La víctima estuvo internada en el Hospital Falcón de Del Viso
La víctima estuvo internada en el Hospital Falcón de Del Viso

El aberrante hecho ocurrió hace tres semanas, en una casa abandonada ubicada en medio de un descampado del barrio Río Luján, en el partido bonaerense de Pilar. Hasta allí dos adolescentes de 14 y 17 años, armados con un cuchillo, llevaron bajo amenaza a un chico de 13 años y lo violaron.

Luego del ataque, la víctima, a quien mencionaremos en esta nota como M., empezó a sentir dolores en la zona rectal que con el correr de los días se intensificaron. Hasta entonces no le había contado lo sucedido a sus familiares porque los violadores le dijeron que si lo hacía iban a ultrajar a sus hermanos pequeños.

M. fue llevado al Hospital Sanguinetti de la localidad. Los médicos diagnosticaron en primera instancia que el dolor era producto de un forúnculo, y luego de hemorroides. Le recetaron antibióticos.

Pero como el cuadro empeoró, los padres decidieron realizar una nueva consulta, esta vez en el Hospital Falcón de Del Viso. Allí comenzaron a enterarse de la verdad: constataron que tenía lesiones compatibles con un abuso sexual con acceso carnal.

Además le detectaron sífilis y en un principio pensaron que también pudo haber contraído HIV, pero esto fue posteriormente descartado por la fiscal Paula Romeo, titular de la UFI de Menores.

Agobiado por el dolor y atormentado por el horror, M. les reveló lo ocurrido a sus seres queridos. Les relató que estaba pescando a unos metros de la casa deshabitada cuando los abusadores lo pincharon con el cuchillo y, apuntándolo, se lo llevaron para consumar el abuso.

Los vecinos marcharon hacia la sede del Departamento Judicial de San Isidro
Los vecinos marcharon hacia la sede del Departamento Judicial de San Isidro

La familia radicó el viernes pasado la denuncia en la Comisaría 1ra. Fuentes policiales comunicaron a Infobae que tras labores de inteligencia criminal de la Sub DDI local en forma conjunta con la Jefatura Departamental de Seguridad de Pilar, ambos fueron detenidos el sábado por la noche.

María, abuela de M., dijo a los medios que los conocen hace años: "Se criaron juntos, jugaban, iban a la escuela, son chicos del barrio"Cecilia Barros, fiscal de Responsabilidad Penal Juvenil que interviene en el caso, contó que fue el propio padre de los acusados quien los entregó a la Justicia al enterarse la situación.

Esta mañana familiares y decenas de vecinos se reunieron en la Plaza 12 de Octubre para marchar luego a la Comisaría de la Mujer, la Comisaría 1ra y la Fiscalía, donde reclamaron justicia y exigieron que los imputados no sean liberados. "Nosotros pedimos que a estos chicos no los suelten por ser menores", dijo María a Diario Resumen.

Según contó la mujer, se fueron con la promesa de que los mantendrán detenidos hasta que sean mayores de edad y los transfieran a una cárcel común. Por lo pronto, los dos, que se pronunciaron inocentes, permanecen alojados en instituciones que dependen de Desarrollo Social de la Nación a la espera de la declaración en cámara Gesell de M..

A la víctima, por su parte, "ya le dieron el alta, físicamente está bien pero emocionalmente, no tanto", cerró su abuela María.

SEGUÍ LEYENDO: