Angela Torres, las críticas que recibió por sus trenzas afro, y la indignación de una usuaria ante los ataques
Angela Torres, las críticas que recibió por sus trenzas afro, y la indignación de una usuaria ante los ataques

¿Cómo puede la bandera de la diversidad llevar a semejante grado de intolerancia?

La joven cantante Ángela Torres desató una tormenta en redes luego de subir a Instagram una fotografía suya exhibiendo peinado nuevo: las llamadas trenzas afro.

Inmediatamente fue acusada de "apropiación cultural" (sic), un nuevo "delito", resultado de la exacerbación de una moda identitaria que fragmenta la sociedad en infinitas comunidades cerradas, casi guetos.

"No me voy a quedar de brazos cruzados mientras te apropiás de mi cultura. Nuestra cultura no es moda. Sacate las trenzas", fue uno de los agresivos mensajes que le enviaron.

"Angela, no seas racista, tené un poco de sororidad con nuestras hermanas negras y cuestionate tu privilegio blanco", fue otro comentario de resonancias estratosféricas, referido a un mundo de explotación racial imaginario.

Ángela Torres fue tratada de “blanca aburrida y apropiadora”…

Ángela Torres fue tratada de "blanca" (como insulto). Por si no bastara, también de "blanca aburrida y apropiadora", "millonaria", "cheta", "racista" y "opresora".

No le alcanzó a la pobre chica el pañuelo verde que suele exhibir en su muñeca y que alguna vez hasta se atrevió a poner en el micrófono ante el cual cantó el himno nacional para evitar el ataque de otras feministas. "El feminismo que no es antirracismo es de cartón", le espetaron.

Las denunciantes de Torres no se toman a broma esto de la apropiación cultural. Desde la cuenta "Rayo Confuso" (nunca mejor dicho) se intentó una fundamentación "seria": "¿Por qué está mal lo que hizo Ángela Torres? ¿Por qué es apropiación cultural? En resumen: una persona blanca y millonaria (opresor) utiliza elementos de una cultura oprimida para lucrar con su imagen en redes. FIN." 

Y luego, frente a las reacciones que suscitó el comentario, una réplica: "Una comunidad oprimida les dice que algo está mal Y USTEDES se hacen los ofendidos y nos insultan por señalarlo. (…) Obvio que son todos blancos los que dicen que no es para tanto"…

Mensajes anacrónicos y delirantes que parecen referidos a la Sudáfrica del apartheid… Nada como luchar y embanderarse contra causas inexistentes: permite colgarse supuestos laureles sin pagar costo alguno. Es otra moda de estos tiempos, inofensiva sólo en apariencia.

Pretendida fundamentación del ataque contra Angela Torres. Con cita a una activista estadounidense incluida
Pretendida fundamentación del ataque contra Angela Torres. Con cita a una activista estadounidense incluida

Porque lo triste de todo esto es que convencieron a la propia Angela Torres de que era culpable de ofensa hacia alguna comunidad imaginaria y la forzaron a pedir disculpas, "debido a todo lo que se generó", y con la fórmula usual: "si ofendí a alguien"… "Si bien detrás de mis trenzas había solo un gusto personal si eso generó que hablemos de un tema importante como la apropiación cultural bienvenido sea el debate", fue la reflexión posteada por la cantante. 

Las innecesarias disculpas de Ángela Torres
Las innecesarias disculpas de Ángela Torres

Si bien todo esto se presta más a risa que otra cosa, ya no lo es tanto el hecho de que hayan forzado a la pobre cantante a sacarse las trenzas. Es el reflejo del clima que vivimos o del clima que se pretende instalar. 

Es un fenómeno todavía incipiente entre nosotros pero cuyos peligros no habría que minimizar: se trata de una diversidad mal entendida que lleva a la "guetoización" de la sociedad.

Si algo caracterizó a la Argentina es su identidad mestiza, fruto de una exitosa integración de múltiples capas de población que se han ido superponiendo a lo largo de nuestra historia. Una integración exitosa que hoy se intenta "desconstruir", exacerbando o directamente inventando reivindicaciones identitarias que llevan a fragmentaciones cuya consecuencia es una mayor injusticia. Por ejemplo, la división entre pobres criollos y pobres aborígenes, que suele verificarse en nuestras provincias norteñas, como si la pobreza fuera distinta según el color de la piel. 

El argumento de que no se puede usar un elemento de otra cultura refuerza la idea de gueto. Nada más reaccionario y menos tolerante
El argumento de que no se puede usar un elemento de otra cultura refuerza la idea de gueto. Nada más reaccionario y menos tolerante

Señalemos de paso que, en nombre de los derechos de minorías -reales o imaginarias-, se da rienda libre al autoritarismo. Se justifica la censura y el pensamiento único. 

Esta tendencia no es sólo local. Es parte de una globalización que lleva al refuerzo de la micro-identidades como reacción defensiva y retrógrada.

El filósofo francés Alain Badiou, por ejemplo, es uno de los intelectuales que ha manifestado reiteradamente su inquietud ante "el proceso de fragmentación en identidades cerradas, y la ideología culturalista y relativista que acompaña esa fragmentación". Badiou denuncia una lógica identitaria o minoritaria que lleva a planteos tales como "que sólo un homosexual puede entender lo que es ser homosexual, un árabe lo que es un árabe", etcétera, etcétera.

En esa misma línea, se plantea que la producción de una cultura no puede ser usada por otra: nada más contrario a la integración, el intercambio y enriquecimiento entre culturas.

Sólo una negra puede llevar trenzas afro. Sólo las mujeres pueden marchar por reclamos de mujeres; hombres abstenerse.

En concreto, hay una tendencia a llevar el respeto a la diversidad al extremo de dividir la sociedad en infinitas categorías compartimentadas entre sí, algo que pone en peligro la convivencia y, por último, la tolerancia que se predica.

Porque el mayor absurdo es ése: la creciente intolerancia y agresividad en nombre de la defensa de los derechos de supuestas minorías explotadas o marginadas.

Los comentarios revelan además ignorancia histórica y cultural: los argumentos que exponen son los mismos que usaron los creadores del sistema del apartheid en Sudáfrica: no decían que los africanos eran inferiores a los blancos y por eso debían ser apartados. No, el fundamento -de un cinismo sin igual- era la necesidad de respetar la cultura africana, preservarla, con sus costumbres y tradiciones, incontaminada. Por eso la separación. Por eso el gueto.

Estas son las cosas que deberían preocupar y ocupar a nuestra dirigencia; y no sólo la política. Debería ser un tema de reflexión de nuestros intelectuales. 

Diversidad, ¡cuántas pavadas se hacen y dicen en tu nombre!

Seguí leyendo: