Cristóbal López (Adrián Escandar)
Cristóbal López (Adrián Escandar)

Luego del pedido de la Corte de investigar posibles irregularidades en "el procedimiento de integración de los magistrados de la Sala I de la Cámara Federal" que falló a favor de la excarcelación Cristóbal López y el cambio de carátula, ayer la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura resolvió avanzar en la pesquisa.

Tras varios cruces entre los consejeros del oficialismo y el diputado del FpV Rodolfo Tailhade, el consejero Leónidas Moldes salió sorteado como instructor de la investigación. Entre bromas, alguno ofreció pagarle una cena como "compensación" por la tarea, que muchos consideran "una papa caliente".

Por seis votos a favor, que incluyeron a los representantes de los jueces Moldes y Luis Cabral, y el académico Jorge Candis, ganó la moción propuesta por el representante del Ejecutivo, Juan Bautista Mahiques, de darle curso al oficio de la Corte "siguiendo el trámite habitual de cualquier denuncia", y sortear el consejero para llevar a cabo la investigación.

Antes, hubo de un debate de más de una hora sobre si había sido acertada o no la decisión del presidente del Consejo, Miguel Piedecasas, de darle giro al pedido de la Corte a la Comisión de Acusación y Disciplina, presidida por el diputado del PRO Pablo Tonelli. Tanto Tailhade como el senador del PJ Mario Pais la objetaron, aunque con distinto tono y argumentos.

Pablo Tonelli (Télam)
Pablo Tonelli (Télam)

Tailhade fue quien generó el intercambio verbal más picante. Cuestionó como "improcedente" el giro a la Comisión de Acusación y planteó que debía haberse enviado a la de Selección o, en todo caso, haberse evaluado en el plenario convocado para mañana para analizar los alcances de la acordada de la Corte que inhabilitó el Tribunal Oral Federal (TOF) 9.

Asimismo, el diputado kirchnerista planteó que fue la Comisión de Selección "la responsable" de la actual integración de la Sala I, en referencia a la subrogancia del Leopoldo Bruglia, juez del TOF 4, aprobada por el plenario del Consejo en diciembre pasado, con el rechazo de los consejeros de la oposición.

En su opinión, el pedido de la Corte no "debía circunscribirse" a la convocatoria que hizo Jorge Ballestero al camarista Eduardo Farah de la Sala II para desempatar por su disidencia con Bruglia. "Están tratando de llevar la investigación hacia un solo juez. No se trata de Farah, sino de una integración deliberada que se fue conformando desde hace un año y medio. La Sala I fue objeto de una manipulación inadmisible", sostuvo. Y sin bajar el tono, cuestionó: "Si están tratando de cargarse a un juez, como sale en los medios, es problema de ustedes".

También advirtió que "el Consejo le aprobó la licencia a Bruglia en el TOF 4 –pese a este tribunal tiene un 70% más de causas que el TOF 1- y que luego hubo que designar a otro subrogante para reemplazar al subrogante". Ofuscado, afirmó ante sus pares: "Este el problema de poner al frente del Consejo de la Magistratura a un binguero", en alusión a Daniel Angelici, señalado como operador en la sombras de algunos sectores de la Justicia.

El juez Julián Ercolini
El juez Julián Ercolini

Por último, pidió que se cite a Cristóbal López como testigo, por sus declaraciones de que "Bruglia había tenido pisado 42 días su pedido de excarcelación". Ninguno de sus pedidos fue tenido en cuenta ya que Tailhade no integra la Comisión.

Cabral, en tanto, defendió la decisión del Consejo de aprobar a Bruglia "con la mayoría necesaria" como subrogante para cubrir la vacante dejada por la destitución de Eduardo Freiler en noviembre pasado, y le reprochó a Tailhade que su reclamo era extemporáneo, porque "había salido perdidoso en esa votación". La respuesta del alfil kircherista en el Consejo no se demoró: "A mí no me molesta perder, me molesta que me armen tribunales a la carta".

El senador justicialista Pais, por su parte, cuestionó además del giro a la Comisión de Acusación y Disciplina la competencia de Tonelli para pedir a la Cámara de Casación Penal y al juzgado de Julián Ercolini las resoluciones judiciales que probasen la conexidad alegada por Jorge Ballestero para justificar la convocatoria de Farah para resolver en la causa de López.

Tanto el presidente del Consejo Miguel Piedecasas como los consejeros Adriana Donato, Moldes y Cabral defendieron el giro a la Comisión, y destacaron que esta es la única que tiene atribuciones para investigar.

Conexidad bajo análisis

Los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah
Los jueces Jorge Ballestero y Eduardo Farah

El mismo día 22 de marzo que llegó al Consejo el oficio de la Corte, Ballestero envió al organismo una respuesta de seis hojas con anexos documentales, en la que informó por qué no hubo sorteo a la hora de designar a Farah en la Sala I para desempatar. Explicó que este camarista ya había intervenido por sorteo realizado el 15 de diciembre en una causa conexa que, a su vez, estaba vinculada a la 4943/2016 de la denuncia de la AFIP por fraude al estado contra OIL Combustibles. Ballestero hizo mención a la causa Nro. 15.734/08 caratulada "Néstor Kircher y otros sobre asociación ilícita y otros", conocida como la "megacausa" abierta en el juzgado de Ercolini a partir de una denuncia de Elisa Carrió en el 2008.

Ahora, el consejero Moldes deberá analizar si realmente existe esa conexidad y si la explicación de Ballestero tiene fundamento.

Por lo pronto, en el expediente abierto figuran, hasta ahora, las copias de dos resoluciones de la Cámara de Casación enviadas el viernes, que hacen mención a esa conexidad aludida por Ballestero. También consta un escrito firmado por la secretaria del juzgado de Ercolini, María Julia Sosa, donde certifica esa conexidad, y otras dos piezas procesales enviadas hoy por Ercolini que hacen referencia esa conexidad. "Pero hasta ahora no tenemos una resolución judicial que establezca fehacientemente esa conexión. Es lo que está faltando. El certificado de una secretario no es equivalente a una resolución judicial", aseveró una fuente del Consejo.

La preocupación que ronda en los pasillos del organismo es que esa resolución judicial que taxativamente aclare las dudas no aparezca. Y que, por ende, la investigación que realice el Consejo termine empañada de sospechas.

Seguí leyendo: