Ariel “Tubi” Segovia esposado
Ariel “Tubi” Segovia esposado

Ariel "Tubi" Segovia, líder de una banda narco de Rosario, fue asesinado en las últimas horas dentro de la cárcel de Coronda, la prisión más grande de la provincia de Santa Fe, y en la que estaba detenido Segovia acusado de haber participado del crimen de Johnathan Alexis Rosales en junio de 2016, entre otros delitos.

Según pudo saber Infobae, "Tubi" Segovia fue sorprendido por cuatro de sus compañeros del pabellón 8C que lo tomaron de sus brazos y piernas, lo estrangularon con un cable, y luego le dieron un puntazo en el abdomen que terminó con su vida. Segovia era una de las cabezas del clan Camino, que tiene una rivalidad con la banda de Funes en el sur de la ciudad de Rosario.

Segovia, de 31 años, estaba en prisión desde fines de 2016, acusado de haber ordenado el asesinato de Brisa Ojeda, quien debía realizar una rueda de reconocimiento con el objetivo de que confirmara que Segovia había sido el asesino de marido de la mujer, Johnathan Alexis Rosales, integrante de una banda narco rival.

Ojeda sobrevivió al ataque, y según declaró más tarde, pudo identificar a los autores: según ella, eran barras de Newell's que conocían a Rosales pero luego se distanciaron. Formalmente, el fiscal Ademar Bianchini imputó como autores a Elías "Zapatito" Benegas y a "Tubi" Segovia.

La prisión de Coronda
La prisión de Coronda

Entonces, antes de que Brisa Ojeda fuera convocada por la Justicia para identificar a los autores del crimen de su pareja, Segovia y su abogado Marcos Cella lograron identificar que Ojeda iba a ser convocada para la rueda de reconocimiento, y ordenaron el asesinato de la mujer.

Pero los 'sicarios' enviados por Segovia se equivocaron. Cuando llegaron a la casa donde vivía Brisa, la llamaron por su nombre, y en lugar de ella, la que salió a la calle fue su hermana Lorena, de 16 años, quien recibió más de 20 disparos, y estuvo agonizando durante más de un mes antes de morir en el hospital.

Por esta causa, el abogado Cella también fue detenido luego de que la Justicia ordenara una serie de intervenciones telefónicas en las que se lo puede escuchar al letrado y a Segovia organizar el asesinato de Ojeda.

En las comunicaciones entre Segovia y Cella, el cliente le pide al abogado que postergue la rueda de reconocimiento de la que iba a participar Ojeda "para la semana que viene, yo veo si la hago desaparecer". Antes, el abogado le había conseguido los datos de la persona que iba a participar como reconociente en la rueda, Ojeda, algo que para la defensa de Cella es habitual y se encuadra en la asistencia técnica a un cliente. En otro de los diálogos, "Tubi" Segovia dice: "Vos decís lo estiro y tratamos de hacer algo con la piba esa", y luego el abogado le pide que "tire el chip" del teléfono que utilizaba desde la prisión.

Además, en enero de este año, la hermana de "Tubi" Segovia, Marcela Díaz, también fue asesinada mientras iba como acompañante en una moto que manejaba un joven de 25 años y fueron interceptados por un Volkswagen Suran desde el que les dispararon. Según el fiscal Bianchini, también a cargo de esta causa, no está descartado que el móvil del crimen haya sido una venganza narco.

Seguí leyendo: