El verdadero Lobo de Wall Street en exclusiva con Infobae: “Miren la película, pero no deseen la vida exacta que tuve”

Jordan Belfort -en cuya historia se inspiró el film interpretado por Leo Di Caprio- es considerado el gurú de las finanzas y se dedica a dar conferencias. Antes de presentarse en Punta del Este, habló sobre su polémica historia, el dinero, la cárcel, la felicidad y su esposa argentina. “La gente te respetará más si lo intentaste y fallaste... pero no lo hará si nunca lo intentaste”, disparó

El verdadero Lobo de Wall Street en exclusiva con Infobae: “Miren la película, pero no quieran vivir la vida exacta que tuve” (RS Fotos)
El verdadero Lobo de Wall Street en exclusiva con Infobae: “Miren la película, pero no quieran vivir la vida exacta que tuve” (RS Fotos)

No existe frase más acertada para definir a Jordan Belfort: su vida es de película, al punto que su increíble historia de vida llegó a la pantalla grande bajo la dirección de Martin Scorsese y con Leonardo DiCaprio como protagonista, quien tuvo que disputarse el papel principal con Brad Pitt, George Clooney y Mark Wahlberg.

Jordan Belfort nació en el seno de una familia de clase media, en Nueva York. Con apenas 21 años, se convirtió en uno de los personajes más polémicos del mundo de las finanzas en Wall Street, donde cosechó millones de dólares a través de su empresa, Stratton Oakmont. Su ferocidad para hacer negocios y conseguir dinero velozmente le valió el apodo de “El Lobo de Wall Street”.

A los 24 años, lo tenía absolutamente todo: Wall Street estaba a sus pies, sus millones de dólares se duplicaban, disfrutaba de una vida llena de lujos, manejaba muchísimo poder y estaba rodeado de las mujeres más hermosas. Pero cayó en los excesos, consumió drogas y terminó encarcelado durante dos años, acusado de manipulación del mercado de valores y lavado de dinero.

En prisión y después de haber perdido todo, comenzó a escribir su historia en un libro que se convertiría en un bestseller y que llegó a la pantalla grande con un éxito de taquilla con “El Lobo de Wall Street”, el apodo con el que se había hecho conocido en el mundo de las finanzas. La vida le dio una segunda oportunidad y Jordan supo aprovecharla, pero ahora aprendiendo de los errores del pasado.

Volvió a recuperarse económicamente y hoy vive una vida de millonario lejos de Wall Street, pero brillando como conferencista sobre finanzas, inversiones, ética y transparencia en los negocios.

El 29 de enero, Jordan -quien es considerado el gurú de las finanzas y cuenta con millones de fanáticos en todo el mundo- se presentará en el Centro de Convenciones de Punta del Este, donde dará una reveladora charla -además de una exclusiva cena- para los emprendedores y empresarios que siguen cada unos de sus consejos en las redes sociales.

Hoy, ya no queda nada de aquella vida alocada y de excesos que muestra la película de Scorsese. Jordan vive enfocado en su familia y, hace dos años, encontró el amor en México de la mano de su esposa argentina, Cristina Invernizzi, con quien se casó en Las Vegas.

Jordan Belfort y su esposa, Cristina Invernizzi
Jordan Belfort y su esposa, Cristina Invernizzi

Mientras descansa junto a ella en su casa de Punta del Este y, a pocos días de su esperada conferencia, Infobae dialogó en exclusiva y a solas con el verdadero Lobo de Wall Street.


¿Quién es Jordan Belfort?

— Es una muy buena pregunta. Siento que viví muchas vidas diferentes. Hay una vida que tuve cuando era muy joven, a los 21 años. Venía de una muy buena familia, donde la educación era lo más importante. Mis padres tienen un nivel de educación muy alto y son muy buenas personas. Mi madre se graduó de abogada a los 68 años y hoy sigue estudiando porque es brillante.

Yo no tenía mucho dinero, pero entré a Wall Street y, de repente, empecé a ganar demasiado. Fue muy difícil porque era muy joven. De golpe, me encontré con mucho dinero, poder, mujeres... Quería tener todo pero, por dentro, me sentía inseguro y no entendía la razón. Todos te dicen, “Cuando seas rico te vas a sentir bien”, pero no es así porque, de repente, lo tienes todo y te sigues sintiendo igual de inseguro.

Mi gran éxito llegó cuando tenía 24 años. No pude manejarlo y en Wall Street es muy fácil correrte de la línea, a pesar de que en mi familia siempre me inculcaron el respeto y la ética pero... me mareé con todo eso. No voy a decir que no fue muy divertido pero, aunque parecía que tenía todo, por dentro me sentía muy diferente.

El 29 de enero se presentará por primera vez en Punta del Este, donde dará una conferencia para casi 2 mil personas
El 29 de enero se presentará por primera vez en Punta del Este, donde dará una conferencia para casi 2 mil personas

¿Qué es lo que hoy lo hace feliz?

— Soy muy afortunado y tengo mucha suerte, porque pude volver a vivir. Empecé de la nada por segunda vez y construí todo de cero. Eso fue un regalo de Dios. Todo lo malo quedó atrás y pude volver a empezar. Ahora, entendí todo sobre la ética y la integridad. Solo hay que hacer las cosas bien y quiero ayudar a que las personas puedan hacer dinero de una manera correcta. Aprendí de mis errores y quiero empoderar a la gente.

Tengo a mi mujer, a mis dos hijos, a mi hijo del corazón y mi familia es increíble. Nunca fui tan feliz en mi vida como ahora. Estoy en paz conmigo mismo y el éxito que tengo es tan puro como maravilloso. Es un regalo salir a caminar por la calle y que la gente me diga: “Me cambiaste la vida”. Tuve una segunda oportunidad, porque aprendí de mis errores y hoy ayudo a mucha gente.

Me sorprende la edad de las personas que se me acercan. Chicos de 10 y 14 años me dicen que leyeron mis libros y quieren ser exitosos. Me piden consejos. Es increíble y lo disfruto muchísimo.


— ¿Cuál es ese don que posee que le permitió recuperarse y volver a amasar una fortuna por segunda vez en la vida?

— No tengo dudas de que nací con un don natural, pero creo que también mucho de esto puede aprenderse. El talento es necesario, pero trabajar duro es la clave. Y hay un punto muy importante: yo no abandono y muchos fallan justamente por eso. Pongamos un ejemplo. Una persona cava la tierra en busca de oro y lo hace durante varios días, pero de repente, como no encuentra nada, abandona y se va. Pero, claro, luego viene otra persona, cava un solo metro y encuentra el oro. ¿Lo ves? Cuando estoy trabajando en algo lo hago duro: no paro y busco todas las maneras para resolverlo. Soy incansable: nada me detiene.

Sí, soy inteligente y soy muy bueno hablando. Por eso, lleno las conferencias y vendo muchísimos libros. Pero cuidado porque, escribí un libro sin saber escribir, y lo hice porque me puse a trabajar... y lo logré. Hay cosas que uno tiene que hacer, incluso, aunque no le gusten. Yo no puedo escribir, me resulta muy difícil y prefiero hablar. Pero me propuse escribir, ya publiqué tres libros y estoy creando el cuarto. Es fácil hacer las cosas que disfrutas pero, una buena parte del éxito, también está en hacer las cosas que no te gustan. Hay que hacer ambas cosas: las que te gustan y las que no. Veo a mucha gente que hace solo las cosas que le gustan, pero evitan las que necesitan hacer y creo que esa es una parte fundamental para lograr el éxito.

El secreto para ser exitoso es hacer, también, las cosas que no te gustan. Hay que trabajar duro, incluso, aunque tengas talento. Hay muchas personas brillantes en el mundo. Tal vez, no eres brillante pero tienes la capacidad de formar un equipo con gente que sí lo es.

Jordan Belfort está considerado el gurú de las finanzas
Jordan Belfort está considerado el gurú de las finanzas

— Tuvo dos etapas en su vida: la primera empezó a los 24 años y vimos en la película “El lobo de Wall Street” pero, ¿cuándo comenzó la segunda etapa?

— La segunda etapa comenzó cuando empecé a escribir mi libro. Para mí, fue una terapia psicológica y no tuve un ghostwriter. Escribí cada palabra, analizando cada parte de mi vida y, cuando lo terminé, logré entenderme mejor a mí mismo. Uno de los errores que cometí cuando era joven fue buscar la gratificación inmediata. Quería las cosas en el acto pero, en muchos casos, las cosas buenas toman tiempo. Escribir mi primer libro me llevó un año y la misma cantidad de tiempo le llevó al editor, así que esperé dos años y trabajé mucho... pero sin tener ningún resultado. Dos o tres años después, pude ver esos resultados y fue una gran lección.

Fui a la cárcel, pero aprendí la enseñanza. Dentro de mi corazón, sé que nunca más me voy a meter en problemas. Antes, tampoco había tenido problemas, y en los últimos 15 años, tuve muchas oportunidades de ganar más dinero, pero mi regla es que no hacerlo si otra persona está perdiendo. Hoy, gano más dinero que antes porque tengo mucha paciencia... algo que antes no tenía.

Ahora, todo lo que hago es a largo plazo. Wall Street es necesario, pero el problema es cuando las personas tratan de ganar dinero muy rápido. Si hoy hago algo, espero, por ejemplo, un mínimo de dos años. Hago inversiones a diario, pero no tan rápido como antes.

Jordan Belfort asegura que ahora solo hace inversiones a largo plazo
Jordan Belfort asegura que ahora solo hace inversiones a largo plazo

— ¿Cómo le llegó la propuesta de la película y cómo es su relación con el protagonista, Leonardo DiCaprio?

— Con Leo somos muy amigos, pero no lo veo mucho desde la pandemia de COVID-19. Tiene una novia argentina, Camila (Morrone) y yo estoy casado con Cristina (Invernizzi), que también es argentina. Cuando estaba escribiendo mi libro, una productora muy importante de Hollywood recibió mis páginas manuscritas, ya que aún no lo había terminado. Le encantó y pidió conocerme.

Los actores elegidos para interpretarme eran Leonardo DiCaprio, George Clooney, Brad Pitt y Mark Wahlberg, pero Leo me convenció cuando me dijo que tenía a Martin Scorsese como director. Pero no todo fue tan simple: hubo una huelga de escritores en Hollywood, así que no terminaron de escribir el guión. Todos estábamos listos para empezar a filmar... pero tuvimos que esperar 5 años y yo estaba devastado. En 2007, no tenía dinero, estaba volviendo a empezar por segunda vez y vivía en un departamento muy pequeño al que Leo venía a visitarme.

En 2008, vino la crisis económica, así que decidí empezar a dar conferencias por el mundo. Hice trabajos solidarios, pero logré amasar una fortuna con mis charlas y monté un negocio muy grande. Hasta que un día me llama Leo y me dice que Scorsese estaba listo para empezar a rodar la película. Me preguntó si vivía en el mismo lugar y le dije que me había mudado. Le di mi nueva dirección y, cuando llegó, se encontró con una mansión de 15 millones de dólares y me dijo. “Pero ¿qué diablos pasó si eras pobre la última vez que te vi? ¿Qué hiciste?”.

Le mostré los videos de mis conferencias y me dijo que se lo iba a contar a Scorsese. Hubo que reescribir la última parte de la película, porque el film iba a terminar conmigo en la cárcel y yo ya había vuelto a hacer una fortuna con mis conferencias. Al final, yo mismo presento a Jordan Belfort y el que entra es Leo DiCaprio, haciendo de mí a punto de dar una conferencia.

Hoy, hasta los dj’s escriben canciones con mi nombre y graban videoclips. Es extraño porque no se cómo pasó. Siempre fui un hombre de negocios y nunca quise ser una celebridad. Solo quiero inspirar a las personas.


— ¿Qué significa ser rico y qué consejos les da a quienes quieren lograrlo?

— Me gusta mucho esa pregunta, porque me interesa aclarar que la definición de rico es diferente para cada persona. Algunas, solo quieren hacer muchísimo dinero, pero otras ponen el foco en una carrera que aman. Si el objetivo solo es ganar más dinero y no estás en un trabajo que te apasiona, debes dejarlo y emprender por tu cuenta.

Lo primero, es contar con un mentor: alguien que ya tenga mucha experiencia en ese rubro y que pueda guiarte. Lo segundo es no tratar de crecer muy rápido y ser cuidadoso. Hoy, hay una gran oportunidad en criptomonedas y blockchain, así que me parece que es un muy buen momento para capacitarse y aprender.

Jordan Belfort cuenta con millones de fanáticos en todo el mundo, que lo siguen a través de las redes sociales
Jordan Belfort cuenta con millones de fanáticos en todo el mundo, que lo siguen a través de las redes sociales

— ¿Se arrepiente de algo?

— Es una pregunta complicada. Cometí errores, pero aprendí de ellos. Lo más importante de cuando miro para atrás no es lo que podría haber cambiado, sino lo que aprendí de mi pasado y cómo cambié por mi pasado. El pasado no es igual al futuro... a menos que quieras vivir en el pasado.

En cuanto a las drogas, hace 20 años que no consumo y cada uno toma sus propias decisiones. La mayoría de las personas se meten en problemas cuando las consumen, porque empezar siempre es divertido, pero después no termina tan divertido… No soy juez, pero creo que hay que ser cuidadoso.

Miren la película, pero no deseen la vida exacta que tuve. Tomen las grandes cosas que hice, pero tengan cuidado. No importa donde estés en este momento: debes ir paso a paso y mirar hacia dónde quieres ir. Si estás dispuesto a hacer un trabajo duro, puedes llegar adonde quieras.

Conozco a muchas personas que pasaron por situaciones terribles, pero los seres humanos tenemos esa habilidad de volver a rehacer la vida. Y una cosa muy importante: la gente te respetará más si lo intentaste y fallaste... pero no lo hará si nunca lo intentaste.


Cristina Invernizzi, la argentina que conquistó el corazón del verdadero Lobo de Wall Street

Se conocieron por esas casualidades de la vida, cuando ambos coincidieron en México en noviembre de 2019. Cristina Invernizzi -quien sigue el negocio de su familia, ya que es martillera pública y corredora inmobiliaria, y además tiene una gran carrera como actriz- pasaba sus últimos días en Guadalajara con sus amigas. Jordan estaba allí para dar una conferencia. Se cruzaron en un restaurante y se sacaron una foto, pero desde entonces no volvieron a separarse.

“Me mandó una invitación por Instagram para que fuera a verlo a una conferencia que iba a dar en el DF. Por chat, me pidió mi número de teléfono para pasarme el código QR para entrar al evento... pero al final, nos quedamos chateando durante cinco noches. Yo no hablaba inglés y me ayudaba con el traductor para responderle por escrito. Jordan no hablaba castellano así que, cuando llegó el momento de vernos, le tuve que contar que no sabía inglés. Me dijo que ese no era un problema, porque él iba a aprender castellano”, le contó Cristina Invernizzi a Infobae.

Cristina Invernizzi (RS Fotos)
Cristina Invernizzi (RS Fotos)

El Lobo de Wall Street se empeñó en aprender velozmente el idioma de su amada y lo estudió diez horas al día durante dos semanas. Incluso, empezó a mirar los canales de televisión con subtítulos en español, y se interiorizó sobre la cultura y hasta la política de la Argentina.

Cuando ambos se reencontraron en Miami, el idioma ya no era una barrera y su novio la sorprendió con un castellano casi perfecto. El Lobo la invitó a pasar las fiestas de fin de año con él, pero Cristina le planteó otro desafío: había quedado en celebrar fin de año junto a su familia en Punta del Este y no pensaba cambiar de planes.

“Finalmente, Jordan vino a Punta del Este. Se quedó dos días, sólo para verme. Fue más largo el viaje que el tiempo que estuvo en Uruguay, pero esa fue la segunda prueba de amor, después de haber hecho el esfuerzo de aprender castellano para poder comunicarnos. Quería conocer a mi familia y demostrarme que estaba firme. Después de eso, me fui a Los Ángeles con él. Empezamos a convivir y se cerró todo por la pandemia de COVID-19, pero fue una buena prueba”, dijo Cristina.

La pareja se conoció en México, en noviembre de 2019 (RS Fotos)
La pareja se conoció en México, en noviembre de 2019 (RS Fotos)

Los novios decidieron casarse, pero por la pandemia no pudieron hacerlo tal como lo soñaban: con una gran fiesta que uniera a las dos familias. Sin embargo, el 23 de febrero de 2021 viajaron a Las Vegas junto a unos amigos y celebraron su boda.

“Vivir con Jordan es muy fácil, nos llevamos muy bien y todo encaja perfecto. Compartimos todo el tiempo juntos. Nos mudamos a Miami y, como el negocio de mi familia es de martilleros y corredores públicos, quiero desarrollar proyectos de real estate en esa ciudad. También, estuve tomando clases de actuación en inglés con un coach de Los Ángeles”, contó y anticipó entusiasmada. “Ahora, estamos planeando nuestra gran boda en la Argentina. Ese va a ser el gran broche de oro de nuestra historia de amor”.


SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR