Logotipo e imágenes tomadas del sitio.
Logotipo e imágenes tomadas del sitio.

Silvia, de 34 años de edad, oriunda de Derqui, trabajó para dos supermercadistas asiáticos en su zona durante 2015 y 2016 de acuerdo a registros previsionales. Tiempo después, decidió enjuiciar laboralmente a uno de ellos con una mediación en el proceso.

Alguien quizás vinculado a sus ex empleadores, un poco vengativo, no se la dejaría pasar, no sin ensuciarla un poco en su propio idioma: en junio de este año, el nombre de Silvia terminó junto a una imagen de su DNI tarjeta en un nuevo sitio hecho en Argentina y escrito enteramente en chino que recopila las identidades de ex empleados que comerciantes de la comunidad de la Capital Federal y de zonas como Avellaneda, Wilde Florencio Varela y Almirante Brown desean escrachar. No por ladrones, no por rateros -como se suele exhibir en fotos impresas en los vidrios de supermercados- sino porque los llevan a la Justicia laboral, un curioso de servicio de alerta para colegas y compatriotas.

El sitio -cuya dirección se mantiene en reserva para preservar las identidades de los escrachados- no es un blog abierto donde cualquiera puede postear. Hay, evidentemente, un poco de inteligencia atrás, una inteligencia organizadora. "

"Lista negra. El registro de malos trabajadores continúa siendo recolectado", dice la página misma: la web ofrece un vínculo de contacto  una cuenta de Gmail y una cuenta de WeChat, una aplicación similar a WhatsApp muy usada por la comunidad china en el país.

Uno de más de cien escraches que incluyen hasta fotos tomadas en mediaciones.
Uno de más de cien escraches que incluyen hasta fotos tomadas en mediaciones.

El posteo dedicado a Silvia, todavía online, tiene un mensaje particularmente desagradable escrito con una serie de caracteres rojos. "La mujer se unirá a su novio, dirá que su novio la golpea, que no la deja ir al trabajo, que no le da comida, fingirá que está embarazada y luego comenzará a demandar. ¡Espero que los compatriotas presten atención!", dice el mensaje, ilustrado hasta con una imagen de Silvia sentada en la mediación tomada en secreto con un teléfono.

Silvia no es la única en el sitio, cuyo dominio fue registrado por un ciudadano chino en Beijing: hay al menos otros cien ex empleados más de Capital Federal y todo el conurbano escrachados desde abril último, la mayoría jóvenes de no más de 25 años, muchos de ellos extranjeros.

Todos los ex trabajadores reseñados reciben un adjetivo, una mala calificación, con sus datos personales perfectamente legibles, incluso con correspondencia que ellos mismos le enviaron a sus ex jefes, cartas documento y telegramas.

"Dragón de un solo ojo", llama un supermercadista a un joven de la zona sur que le inició acciones legales, una forma elegantemente asiática de tratar de pene a alguien. "Empezó a ser una vaca, llega deliberadamente tarde", "empezó el chantaje", son otros comentarios. Las identidades y números de DNI posteados llevan a registros dispares: algunos de los ex empleados fueron tomados en blanco por los supermercadistas, otros no.

La web no solo se usa para escrachar empleados. También ofrece una bolsa de comercio para venta de inmuebles y equipo para supermercados -heladeras, máquinas para fiambrería-y contratación de cajeros y encargados. El requisito básico es que sean chinos y tengan documentación argentina, con propuestas que incluyen casa y comida. Hay hasta packs de empleo para parjeas.

Ex empleado de supermercado escrachado en la web.
Ex empleado de supermercado escrachado en la web.

Este escrache sistemático y a gran escala parece sorprendente, pero para un veterano abogado de alto perfil mediático que trabaja con la comunidad china y que representó a supermercadistas en juicios laborales se trata, básicamente, de una cuestión de temperamento: "Los chinos, por lo general, suelen ser muy discutidores y poco propensos a negociar", afirma.

Temperamento o no, el sitio parecería estar fuera del eje de la ley. Jorge  Monastersky, también abogado, apunta: "Para empezar, el derecho de un trabajador a iniciar un reclamo está previsto. Y en el Estado no existe un registro de estas características, no hay un listado de personas que hacen juicio. El ex trabajador puede considerar que se afecta su buen nombre y honor al recibir este trato discriminatorio. El hecho de que esté en chino, por otra parte, no cambia nada. Es, seguramente, ilegal. La Dirección Nacional de Protección de Datos Personales podría iniciar una denuncia para que se investigue."

Fragmento de carta documento.
Fragmento de carta documento.

La DNPDP es el organismo oficial encargado de aplicar la Ley 25.326 de protección  de datos. Sin embargo, la web de venganzas de supermercadistas chinos está en la mira de otra ala del Estado: la División Antifraudes de la Policía Federal, habituada a investigar a las tríadas de la mafia china que operan en la Ciudad como Pi Xiu, cuyo jefe, Yong Ye, fue encarcelado y detenido en penales como Marcos Paz y Ezeiza.

Tipear el nombre del sitio no arroja ningún resultado. La Federal no llegó a la página a través de Google, sino que llegó a través de los documentos de los empleados. Fuentes alrededor del caso aseguran que varios de estos DNI habrían sido empleados para dar de alta líneas telefónicas que luego fueron usadas en aprietes mafiosos para extorsionar dinero a supermercadistas.