Alarma en la Antártida argentina: detectaron 24 casos de COVID en la Base Esperanza

En un operativo a contrareloj por las condiciones climáticas, se dispuso la evacuación de nueve contagiados que todavía no estaban vacunados contra el coronavirus

Detectaron casos positivos de COVID-19 durante el relevamiento de fuerzas en la Base Esperanza, ubicada en la Antártida.
Detectaron casos positivos de COVID-19 durante el relevamiento de fuerzas en la Base Esperanza, ubicada en la Antártida.

El COVID-19 llegó a la Base Esperanza de la Antártida argentina, donde se detectaron 24 casos positivos durante el relevamiento del personal militar y científico en la 118º Campaña Antártica de Verano (CAV) 2022.

Según detalla el comunicado del Comando Conjunto Antártico (COCOANTAR), se aplicaron los protocolos sanitarios previstos para esos casos en el continente antártico y se dio inmediato aviso a los familiares de las personas contagiadas y las autoridades oficiales.

Como parte del operativo sanitario, inicialmente se procedió al repliegue del personal más antiguo de la base antártica, debido a que todavía no había sido recibido la vacuna contra el COVID-19, y fue trasladado al Hospital Militar Central de la Ciudad de Buenos Aires. Todos se encuentran aislados en instalaciones sanitarias militares y cursan la enfermedad sin gravedad, de acuerdo al reporte de las Fuerzas Armadas.

Édgar Calandín, comandante del COCOANTAR, habló con Infobae y precisó que de los nueve evacuados de la Base Esperanza, siete estaban contagiados con coronavirus y dos de ellos eran asintomáticos. Pero dado que no estaban vacunados, también se procedió a su traslado.

Base Esperanza, Antártida argentina.
Base Esperanza, Antártida argentina.

“No sabemos dónde estuvo la falla, pero esto encendió las alarmas”, aseguró Calandín, dando cuenta de la sorpresa que provocaron los casos positivos durante la presente Campaña de Verano.

En tanto, el personal de relevo que resultó positivo de coronavirus se encuentra asintomático y en buenas condiciones de salud, siendo monitoreado a diario por el médico de la Base Esperanza, quien se encuentra en contacto directo y permanente con los especialistas médicos del COCOANTAR. Todos ellos ya se encuentran vacunados.

El comandante Calandín confirmó que, hasta el momento, el resto de las bases argentinas en la Antártida permanecen libres de COVID.

Cuarentena preventiva en el rompehielos Almirante Irizar

Luego de los mencionados casos de COVID-19, y con el objetivo de no propagar el virus en las 13 bases que Argentina opera en su territorio antártico, casi 300 científicos y militares a bordo del rompehielos Almirante Irizar realizan una cuarentena estricta a bordo de la embarcación en la ciudad de Ushuaia, donde también son sometidos a pruebas PCR preventivas.

Según comentó el coronel Calandin a este medio, este viernes 21 de enero se realizaron 150 testeos, de los cuales solo dos dieron positivos y fueron bajados inmediatamente del navío. El operativo es realizado con el apoyo del gobierno provincial de Tierra del Fuego, informó la autoridad del COCOANTAR.

El rompehielos Almirante Irizar.
El rompehielos Almirante Irizar.

Todos los científicos y técnicos de la Dirección Nacional del Antártico, como también la dotación del rompehielos, debieron pasar por un primer test PCR, dos semanas de aislamiento y un segundo test PCR antes de embarcar. Pero debido a que en la primera ronda de pruebas se detectaron más de 50 positivos, todos ellos desafectados de sus funciones, las autoridades decidieron efectuar dos rondas adicionales, totalizando cuatro hisopados por cada persona a embarcar.

Previo al nuevo viaje que el rompehielos Almirante Irízar realiza rumbo a la Antártida, el capitán de navío Carlos Musso Soler, se refirió a la situación sanitaria por el COVID-19. “La pandemia sigue existiendo y no podemos llevar el virus a un lugar donde hay personas que no están vacunadas porque están allá desde hace un año y que además tienen las defensas bajas por permanecer tanto tiempo aislados en ese medio, por eso también desde el comienzo de la emergencia en 2020 se suspendieron las visitas con bases antárticas de otros países y las de los contingentes turísticos”, remarcó.

”La misión fundamental de la Armada es salvaguardar la vida en el mar, y cuando el ‘Almirante Irízar’ navega en aguas antárticas hay tranquilidad en todas las bases de la zona porque saben que hay cerca una respuesta médica que cuenta con tres quirófanos, respiradores y la posibilidad de facilitar evacuaciones a través de sus dos helicópteros”, completó Musso Soler a la agencia Télam.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR