Una imagen de la mañana del miércoles que refleja la salida y el ingreso de los turistas en Pinamar
Una imagen de la mañana del miércoles que refleja la salida y el ingreso de los turistas en Pinamar

En Pinamar se vive una temporada en la cual los primeros indicadores turísticos, relevados entre quienes veranearon durante la primera quincena, reflejaron de qué manera iba a transcurrir la segunda parte del mes. Con un masivo éxodo de la ciudad, se espera que los números sea aún más favorables y se concluya en un 2020 récord.

El mal clima que atravesó a Pinamar durante la madrugada y el amanecer del miércoles hicieron que la partida sea masiva. Las nubes, el viento y la amenaza constante de lluvias provocaron que las playas, ante todos los pronósticos, sólo contaran con un puñado de héroes que se acercaron para cumplir con sus rutinas físicas o simplemente quienes, a pesar la arena inquieta, se atrevieron a tomar unos mates.

“Nos íbamos a ir mañana a la noche para disfrutar dos días más de playa y evitar la congestión en la ruta que seguramente se dará por la cantidad de gente que visitó la Costa Atlántica este verano. Pero con este día y la posibilidad de que mañana el clima tampoco acompañe, preferimos volvernos hoy”, sostuvo a Infobae Marcelo Gutiérrez, de 47 años, oriundo de Santa Fe, quien dejó Pinamar cerca de las 12 junto a su familia.

Las estaciones de servicios presentaron largas filas durante la mañana
Las estaciones de servicios presentaron largas filas durante la mañana

Junto a su mujer y tres hijos vacacionó en un apart hotel de Cariló. Su reserva finalizaba el jueves al mediodía. Sin embargo, durante la mañana, tomó la decisión de abandonar el lugar luego de analizarlo en conjunto durante la noche. Su caso es el de miles de turistas que optaron por la misma decisión, con el objetivo de evitar el colapso de un recambio que comenzó durante la mañana del martes.

Claudia Volpe, encargada del parador Cocodrilo, le aseguró a Infobae que “durante las jornadas del lunes y martes se vio una tendencia diferente al resto de las temporadas: la gente vacaciona por semana o por cada determinados días, pero se perdió un poco la lógica de venir por quincena. Lo sentí en los almuerzos, en donde ves gente nueva y observás que otra que venía siempre ya no está".

Y si bien luego del mediodía el clima mejoró, la tendencia de retirada se mantuvo: las estaciones de servicio de Pinamar, Ostende y Cariló presentaron largas filas. Lo mismo ocurrió en los controles policiales de salida e ingreso a la ciudad. Por otra parte, el tránsito se complicó con la llegada de los “nuevos veraneantes”, ya que en días como estos, en los cuales ir a la playa no es opción, el centro se vuelve el principal atractivo para los visitantes.

En las playas, sólo algunos turistas se acercaron a tomar mate y otros optaron por cumplir con la rutina física
En las playas, sólo algunos turistas se acercaron a tomar mate y otros optaron por cumplir con la rutina física

En las calles aledañas a la Avenida Ingeniero Bunge se observó un extenso caudal de vehículos. Muchos de ellos, con bolsos y valijas en los techos y en las partes traseras de las camionetas. El recambio también se reflejó en el supermercado más grande de la ciudad: cerca de las 13, los carritos se amontonaron en las cajas y en el estacionamiento del lugar no cabía ni una bicicleta.

A través de un informe realizado por el Observatorio Turístico del municipio se constató que, durante la primera quincena, el promedio general de ocupación alcanzó el 91,5% en todo el partido de Pinamar. El porcentaje representó una variación interanual del 23,2%.

“Respecto a los alquileres de la primera quincena, según nuestro relevamiento en inmobiliarias, el promedio general fue de casi el 92%, que representa un +23% de variación interanual, un porcentaje muy alto respecto al año anterior. Creemos que podemos superarlo en la segunda quincena. Por otro lado, el alojamiento hotelero de este último fin de semana obtuvo un promedio general de casi 90% (2,6 puntos más que el fin de semana anterior)”, indicó Juan Ibarguren, secretario de Turismo de Pinamar, a Infobae.

Una familia, lista para regresar de manera imprevista a Buenos Aires
Una familia, lista para regresar de manera imprevista a Buenos Aires

“Estamos muy contentos y muy expectantes. Creemos que la temporada podría ser la mejor desde que asumimos junto al intendente Martín Yeza, en diciembre 2015”, agregó Ibarguren.

El estudio se completó con las cifras del último fin de semana y contempló la temporada desde Año Nuevo, fecha en el que muchos turistas se instalaron en la ciudad para recibir el 2020 y alargaron su estadía hasta el primer fin de semana del año.

Juan Topich, presidente de la Asociación de Hoteles de Turismo de Pinamar & Cariló, dialogó con Infobae y entregó los números de ocupación que manejan para la segunda quincena: a un día del comienzo de la misma, Cariló posee un 95% de ocupación total, Valeria del Mar 90% y Pinamar 85%.

Fotos: Diego Medina

SEGUÍ LEYENDO: