El decreto de Perón que instauró una práctica religiosa que se repite todos los 27 de octubre

En 1949, María Auxiliadora fue nombrada Patrona del Agro en Argentina

María Auxiliadora
María Auxiliadora

El 27 de octubre de 1949, a partir de un decreto del entonces presidente Juan Domingo Perón, quedó establecido que María Auxiliadora fuera la Patrona del Agro en Argentina y que había que rezarle a la Virgen en esa fecha. En 2003 un grupo de exalumnas del Colegio María Auxiliadora retomaron la propuesta del olvidado decreto peronista.

El rezo del rosario impuesto por un decreto del presidente Perón

Si bien el rezo del rosario remite directamente a una práctica religiosa a través de la cual los devotos imploran y agradecen a la Virgen, también aparece asociada a coyunturas muy puntales de la historia y la política. Un claro ejemplo es la tradición argentina de rezar a María Auxiliadora los 27 de octubre, iniciada por el entonces presidente Juan Domingo Perón a mediados de 1900. Esta es una de las tantas perlas poco conocidas de la historia.

Hacia 1949, durante la fiesta del Colono en la ciudad de Rosario, Santa Fe, un grupo de productores del agro aprovechó la ocasión para hacerle un pedido al presidente Perón: le solicitaron que María Auxiliadora fuera declarada Patrona del Agro argentino. Como ya había ocurrido en distintas ocasiones durante la época colonial, se decidió invocar a un protector o abogado ante Dios para que intercediera frente a la sequía, las pestes, las inclemencias del tiempo, la escasez y las enfermedades que azotaban el territorio.

Ante la expresión de deseo de estos colonos, el presidente Juan Domingo Perón firmó el decreto nacional n° 26.888/49, que establecía en el artículo 1° que, a partir de esa fecha, 27 de octubre, María Auxiliadora sería la Patrona del Agro Argentino. En el artículo 2°, se decretaba que cada año ese día “se concederían las facilidades para que alcance proporciones de Homenaje Nacional a la Santa Patrona de los Campos”. Además de la firma de Perón, aparecían las de Hipólito J. Paz, ministro de Relaciones Exteriores y Culto, y Carlos A. Emery, ministro de Agricultura y Ganadería.

Si bien con el paso de los años este decreto fue cayendo en el olvido, en mayo de 2003 el Papa Juan Pablo II pidió a toda la Iglesia: “Navega Mar Adentro”. Estas palabras, que incentivaban a abrirse al mundo sin titubeos y enfrentar nuevos desafíos, con amplitud de horizontes, fueron las que impulsaron a un grupo de exalumnas del Colegio María Auxiliadora de Buenos Aires, lideradas por la Hermana Beatriz, a darle vida nuevamente al decreto peronista.

Juan Domingo Perón
Juan Domingo Perón

Desde ese momento, estas mujeres devotas se propusieron rezar un rosario por la Argentina, invocando el auxilio de la Virgen María para la Patria Argentina. Se sumaron a esta propuesta distintos grupos laicos. En un principio, se congregaban cada 27 de octubre en las plazas porteñas Pizzurno, San Martín y Hernández, de Belgrano. Posteriormente, cuando Mons. Giorgi decidió sumar la celebración de la misa, el rezo del rosario cada 27 de octubre se incluyó como tradición religiosa en la Catedral Primada de Buenos Aires.

El año pasado la Catedral estuvo colmada de fieles y hasta contó con la presencia de la ex gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien llegó con discreción y se arrodilló a rezar por más de quince minutos frente a la Virgen de Luján, envuelta en su poncho multicolor.

Stella Maris Vivares, la coordinadora nacional del Rosario por la Argentina, comentó a Infobae: “Este año, por la pandemia, el Rosario será solamente virtual. Se sumarán también on line Rosario, Salta, La Rioja, Catamarca, La Pampa, Córdoba, Chubut, Comodoro Rivadavia, Mendoza y Santiago del Estero”. El Santo Rosario por la Argentina se rezará a las 18 y se trasmitirá por el canal de Youtube: Homilías Catedral.

En relación con el culto a María Auxiliadora, vale la pena recordar que varias personalidades argentinas fueron protagonistas de actividades y ceremonias realizadas en la Basílica de María Auxiliadora, mítico templo del barrio porteño de Almagro, construido por los salesianos, y declarado monumento histórico y cultural. Ceferino Namuncurá, conocido popularmente como “el santo indio”, tomó la primera comunión en la nave central original. A principios de 1900, Carlos Gardel, el zorzal criollo, integró siendo un niño el coro de esta histórica iglesia. El Papa Francisco fue bautizado en este templo en la Navidad de 1936.

Un rosario de Chipá

Cada 7 de octubre la Iglesia católica celebra la fiesta de la Virgen del Rosario. De acuerdo con la tradición cristiana, en 1208 la Virgen María se manifestó con un rosario en las manos ante el santo dominico Domingo de Guzmán. Le enseñó a rezar el rosario y le pidió que les transmitiera esta práctica a otras personas. Domingo de Guzmán les enseñó a rezar el rosario a los soldados liderados por su amigo, Simón IV de Montfort, antes de que partieran a la batalla de Muret. Tras la victoria, Montfort construyó la primera capilla dedicada a la Virgen del Rosario.

La Virgen del Rosario es patrona de la República de Guatemala y de varias localidades de España, México, Perú y Ecuador. En Argentina, es patrona de las ciudades santafecinas de Rosario y Paraná, y de las localidades bonaerenses de Suipacha y Alberti.

En Corrientes, también son devotos de la Virgen del Rosario. Los habitantes del municipio de Caá Catí, ubicado a unos 50 kilómetros de la frontera con Paraguay, se ingeniaron para elaborar un rosario cuyas cuentas, en vez de ser las típicas de madera, plástico o metal, están hechas con los tradicionales chipás guaraníes. Una vecina de esta localidad correntina elaboró con sus manos un rosario de chipá, con la cruz incluida.

Allí, por tradición, durante la celebración del Día de Nuestra Señora del Rosario, todos los años se le entrega un rosario con cuentas de chipá a un homenajeado. El pasado 7 de octubre recibió este obsequio el obispo auxiliar de Corrientes, Mons. José Larregain, quien fue declarado mayordomo y ciudadano ilustre. Según esta tradición del litoral, los mayordomos son las personas responsables de preparar y organizar esta fiesta religiosa. El próximo año, el obispo deberá elegir a otro mayordomo para que ocupe su lugar y obsequiarle un rosario de chipá para que esta tradición se sostenga en el tiempo.

En esta época de incertidumbre donde resulta difícil ver la salida tal vez sea el momento de recuperar las tradiciones olvidadas.

Seguí leyendo:

El mensaje del ministro de Turismo de Uruguay a los argentinos: “Este verano no vamos a poder recibirlos”

Aníbal Fernández: “En el Gobierno no me quieren, hay alguien que me baja el pulgar”


MAS NOTICIAS