Fue piloto y durante 26 años directivo de la aerolínea LAPA, hasta su quiebra en 2003, cuatro años después del accidente en Aeroparque (NA)
Fue piloto y durante 26 años directivo de la aerolínea LAPA, hasta su quiebra en 2003, cuatro años después del accidente en Aeroparque (NA)

"Andy estás perdido, estás fuera del eje, ¿querés que te guíe?", le preguntaron desde la torre de control de Aeroparque. "No, gracias. Ya lo bloqueo, ya lo encuentro", respondió él. Eran minutos después de las tres de la tarde del domingo 14 de septiembre de 2014. Gustavo Andrés Deutsch había despegado de su estancia La Nueva, en Junín, y tenía previsto volar durante cuarenta minutos. Era un piloto experto y había administrado una compañía aérea durante 26 años. Planeaba descender con su aeronave Beechcraft 300 Super King Air en Jorge Newbery a las 15:20. Cuatro minutos antes del horario estimado de aterrizaje, después de haber pasado por Escobar y ya en instancia de descenso, se desplomó sobre el barrio La Isla de Nordelta. Se estrelló contra una casa, dañó otras en la explosión. Tenía 78 años: murió en el acto. Lo acompañaba su esposa, Graciela Villarruel, que también falleció.

Fue el final del dueño de LAPA (Líneas Aéreas Privadas Argentinas). Andy Deutsch murió arriba de un avión quince años después de una de las tragedias aéreas más significativas del país: el 31 de agosto de 1999, un Boeing 737 con cien personas a bordo del vuelo 3142 con destino hacia la ciudad de Córdoba no pudo despegar de Aeroparque, derrapó por la avenida Costanera y se estrelló a 400 kilómetros por hora contra un terraplén. Murieron 65 personas y decenas resultaron heridos.

El empresario tuvo una relación cercana al poder. En marzo de 1997, bautizó un Boeing 737 como “Anillaco” en referencia a la ciudad donde nació el por entonces presidente Carlos Menem (NA)
El empresario tuvo una relación cercana al poder. En marzo de 1997, bautizó un Boeing 737 como “Anillaco” en referencia a la ciudad donde nació el por entonces presidente Carlos Menem (NA)

A las 20:54 del fatídico día, Deutsch estaba cenando con su esposa en la casa de unos amigos. Al enterarse, se comunicó inmediatamente con Ronnie Boyd, su ejecutivo de extrema confianza que se encontraba en Europa negociando los seguros de la compañía. Montó en Aeroparque una oficina improvisada en el hangar de LAPA. Su primera declaración ante la prensa fue: "No niego nada, sólo digo que no sé lo que pasó".

La imagen del barrio privado La Isla de Nordelta donde se estrelló la aeronave en la que viajaban Deutsch y su esposa
La imagen del barrio privado La Isla de Nordelta donde se estrelló la aeronave en la que viajaban Deutsch y su esposa

Hubo seis imputados. En marzo de 2008 el caso llegó a juicio oral y público. Dos años después, en febrero de 2010, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 4 declaró la absolución de Deutsch y de otros tres funcionarios, y dictó la condena por tres años de prisión en suspenso por el delito de estrago culposo agravado a Valerio Francisco Diehl, ex gerente de operaciones de LAPA, y Gabriel María Borsani, ex jefe de la línea 737. Los familiares de las víctimas y los damnificados recurrieron a la Corte Suprema para apelar el fallo. Finalmente en febrero de 2014, los directivos absueltos fueron sobreseídos por la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal.

Ese mismo año, Deutsch se mató a bordo de una aeronave que pertenecía a la compañía de taxis aéreos Tango Jet, una empresa que fundó tiempo después de declarar la quiebra de LAPA, en 2003. La tragedia de esa noche de agosto de 1999 sentenció el final de una aerolínea que a mediados de la década del noventa había vivido su apogeo: concentraba el 30% del mercado local, competía con Aerolíneas Argentinas y expandía su presencia en toda la región. Su plataforma de éxito fue el ahorro obsesivo de los costos, tarifas bajas, menos gasto en combustibles y más pasajes vendidos en desmedro de la calidad del servicio.

En el accidente del 31 de agosto de 1999 murieron 56 personas luego de que un Boeing 737 derrapara fuera de la pista de Aeroparque
En el accidente del 31 de agosto de 1999 murieron 56 personas luego de que un Boeing 737 derrapara fuera de la pista de Aeroparque

Se calificaba a sí mismo como el "Saint Exupéry argentino". Había recibido la compañía aérea en 1984 con apenas dos aviones Saab que hacían la ruta a Colonia como parte de pago en la venta de unos campos familiares. Se había formado como piloto en los Estados Unidos durante casi una década. Había llegado en 1975 huyendo del país luego de un intento de secuestro de un ejecutivo de Tía S.A., la cadena de supermercados que fundó su padre, Federico Deutsch, junto a la familia Steuer.

Los Deutsch nacieron en Praga, por entonces capital de Checoslovaquia. En 1946, luego de la Segunda Guerra Mundial, recalaron en Argentina. Andy tenía por entonces diez años. En su país de origen, la familia era dueño de la cadena de supermercados Te-ta, que significaba "tía" en checoslovaco.

"Había una costumbre muy instalada en mi país en el que cada vez que te faltaba algo en tu casa las personas te aconsejaban 'andá a pedírselo a tu tía'", explicaba el empresario en cada entrevista según recoge el medio Apertura.

Seguí leyendo: