Un níspero, cuya fruta es similar en tamaño al quinoto.
Un níspero, cuya fruta es similar en tamaño al quinoto.

Según el Censo de 2018, en las veredas y plazas de los 203 kilómetros cuadrados porteños hay más de 431.326 árboles, lo que equivale a un ejemplar cada seis habitantes. Otro dato es que de esa totalidad, 5558 son frutales de gran variedad, aunque para muchos pasan desapercibidos.

“La mayoría de los vecinos circula por las calles sin detener la mirada en la diversidad de especies”, le dice a Infobae, Ludmila Medina, técnica en Producción Vegetal Orgánica. “Un día decidí ponerle atención a las veredas”.

Motivada por la diversidad de olores, colores y sabores que conviven en el éjido porteño, Medina, que en aquel entonces aún cursaba sus estudios en la Universidad de Agronomía de Buenos Aires, salió a explorar su barrio. “Me topé con un mandarino en Monte Castro, y como vi que la fruta se estaba echando a perder tomé una".

Esa primer experiencia la llevó a pasear con libreta y birome para registrar cada árbol que encontraba. “Armé una lista con todos lo que veía en el camino, y en ella incluí la ubicación exacta. Años más tarde se transformó en un mapa interactivo. Se puede navegar barrio por barrio”.

Los árboles frutales más comunes de la ciudad de Buenos Aires.
Los árboles frutales más comunes de la ciudad de Buenos Aires.

El ránking lo encabeza el paltero, hay 1453 ejemplares. Luego le sigue el níspero japonés, con 1167; el morero blanco, con 1123; los limoneros, con 115. También hay olivos y naranjos dulces y amargos. Entre los hallazgos más raros sobresalen los tropicales de papaya, mango y guayaba. Y se pueden encontrar algunos durazneros, bananos, manzanos, e higueras.

La mayor cantidad de ejemplares se conserva en los barrios de Liniers, Mataderos, Villa Santa Rita, Belgrano, Parque Avellaneda, Floresta y Villa Luro.

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público insisten en que no debería haber árboles frutales en la vía pública, ya que no forman parte del programa forestación de la ciudad de Buenos Aires. “La Ciudad tiene un plan de arbolado que no los incluye, los frutales que existentes en la Ciudad han sido plantados por los vecinos”.

Un árbol de mandarinas, en plena ciudad.
Un árbol de mandarinas, en plena ciudad.

El origen de este fenómeno tiene que ver con costumbres de los primeros inmigrantes, o personas que llegaban del campo y usaban la tierra de la vereda para plantar. En líneas generales, es en el sur de la ciudad donde más proliferan, ya que son barrios de casas bajas más tranquilos donde predomina una mayor vegetación e inclusive existen huertas barriales.

Es curioso ver más de dos o tres frutales en una misma vereda, no hay senderos ni corredores donde se haya planificado un plantado de los mismos. Sin embargo, hay excepciones. En el barrio de Belgrano, más precisamente la calle Tres de Febrero (a la altura de Olleros), fue bautizada como la “cuadra de las naranjas”. Hay instalados al menos ocho árboles frutales que contrastan con el cemento.

Frente a la curiosidad de los vecinos, Medina organiza visitas guiadas gratuitas una vez al mes, que llamó ‘La ciudad nos regala sabores’, en cuya página tiene un mapa interactivo. “Son recorridos grupales que tienen una duración de dos horas. El objetivo es el aprendizaje de la flora urbana. El níspero es el caso más puntual. está plagado, y es una pequeña fruta poco conocida, como un mini durazno, similar a un quinoto”.

“No sólo aprendí dónde están ubicados sino a identificar cada especie", comentó María Paula, una de las vecinas que hizo los recorridos propuestos por Medina. Para quienes suelen acompañarla, la actividad es muy estimulante para los más chicos. “Es muy lindo ver como surge con claridad el instinto recolector, les atrae desde el conocimiento hasta lo sensorial”, sostiene.

Los recorridos vecinales 'La Ciudad nos regala sabores' organizados por Medina son gratuitos
Los recorridos vecinales 'La Ciudad nos regala sabores' organizados por Medina son gratuitos

Medina sostiene que a través de esta propuesta promueve el espíritu comunitario y fomenta las relaciones entre vecinos:”En cada vereda pido permiso para cosechar los frutos”.

En cuanto a si se pueden consumir, hay opiniones divididas. "No se conoce información científica acerca de los frutales plantados en la ciudad”, dice la Ingeniera Agrónoma de la Universidad Argentina de Buenos Aires Leonela Olivares.

“Lo hago a menudo, jamás tuve ningún tipo de problema. Por lo general, los que forman parte del tour también se animan hacerlo”, aclara Medina. Desde la cátedra de Fruticultura de la facultad de Agronomía de la UBA, coinciden su ingesta es posible si se lavan previamente.

Sin embargo, desde la Secretaría de Atención Ciudadana y Gestión Comunal no recomiendan el consumo de frutas que no cumplan con los análisis previstos por la normativa vigente y que aseguran la inocuidad de un alimento en general.

Guía para identificar los árboles

-Paltero: su fruto aparece en la temporada de invierno. son ejemplares muy grandes, con hojas oscuras brillosas.

-Morero: crece en forma desprolija, con ramas salientes. Su hoja es lobulada, de tono verde claro. En diciembre da sus frutos: las moras pueden ser blancas o negras. Otra clave es que, donde hay moras, hay pájaros dando vuelta.

-Níspero: de mediana altura y hojas largas corasias, como una pelusa, verde oscura. Dan fruta en octubre y no duran más que diez días.

-Cítricos, naranjos o limoneros: árboles medianos que se reconocen oliendo sus follajes, como las flores de azar.

Con una botella: así es la forma correcta de cosechar las frutas.
Con una botella: así es la forma correcta de cosechar las frutas.

Cómo se cosechan


Para no lastimar ni dañara las plantas se usa un instrumento casero, el “palo cosechero". Se hace con el cabo de una escoba y se coloca una botella de plástico cortada al medio. Allí se encaja la fruta: si sale fácilmente está madura. Las moras y aceitunas se retiran moviendo el árbol, y debajo de la copa se dispone de una sábana para atraparlas.

SEGUÍ LEYENDO: