La policía bonaerense detonó una granada que había sido hallada en el hospital Paroissien de San Justo, en La Matanza, y decidió reforzar la seguridad en todos los centros de salud de la provincia.

La granada estaba en un pasillo del sector administrativo del hospital. La halló un policía que estaba haciendo un recorrido de rutina por esa zona.

Según un informe de la brigada de explosivos, la granada "se encontraba con una 'trampa de tracción' utilizando tanza que podría haber sido accionada por cualquier persona". No obstante, los técnicos aclararon que "al tener colocado el seguro de transporte este impide que aun quitando la anilla de seguridad se inicie el sistema de acción y posterior detonación".

El ministro de Salud bonaerense, Andrés Scarci, se mostró consternado. "Es un hecho grave que merece nuestro repudio", declaró. "La justicia está investigando. No sería serio ni prudente que adelante alguna hipótesis antes de que avance la investigación", añadió.

Por el caso se inició un expediente a cargo del juez Jorge Ernesto Rodríguez, titular del Juzgado Federal 2 de Morón. La causa fue caratulada como "hallazgo de material explosivo".