En el marco del operativo "Monster Truck", la Policía Federal (PFA) detuvo a una banda que contrabandeaba camiones de gran porte desde Estados Unidos y los comercializaban en el ámbito nacional falsificando la documentación. Se incautaron 68 camiones, tras 12 allanamientos en la provincia de Buenos Aires y la Capital Federal.

El personal de la División Investigaciones de Delitos contra el Automotor de la Policía Federal llevó a cabo el despliegue a partir de la denuncia anónima de un vecino. Este acusaba que en un galpón ubicado en la localidad bonaerense de Bernal se comercializarían camiones de origen extranjero con documentación falsa.

Según precisaron desde la fuerza, las tareas de campo incluyeron registros fotográficos, fílmicos y entrecruzamiento de datos, que lograron que se pudiera comprobar la denuncia. Así comenzó el trabajo para lograr capturar a la banda y a la mayor cantidad de involucrados en la maniobra internacional.

Modus operandi

La banda contrabandeaba los camiones falsificando documentación y, sabiendo que su uso como tractores de carretera está prohibido, declaraba que serían utilizados para la minería o trabajo agrícola. Una vez nacionalizados, los modificaban con el objeto de venderlos para usarlos en la ruta, obteniendo una ganancia millonaria.

El magistrado interviniente dispuso el allanamiento de 12 domicilios vinculados con esta banda en Bernal, San Francisco Solano, El Talar, General Pacheco, Benavidez y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Se detuvo a los diez integrantes de la banda y se secuestraron 68 camiones marca Freightliner, modelos Century, Columbia y Argosy, de tracción 6×4 -no cumpliendo con la reglamentación de nuestro país, donde solo están habilitados aquellos con una tracción de 8×4-. Todos valuados en más de 120 millones de pesos.

Además, los funcionarios de la fuerza incautaron gran cantidad de documentación que prueba su actividad delictiva, stickers de AFIP/Aduana, computadoras, discos rígidos y pendrives.

SEGUÍ LEYENDO