La usurpación de Malvinas: un gobernador indeciso, el poderío inglés y unas islas demasiado indefensas

Hace 188 años que Gran Bretaña usurpó las Islas. Los detalles de aquellos tres días de enero de 1833, en los que comenzaría una larga historia de reclamos, que hasta incluyó una guerra

Puerto Luis, en la época de la usurpación británica.
Puerto Luis, en la época de la usurpación británica.

Lo primero que atinó a preguntar el gobernador interino José María Pinedo al capitán inglés John James Onslow es si había guerra entre Buenos Aires e Inglaterra. En definitiva, vivir en las islas lo había sometido a un alto grado de aislamiento en el que las noticias llegaban con meses de retraso, cuando llegaban.

Ese miércoles 2 de enero de 1833 por la mañana había aparecido en Port Louis -45 kilómetros al norte de Puerto Argentino- el buque de guerra Clio, de bandera británica. La pregunta de Pinedo fue formulada luego que Onslow le informase que llegaba con órdenes superiores de tomar posesión del archipiélago, y que lo hacía en nombre del rey Guillermo IV. “No renunciéis nunca a una cabeza de alfiler que tengáis el derecho de guardar y que creáis poder guardar”, era un principio del entonces secretario de exteriores Lord Palmerston.

Onslow obedecía órdenes de la estación naval de su país, asentada en Brasil. Allí había llegado el mensaje de Inglaterra de que el monarca vería con agrado el envío de un buque a las islas y que ejerciese la soberanía y su custodia. Sus instrucciones incluían la construcción de un fuerte, y que tal vez podría usarse los restos de la fortificación española de 1774. En caso de encontrarse con habitantes ingleses, debía censarlos.

José María Pinedo, gobernador interino de Malvinas, uno de los protagonistas de esta historia
José María Pinedo, gobernador interino de Malvinas, uno de los protagonistas de esta historia

Con sus órdenes precisas, Onslow partió de Río de Janeiro el 29 de noviembre. El 20 de diciembre ingresó a Puerto Egmont. En las ruinas que allí encontró, el 23 izó la bandera con una inscripción en la que anunciaba la presencia del buque Clio con el propósito de ejercer la soberanía.

Fue recorriendo la costa sin hallar pobladores y así el 2 llegó a la altura de Puerto Luis, y ancló en la bahía.

La Clio, la nave inglesa al mando del capitán Onslow.
La Clio, la nave inglesa al mando del capitán Onslow.

El inglés le confirmó al sorprendido Pinedo que no había guerra y lo intimó a que arriara la bandera argentina, que retirara sus fuerzas y que abandonara las tierras. En caso de encontrar resistencia, tenía la orden de actuar con la violencia necesaria.

Pinedo, de 38 años, teniente coronel de la marina, era un veterano de las guerras de la independencia y de la del Brasil. Desde octubre de 1829 era el comandante de la Sarandí y había llegado a las islas en 1832 llevando al gobernador interino, el francés José Francisco Mestivier, ya que Luis Vernet se hallaba en Buenos Aires. El 30 de noviembre, luego de un motín, Mestivier fue asesinado y Pinedo quedó como gobernador interino.

Ante el ultimátum, Pinedo reunió a sus oficiales, la mayoría eran ingleses, salvo cuatro marineros y seis muchachos “capaces de nada”, según declaró en Buenos Aires; de sus 14 soldados, había tres ingleses, según remarcó más tarde. El teniente graduado Roberto Elliot lo desmintió en parte al afirmar que todos eran norteamericanos salvo el piloto práctico, que sí era británico.

La goleta Sarandí, el único buque argentino, con dotación extranjera, para defender las islas.
La goleta Sarandí, el único buque argentino, con dotación extranjera, para defender las islas.

A las cuatro de la tarde, Pinedo los reunió a todos. Propuso resistir, aunque sea por diez días, esperando que se produciera un milagro y llegasen refuerzos de Buenos Aires. Todos estuvieron de acuerdo menos Breman, el piloto práctico, que cumpliría con su tarea pero sin disparar contra sus connacionales.

Se ordenó zafarrancho de combate, y con el mayor de los sigilos se cargó la artillería con bala y con metralla. Se repartieron armas y municiones a la tropa de tierra y a los colonos. Hasta se armó a los detenidos por el crimen de Mestivier. Elliot diría que “no hubo uno solo que no concurriese gustoso a desempeñar la parte que le tocaba”.

Decidió ganar tiempo. A las diez de la noche envió al buque inglés al teniente primero Mason y al propio Breman para comunicarle a Onslow que resistirían. Pero el mensaje no pudo ser entregado, ya que el capitán estaba durmiendo y no se lo podía molestar.

Pinedo repartió las municiones entre los hombres que no llegaban a la cincuentena. La única nave de la que disponía era la goleta Sarandí, imposible hacerle frente a un buque de guerra.

Decidió ir él a la Clío, pero tampoco fue recibido. Hizo cuentas: con 44 hombres, debía defender su posición en tierra y combatir contra un buque que tenía el triple de artillería que la suya. Comprendió que todo era inútil.

Portada del primer reclamo de la diplomacia argentina a Gran Bretaña.
Portada del primer reclamo de la diplomacia argentina a Gran Bretaña.

El jueves 3 por la mañana embarcó a la tropa. Dejó en tierra al capataz Juan Simón al cuidado de la bandera argentina, que aún flameaba en el mástil. A las 9 aparecieron tres botes con ingleses. Se dirigieron al caserío, instalaron un nuevo mástil e izaron la bandera británica. Luego, Pinedo desde su barco vio como un oficial, acompañado por un soldado, arriaba la argentina y se la alcanzaba al buque. Con total descaro, el inglés le dijo que devolvía una bandera que habían encontrado en territorio de su majestad.

El 4 de enero, a las cuatro de la tarde, sin haber disparado un solo tiro, Pinedo dejó las islas. Ese atardecer divisó por última vez las costas de Malvinas.

El 14 Onslow también partió rumbo al Río de la Plata. Dejó encomendado al despensero irlandés William Dickson -a su juicio el súbdito más respetable que encontró y que originariamente había sido contratado por Vernet- que todos los domingos izase la bandera o bien lo hiciese en presencia de algún buque.

El 15 de enero la Sarandí recaló en el puerto de Buenos Aires. “¡Viva la Fuerza!” tituló la Gaceta Mercantil, comentando que la ocupación había sido hecha “por el derecho del más fuerte” y que Pinedo había tenido que ceder ante “la razón de los cañones”.

Por 1833, solo vivían algunos colonos, y sus puertos eran frecuentados por barcos    pesqueros y balleneros.
Por 1833, solo vivían algunos colonos, y sus puertos eran frecuentados por barcos pesqueros y balleneros.

Pinedo fue sometido a una corte marcial. Se defendió argumentando que no tenía instrucciones sobre cómo proceder en caso de ser atacado. Entre fusilarlo y expulsarlo, se decidió por lo último, pero por irregularidades en el proceso, el fallo fue anulado y meses después reincorporado al servicio. Falleció en 1885.

Fueron unos fatídicos quince minutos, que es lo que duró el cambio de banderas, con redobles de tambores incluidos. Quince minutos que para la Argentina ya llevan 188 años.

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas Noticias

La mamá de Fernando Báez Sosa visitó a la hija de Fernando Burlando y Barby Franco

Después de la sentencia que condenó a los asesinos de su hijo, Graciela Sosa compartió un momento junto a la pequeña Sarah, de un mes y medio

Haití designó un consejo de transición para garantizar las esperadas elecciones generales

No ha habido sufragio desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio de 2021. El actual primer ministro, Ariel Henry, asumió el cargo poco después de la muerte y prometió que su gobierno realizaría los comicios

Los rugbiers volvieron al penal de Melchor Romero y la Justicia definirá a qué cárceles son trasladados para cumplir la condena

El destino de los ocho acusados del crimen de Fernando Báez Sosa dependerá de los pedidos del Tribunal N°1. El fin del pabellón propio y el problema de la sobrepoblación penitenciaria

Rusia sentenció a nueve años de prisión a una bloguera por comentarios sobre la guerra con Ucrania

El juicio a Veronika Belotserkovskaya fue parte de la amplia campaña de meses de represión del Kremlin contra la disidencia. Ha recibido la pena más larga según la nueva ley rusa “contra la desinformación” y es la segunda figura pública prominente en ser sentenciada en rebeldía

Guatemala sumó ocho binomios presidenciales para competir en las elecciones del 25 de junio

Hay 29 organizaciones políticas habilitadas para participar y 19 han proclamado sus fórmulas, mientras que las inscripciones estarán abiertas hasta el 25 de marzo
MAS NOTICIAS

TE PUEDE INTERESAR