Un hombre de 33 años intentó abusar sexualmente de su hija de 12 años en un albergue transitorio de Quilmes y fue detenido cuando la menor le contó a su mamá lo que había ocurrido.

Su padre le dijo que iban a comprar un par de zapatillas y salió junto a ella de su casa en Florencio Varela. En el camino pasaron por la puerta de un hotel y él le pidió que entraran porque tenía que ir al baño.

De alguna manera que aún se investiga, consiguió que le dieran una habitación y, una vez adentro, comenzó a manosearla. Como la nena empezó a llorar y a gritar desconsoladamente, su padre volvió a la consejería del hotel para que le devuelvan el dinero y se fueron. En el lugar se olvidó una cadenita que luego fue hallada por los investigadores.

De regreso a su casa, donde estaba la familia reunida en un festejo, la madre notó que su hija tenía un comportamiento extraño, se la llevó aparte y le preguntó qué pasaba. En ese momento la nena rompió en llanto y le relató todo lo que había pasado a la tarde junto a su papá.

La madre llamó al 911 para denunciarlo y el hombre recibió una feroz golpiza por parte de otros familiares que estaban presentes, hasta que llegó un patrullero de la comisaría 4ta de Florencio Varela y se lo llevó detenido.
Previo a su detención, debió ser atendido a raíz de las heridas que tenía en su cara y en el resto del cuerpo.

El acusado se negó a declarar y quedó detenido por "abuso sexual simple" agravado por el vínculo. "Estamos investigando un hecho ocurrido el día anterior, en el que el hombre se habría metido en la cama de su hija y le habría realizado tocamientos indebidos", señaló a El Quilmeño una fuente judicial.

Respecto del hotel alojamiento, en tanto, la Justicia espera que entreguen una copia de las cámaras de seguridad para corroborar cómo fue el ingreso del hombre junto a la menor. Mientras tanto, se evalúa la eventual clausura del lugar.

SEGUÍ LEYENDO: