Catalina Martínez Coral, de Causa Justa, en Colombia: “La lucha de las mujeres del sur inspiró a las del norte”

Time y The New York Times reconocieron la influencia del movimiento en Colombia y de la marea verde, que comenzó en Argentina, frente al posible retroceso en la Corte Suprema norteamericana del derecho a decidir. A solas con la directora regional para América Latina y el Caribe del Centro de Derecho Reproductivos.

El movimiento colombiano Causa Justa fue reconocido por la revista "Time" por ser inspirador para las mujeres de Estados Unidos y Polonia (Victoria Holguin)
El movimiento colombiano Causa Justa fue reconocido por la revista "Time" por ser inspirador para las mujeres de Estados Unidos y Polonia (Victoria Holguin)

La revista Time incluyó entre las 100 personas más influyentes del 2022 a dos pioneras de la organización Causa Justa que impulsó la despenalización del aborto en Colombia. Ese reconocimiento, en un momento en que en la Corte Suprema de Estados Unidos, según trascendió en un borrador, podría hacer retroceder el derecho a decidir de las mujeres, es una señal hacía el movimiento feminista de América Latina.

Los pañuelos verdes que nacieron en Argentina, con la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se plasmaron en Colombia, Nicaragua, México, Chile, Estados Unidos y España. Son un símbolo por los derechos sexuales y la lucha por la autonomía y contra la violencia. Y llegaron al Puente de Brooklyn, la Estatua de la Libertad y el Congreso norteamericano frente al posible freno a la libertad para abortar garantizada por el fallo Roe vs. Wade.

En la revista Time fueron elegidas Ana Cristina González y Cristina Villarreal. Las dos son parte del movimiento Causa Justa. Ana Cristina es médica, investigadora, activista, docente y Doctora en Bioética, Ética aplicada y salud colectiva. Escribió el libro “La batalla por el derecho al aborto. El caso de la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres”, publicado en 2021. Ana Cristina señaló sobre la publicación en Time: “Es un espaldarazo muy grande a un hecho que en el mundo se lee como un gran progreso y una gran conquista. Es una conquista en el campo de la libertad para las mujeres”.

Causa Justa, en Colombia, encontró nuevos modos de instalar la discusión social sobre el aborto (REUTERS/Luisa Gonzalez)
Causa Justa, en Colombia, encontró nuevos modos de instalar la discusión social sobre el aborto (REUTERS/Luisa Gonzalez)

Cristina Villarreal es psicóloga, también es pionera de Causa Justa y es co fundadora de La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres. Fue integrante de las juntas directivas del Instituto Guttmacher, la Fundación Pro Derecho a Morir Dignamente y del comité asesor de Global Doctors for Choice en Latinoamérica. La revista Time publicó un texto, firmado por Ailbhe Smyth en el que se resaltó: “Sé lo que se necesita para mover a un país. Es difícil, y tienes que tener una resistencia y creencia infinitas y un compromiso apasionado. Para legalizar el aborto en Colombia, a pesar de la influencia de la derecha religiosa del país, Ana Cristina González Vélez y Cristina Villarreal Velásquez tuvieron que pensar estratégicamente y sabían la importancia de tener un movimiento social de amplia base”.

En un mundo en donde históricamente se mira a Estados Unidos para pensar qué hay que hacer es muy simbólico que ahora Estados Unidos mira para Colombia y Argentina para saber por dónde pueden hacer un camino que no retroceda en la libertad de las mujeres. “Es de resaltar lo que hicieron Ana Cristina y Cristina. Nos da esperanza para el futuro del acceso en los EE. UU., a pesar de lo que está sucediendo con Roe v. Wade”, publicaron en Time. El caso Roe v. Wade es el que otorgó la libertad de abortar a las mujeres norteamericanas y el que, según trascendió, podría dejarse atrás si la composición conservadora de la Corte actual decide limitar el derecho sobre el propio cuerpo.

Time también resalta que la marea verde latinoamericana no es un movimiento puntual, sino que generó, con el puntapié en Argentina, que otras mujeres de otros países puedan adaptar sus estrategias a las situaciones locales, pero encenderse en un fuego transfronterizo. “Está bien, nuestros países son diferentes, pero sí pueden hacerlo, podemos levantarnos y tener otro intento”. Ese sentido de solidaridad internacional es crucial porque hay tantos países donde es difícil para las mujeres ponerse de pie y luchar”, dice el artículo.

Dos de las fundadoras de Causa Justa, en Colombia, fueron reconocidas entre las 100 personas más importantes de la actualidad para la revista "Time".
Dos de las fundadoras de Causa Justa, en Colombia, fueron reconocidas entre las 100 personas más importantes de la actualidad para la revista "Time".

“¡Hoy el mundo mira a Colombia y encuentra inspiración en sus feministas y en sus logros! Estas dos mujeres fueron capaces de imaginar en un primer momento que un país del sur global podía despenalizar el aborto y sumaron a un grupo de organizaciones que se convirtió en el enorme movimiento que es hoy Causa Justa”, resalta un comunicado de Causa Justa que está liderado por cinco organizaciones demandantes: la Mesa por la vida y la salud de las mujeres, Católicas por el Derecho a Decidir, Grupo Médico por el Derecho a Decidir, Women’s Link Worldwide y el Centro de Derechos Reproductivos.

Además del reconocimiento de Time, el diario The New York Times ya había publicado un artículo de Catalina Martínez Coral, directora para América Latina y el Caribe del Centro de Derechos Reproductivos, una de las cinco organizaciones que componen Causa Justa, que se llama: “La discusión sobre el aborto que lo cambia todo en Colombia”.

“Durante varias décadas las activistas por el derecho al aborto en América Latina observamos a nuestras colegas del norte global para aprender las mejores herramientas de litigio y defensa. Considerábamos los avances graduales conseguidos en el pasado con el caso Roe vs Wade en Estados Unidos como un modelo para triunfar en nuestra propia lucha”, enmarcaba Catalina.

Sin embargo, ahora ya no se trata de mirar al norte, sino de que somos miradas desde el sur. “Pero mientras la marea verde feminista recorre la región, es decir quienes usamos pañuelos verdes y defendemos el derecho al aborto, este verano la Corte Suprema de Estados Unidos podría hacer retroceder el derecho al aborto. La inspiración entonces viene ahora del sur y no del norte gracias a los esfuerzos coordinados de muchas activistas latinoamericanas”, escribió Catalina Martínez Coral, en el diario más emblemático del mundo.

Catalina Martínez: "La inspiración viene ahora del sur y no del norte gracias a los esfuerzos coordinados de muchas activistas latinoamericanas" (Adrián Escandar)
Catalina Martínez: "La inspiración viene ahora del sur y no del norte gracias a los esfuerzos coordinados de muchas activistas latinoamericanas" (Adrián Escandar)

“En un cambio transformador para el país mayoritariamente católico, ahora somos el tercer país de América Latina en despenalizar el aborto en el último año, detrás de México y Argentina”, contextualiza Catalina que, reitera, que el ejemplo de trabajo conjunto de las mujeres latinoamericanas puede servir para la lucha de mujeres norteamericanas y europeas que se enfrentan a las restricciones del aborto, también, en Polonia.

Catalina Martínez Coral lideró los litigios del caso Paola vs. Ecuador y Manuela vs. El Salvador en la Corte Interamericana de Derechos Humanos que constituyen a dos de las sentencias más relevantes sobre derechos sexuales y reproductivos, también lidera los casos de la campaña #NiñasNoMadres que cursan hoy ante el Comité de derechos humanos de la ONU y fue una de la líderesas de Causa Justa en Colombia.

— ¿Cómo se forma Causa Justa en Colombia?

— En el 2017 se forma la Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres, que es la organización de derecho reproductivos más importante nacional del país, nos llama a diferentes expertas que trabajamos en el campo de los derechos reproductivos a sentarnos en una mesa para pensar lo que podría ser la causa justa y con la pretensión exclusiva de generar una conversación nacional acerca de la importancia de que se eliminara el delito aborto del Código Penal.

¿Por qué es importante quitar el aborto del Código Penal?

—Porque considerábamos que tener el delito aborto regulado en un Código Penal no tenía sentido. El aborto debería estar fuera del Código Penal y ser parte de políticas públicas de salud.

La columna de opinión de Catalina Martínez en "The New York Times" que rescata la inspiración de las mujeres del sur para las mujeres del norte
La columna de opinión de Catalina Martínez en "The New York Times" que rescata la inspiración de las mujeres del sur para las mujeres del norte

—¿Cómo surgió la idea de demandar a la Corte Constitucional por la despenalización del aborto?

—En un principio nosotras no teníamos claro que fuéramos a presentar una demanda ante la Corte Constitucional sino que queríamos crear los argumentos que nos llevaran a efectivamente demostrar por qué era importante la eliminación de ese delito.

—¿Cómo fue el proceso de construcción de Causa Justa?

—En el 2017 empezamos a trabajar en esos argumentos y en el 2020, en plena pandemia, decidimos que ya teníamos algo muy sólido, trabajado con activistas de derechos de las mujeres de otros países de América Latina y el Caribe y con activistas de Canadá que es el modelo que queríamos seguir donde el delito está eliminado.

— ¿Por qué querían seguir el modelo canadiense?

— Porque Canadá es uno de los países que ha eliminado el delito del Código Penal y lo ha regulado solo a través de iniciativas sanitarias.

—¿En qué países está despenalizado completamente el aborto?

—En Canadá, en Nueva Zelanda, en Nueva York y en la capital de Australia (Canberra) y en Queensland, Australia son los únicos lugares donde se ha eliminado completamente el delito. Y ese era el modelo que nosotras en Colombia queríamos seguir.

La abogada colombiana Catalina Martínez Coral, líder del Centro de Derechos Reproductivos y una de las voceras de Causa Justa, en Colombia, que logró la despenalización del aborto
La abogada colombiana Catalina Martínez Coral, líder del Centro de Derechos Reproductivos y una de las voceras de Causa Justa, en Colombia, que logró la despenalización del aborto

— Ustedes apuntaban a la despenalización total, no solo a la legalización como en Argentina, pero que sigue penalizado para algunos casos…

— Exacto. Canadá es un modelo legal de la eliminación de la penalización. Ahora bien, Argentina nos inspiró en otras áreas. Esta lucha se ha retroalimentado de las luchas del sur global y por eso es que el sur global para nosotras es tan importante.

—¿En qué sentidos la experiencia argentina fue inspiradora?

—La inspiración de las argentinas fue porque nosotras dijimos “no basta con generar una batalla legal, tenemos que poner una conversación nacional”. Tenemos que lograr que las personas entiendan y que esto entre a las casas.

— Eso que en Argentina llamamos sacar el aborto del clóset…

—Lo que ustedes llamaron despenalización social del aborto. Entonces ahí empezamos a crear todas las estrategia en el 2020 con la pandemia que nos representaba un desafío mayor porque era que era más difícil la movilización. Presentamos una demanda ante la Corte Constitucional para la eliminación del delito del Código Penal pero también con unas estrategias de incidencia que nos permitiera empezar a hablar del tema con el país.

Miles de activistas protestan Estados Unidos en reclamo del acceso seguro y legal al aborto.
Miles de activistas protestan Estados Unidos en reclamo del acceso seguro y legal al aborto.

—¿Cómo creció Causa Justa?

—Éramos cinco organizaciones que presentamos la demanda pero como movimiento somos 150 organizaciones a lo largo del país, con más de 90 activistas, con estrategias de redes sociales y territoriales, de radio y altavoz en lugares remotos.

—¿Cómo incorporaron las dinámicas intergeneracionales y los nuevos modos de comunicar que trajeron, por ejemplo, Las Viejas Verdes?

— Con las Viejas Verdes y con otras influenciadoras muy jóvenes, muy dinámicas y muy creativas, se hicieron muchas cosas en redes sociales divertidas desde memes hasta un reggaetón que después se volvió viral en TikTok y que se volvió como nuestro himno con el que salíamos a marchar cuando ya nos empezamos a movilizar.

— Hay lugares en donde cuesta el intercambio generacional. ¿Se logró en Colombia?

—Todo esto era discutido con las feministas más tradicionales porque todo lo decidíamos en un grupo impulsor: desde la estrategia legal hasta el reggaetón

— ¿A algunas les costaba más que otras?

— A algunas les costaba mucho más, por supuesto. Pero bueno, fue lindo. Lo sacamos adelante. Y al final logramos que muchos líderes muy fuertes del país se sumaran a la causa y se pronunciaran.

La ola verde llegó a la Estatua de la Libertad en reclamo de aborto legal, seguro y gratuito, según un tuit publicado por Amnistía Internacional
La ola verde llegó a la Estatua de la Libertad en reclamo de aborto legal, seguro y gratuito, según un tuit publicado por Amnistía Internacional

—Hoy la experiencia es valorada en el mundo. ¿Van a hacer algo para contarla?

—Las que fuimos las voceras de Causa Justa vamos a escribir un libro.

—Una de las fortalezas de la discusión sobre el aborto legal es que incrementa los mecanismos de democracias participativas. ¿Cómo se nutrieron en este aspecto?

—Tuvimos más de 130 intervenciones de expertos nacionales e internacionales a quienes también les pasamos el micrófono en algún momento público y que llegaron a la Corte. Entonces empezó esto a volverse una ola muy grande.

— ¿Cuál fue la importancia de la marea verde en el 2018?

Argentina nos enseñó la importancia de la despenalización social y de poder tener esta insignia que era nuestro pañuelo verde que se volvió la representación de la lucha. Tenemos nuestro pañuelo verde que dice Causa Justa y es el pañuelo que le entregamos a todas las personas y con el que salimos a marchar siempre que nos movilizamos.

Catalina Martínez, del Centro de Derechos Reproductivos, con el pañuelo verde de Causa Justa, en Buenos Aires
Catalina Martínez, del Centro de Derechos Reproductivos, con el pañuelo verde de Causa Justa, en Buenos Aires

—¿Qué une el pañuelo verde y cuáles son las similitudes y diferencias entre Colombia y Argentina?

—Por supuesto las movilizaciones en Colombia no fueron tan masivas como en Argentina porque en Argentina tienen una historia de movilización que trasciende lo que tenemos en Colombia de lejos. En Argentina hay una cultura de protesta en contra de la dictadura que fue impregnando. En Colombia no teníamos eso, pero aun así, nunca habíamos tenido movilizaciones tan masivas por los derechos de las mujeres como los que tuvimos en estos últimos dos años.

— ¿Ver a otras mujeres en las calles es inspirador?

— En que no nos podíamos creer que lo podíamos hacer y que podíamos tomar las calles y que era legítimo. Y eso lo aprendimos de las argentinas y fue muy hermoso. Cada vez que la Corte discutía hacíamos un plantón. Y el día de la decisión estábamos ahí enfrente de la Corte Constitucional.

— ¿La movilización es central en la estrategia?

Fue importante haber descubierto la importancia de la movilización y haber trabajado por la despenalización social. El tema del aborto nunca había sido así tan cubierto como los últimos dos años que acaban de pasar antes de la decisión de la Corte. Salimos en todos los periódicos de circulación nacional, en los más importantes, en medios alternativos, fuimos portadas de periódicos. Esto era impensable.

—¿Qué cambios implica la ola verde?

—Antes era una realidad impensable pero, la ola verde fue apropiándose de América Latina. Las argentinas lo hicieron súper visible, tallaron con el tema del aborto y luego las mexicanas hicieron algo similar con la Corte Suprema.

Una movilización dentro del Congreso norteamericano con pañuelos verdes por el derecho a decidir sobre el propio cuerpo
Una movilización dentro del Congreso norteamericano con pañuelos verdes por el derecho a decidir sobre el propio cuerpo

— ¿Por qué fueron a la justicia y no al Congreso?

—En Colombia hemos tenido un Congreso muy conservador. Hemos presentado más de treinta proyectos y nunca ha sido reconocido por el Congreso. En cambio, los movimientos sociales han hecho mucho uso de la acción de inconstitucionalidad para avanzar en derechos. Ahora lo que hicimos fue usar esa figura de la demanda de inconstitucionalidad para decirle a la Corte que revise ese artículo del Código Penal.

— ¿Cuál es la importancia de las Cortes Supremas en la despenalización del aborto en Colombia y México?

— Las Cortes han hecho un trabajo muy importante para el reconocimiento de derechos a nivel de Latinoamérica. Los pasos más importantes que hemos dado en el reconocimiento de nuestros derechos constitucionales los ha dado la Corte Constitucional. Y pues en el caso del aborto vuelve a ser la Corte la que lo hace porque en el 2006 habíamos tenido la primera decisión por tres causales al igual que Argentina, en el 2012, tuvo la de tres causales por la Corte Suprema de Argentina.

—¿Qué se modifica desde el 2006?

—Lo que le dijimos a la Corte fue que este artículo resulta ser inconstitucional porque pese a que ya existen unas excepciones las mujeres, adolescentes y niñas siguen sin poder acceder al servicio inclusive dentro de esas excepciones que ya se habían creado en el 2006. Pasamos de un modelo en donde existían tres causales limitadas para acceder al aborto y con este modelo que tenemos ahora superamos el modelo de causales. Ya tenemos aborto libre hasta la semana 24 y además la decisión de la Corte tiene efectos inmediatos.

—¿El aborto ya es libre en Colombia?

—En este momento en Colombia las mujeres, adolescentes y niñas pueden acceder al servicio o deberían al menos acceder al servicio libremente sin necesidad de presentar un certificado médico para probar un daño a la salud o sin necesidad de presentar una denuncia en casos de violencia sexual hasta la semana 24 y de ahí en adelante se seguirían aplicando los protocolos que ya regían en el país.

Catalina Martínez Coral explica que la despenalización del aborto ya rige en Colombia y que no necesita ser ratificada por el Congreso
Catalina Martínez Coral explica que la despenalización del aborto ya rige en Colombia y que no necesita ser ratificada por el Congreso

—¿Por qué la despenalización fue hasta la semana 24?

— Fue importante la despenalización hasta la semana 24 en un país en donde el acceso a la salud es tan desigual. No es lo mismo una mujer que vive en una ciudad grande que se entera pronto del embarazo, que llega pronto al sistema de salud, a una niña víctima de violación en zona rural que seguramente no sabe que está en un ciclo de violencia, que seguramente no sabe que está en embarazo, que para llegar a un centro de salud tiene que trabajar un día, dos, tres, para pagar un transporte, y en donde llega al centro de salud y todavía la pelotean de un lugar al otro. Entonces la Corte reconoce la desigualdad del acceso a la salud y deja un margen amplio para que estas mujeres que viven en condiciones más vulnerables tengan la posibilidad de acceder al servicio como podría acceder una persona que vive en una gran ciudad. Sin embargo deja un desafío inmenso en una creación de políticas públicas integrales que nos permita llegar con educación sexual, con anticonceptivos y que el aborto sea una última opción.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR