La primera medida contra Julián Eyzaguirre, acosador sexual de sus compañeras de militancia en la universidad y autor de reiteradas violencias contra sus parejas, la tomó La Cámpora porque no tuvo más remedio: el tipo se metió con la nieta de un sindicalista venerado por el kirchnerismo y el progresismo en general. La chica era su pareja.

Fue demasiado: y el gremio ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) se plantó frente a los jóvenes camporistas en defensa de la joven agredida y los forzó a tomar medidas. Entonces, lo retiraron de la Mesa Nacional donde Eyzaguirre fungía como líder universitario, pero en "compensación", Mariano Recalde lo nombró asesor en la Legislatura. En síntesis, lo protegieron escondiéndolo.

Así lo reveló un informe de Luciana Geuna en TN, emitido en abril de 2018, hace unos siete meses. Unos extractos en el video que sigue.

No se da aquí el nombre de la pareja de Eyzaguirre, víctima de su violencia, porque ella quiso permanecer en el anonimato.

Pero cuando el imprudente se puso a opinar en Twitter en el debate sobre la legalización del aborto, las militantes de La Cámpora que fueron acosadas por él, no se quedaron calladas.

Denunciaron, esencialmente, que Eyzaguirre usaba su poder para pedir favores sexuales. Una lo cataloga de "p… catadora", aludiendo al hecho de que, para tener participación política -integrar una lista por ejemplo-, las mujeres tenían que acostarse con él.  

Además de acosador era violento con sus parejas. La novia que con su denuncia logró que lo separaran de la conducción de La Cámpora, volvió a la carga cuando lo vio plantarse como defensor de las mujeres en el debate del aborto: en Twitter, con apodo, lo cruzó: "Me amenazaba diciéndome que si quedaba embarazada me hacía abortar a patadas en la panza".

El tuit de una ex novia de Eyzaguirre. Su parentesco con una figura respetada del sindicalismo hizo que su denuncia, a diferencia de todas las demás, tuviese alguna consecuencia interna en La Cámpora
El tuit de una ex novia de Eyzaguirre. Su parentesco con una figura respetada del sindicalismo hizo que su denuncia, a diferencia de todas las demás, tuviese alguna consecuencia interna en La Cámpora

El informe de Geuna reflotó la historia de violencia denunciada por esta joven. Y sumó los testimonios de otras dos militantes de La Cámpora sobre las agresiones de que eran objeto, pero en particular sobre la indiferencia con que fueron recibidas sus denuncias internamente y la protección de que gozaban los abusadores con poder dentro de la agrupación.

Lo irónico es que La Cámpora tiene Responsables de Género por distrito. Y hasta una Responsable Nacional de Género, que es la diputada Mayra Mendoza, que por si no bastara está en la Mesa de Mujeres. Hasta tienen un Protocolo para violencia de Género… Sorprendente que esto sea necesario en una agrupación que se define juvenil y revolucionaria.

A quien ingresa hoy a la página web de La Cámpora, lo recibe un comunicado feminista: Sororidad como forma de construcción política, es el título. Dime de qué hablas…

La home de La Cámpora, hoy
La home de La Cámpora, hoy

Allí anuncian "una decisión irreversible", que es la siguiente: "A las compañeras se les cree y se las acompaña, con el fin de hacer político lo personal, para visibilizar las situaciones de injusticia y construir una organización mejor que dé respuestas a las nuevas demandas".

Eyzaguirre fue denunciado por reiteradas violencias contra sus compañeras de las que, para colmo, era el jefe. Debió ser el mejor, debió ser ejemplar, un modelo a seguir. Pero La Cámpora no les creyó a sus denunciantes, o peor, no lo consideró causal de denuncia ni de expulsión. Lo corrió de la Mesa Nacional, lo sacó de la conducción de la agrupación universitaria, pero sólo para refugiarlo en un empleo en la Legislatura en el despacho de Mariano Recalde. Y sólo lo hizo frente a la presión de ATE.

Julián Eyzaguirre, tras las denuncias de violencia de género, y por presión de ATE, fue desplazado de la conducción universitaria de La Cámpora, pero compensado con un puesto en la Legislatura
Julián Eyzaguirre, tras las denuncias de violencia de género, y por presión de ATE, fue desplazado de la conducción universitaria de La Cámpora, pero compensado con un puesto en la Legislatura

Hasta que los tuits de sus víctimas alertaron a la prensa y el informe de Geuna expuso el encubrimiento. Uno pensaría que entonces, por fin, tomaron las medidas que correspondía tomar. 

Pero no. La Cámpora le dio a Eyzaguirre un destino dorado: hoy está en el exterior, estudiando gracias a una beca gestionada por sus encubridores.

El caso Eyzaguirre demuestra que el encubrimiento era una línea de (in)conducta en la agrupación kirchnerista. Como lo denunció Marisol De Ambrosio en una columna este domingo en Infobae, a las compañeras se les pedía callar para "no hacerle el juego al enemigo" y si no mantenían la boca cerrada se las tildaba de "funcionales a la derecha".

Groseros, machistas, prepotentes y autoritarios: así expone Marisol De Ambrosio a sus ex "referentes" de La Cámpora.

Una organización, decía Perón, no vale por su número sino por la calidad de sus dirigentes.

Seguí leyendo: