechos que lo llevaron a ser blanco de averiguaciones, sólo dos veces fue condenado y estuvo en prisión.

Su nombre aparece por primera vez en los archivos policiales el 4 de enero  de 2008, cuando tenía 33 años. Fue en el marco de un robo. En esa oportunidad hubo resistencia a la autoridad, lesiones y permaneció encerrado sólo 17 días.

Así quedó la Honda tras el accidente del último fin de semana (@Julioac13)
Así quedó la Honda tras el accidente del último fin de semana (@Julioac13)

A fines de febrero de ese mismo año sería nuevamente detenido, esta vez por una tentativa de robo, la que lo llevó a pasar poco más de cuatro meses alojado en el Complejo Penitenciario Federal N°2 de Marcos Paz.

Su primera condena llegaría el 3 de marzo de 2009. Fue encontrado culpable de un robo agravado, hecho cometido utilizando un arma de utilería, que lo llevó por primera vez al penal de Ezeiza. Su pena terminaba en agosto de 2012, pero en marzo del 2011 fue beneficiado con libertad condicional.

Sólo cinco meses más tarde volvería a ingresar a la cárcel. Esta vez fueron 6 años de condena por un robo simple, en el que claro ya comenzaban a pesar los antecedentes de un reincidente. Se vio nuevamente entre los muros de Ezeiza, los que abandonaría recién en noviembre de 2014.

El paso de “El Pepo” por prisión
El paso de “El Pepo” por prisión

"No es un centro de rehabilitación, uno se tiene que acomodar. Los primeros tres años no pensaba, el click lo hice en el 2012 cuando me dan la posibilidad de hacer música en el penal. Me llevaron a un módulo donde las cosas estaban más tranquilas y donde la gente hacía cosas por salir adelante", decía en 2016 en un programa televisivo sobre su paso por la cárcel.

No hubo más datos en su ficha, hasta el último fin de semana. El prontuario se sigue ampliando ahora con las primeras noticias por la nueva acusación que recae sobre él: "Doble homicidio culposo agravado y lesiones graves culposas". En este punto hay quienes creen que su pasado podría complicarlo.

"La excarcelación ordinaria, en este supuesto, no le cabría, porque él tiene antecedentes penales y la Cámara de Dolores sostiene que habiendo antecedentes condenatorios, la excarcelación ordinaria no correspondería", afirmó esta semana el fiscal general Diego Escoda al periodista Luis Novaresio, en Radio La Red.

Las pericias a la camioneta en la que viajaba “El Pepo” confirmaron la presencia de una botella de vodka
Las pericias a la camioneta en la que viajaba “El Pepo” confirmaron la presencia de una botella de vodka

La defensa podría sin embargo ir por una una excarcelación extraordinaria, por la prisión domiciliaria, la pulsera electrónica o determinados institutos que la defensa pueda llegar a dar para que el imputado pueda llegar a acceder a la libertad mientras dure el proceso, explicó durante el intercambio Escoda.

La pena que podría recibir el músico por las muertes de Abosaleh y Carabajal podría oscilar entre los tres y los seis años de prisión. Para el fiscal general, las chances de que pueda cumplir una potencial pena lejos de la prisión son muy escasas.

"Él tiene antecedentes condenatorios. Por lo tanto, todo hablando en el plano hipotético, ya no le correspondería la pena mínima, ya habría un agravante. Entonces, de recaer una sentencia condenatoria en esta causa, la misma va a ser de cumplimiento efectivo", aseguró Escoda.

SEGUÍ LEYENDO: