En el marco del Plan de Seguridad Vial de la Ciudad de Buenos Aires, el barrio porteño de Villa Real tendrá la primera "zona 30". La misma propone soluciones viales a través de obras que ya fueron concretadas en 47 manzanas y en donde la solución vial buscará disminuir la cantidad de siniestros entre vehículos y peatones.

La velocidad máxima de los vehículos será 30 km/h en las zonas con los niveles más altos de siniestralidad. Tienen el objetivo de reordenar el tránsito y priorizar la movilidad peatonal y el uso de la bicicleta, mejorando así la seguridad vial, la convivencia y las condiciones ambientales de la zona.

La reducción ocurrirá en 188 cuadras que actualmente tienen una máxima de 40 km/h, y de 20 km/h en los ingresos de 3 escuelas. Se incluyeron 10 alertas de acceso a través de cruces elevados, demarcación horizontal y vertical; también se construyeron 16 intervenciones físicas reductoras.

Diferentes investigaciones muestran que un recorte del 5% en la velocidad promedio puede resultar en una reducción del 30% en el número de las víctimas fatales por siniestros viales. La importancia de respetar las velocidades máximas radica en que en un impacto a 30km/h sobreviven 9 de cada 10 peatones, en uno a 45 km/h sobreviven 5 y en uno a 60 km/h sobrevive solo uno.

La "zona tranquila" consistió en la incorporación de recursos como señalética y sendas peatonales elevadas en accesos al área, ciclovías protegidas, chicanas y nuevos espacios verdes. En el perímetro comprendido por las calles Ramón Lista, Nogoyá, Juan E. Martínez e Irigoyen viven cerca de 14 mil vecinos. 

Según el Observatorio de Seguridad Vial de la Ciudad de Buenos Aires, en el 61% de los casos con víctimas fatales analizados en 2017 se detectó la presencia de exceso de velocidad. A mayor velocidad, menor es el campo de visión, y se requiere una mayor distancia de frenado. La probabilidad de muerte del peatón aumenta exponencialmente.

Disminuir la velocidad de los vehículos, generar cruces más seguros y priorizar la movilidad peatonal son los objetivos principales. Los ingresos a la "zona 30" estarán identificados a partir de una senda peatonal en color rojo y blanco, cartelería vertical de aviso de acceso al área y señalización horizontal de "máxima 30".

Seguí leyendo: