La periodista Amalia Granata explicó que está en contra de la legalización del aborto porque considera que es una "solución facilista" y desde su postura personal ni siquiera en casos de violación debería estar permitido porque se trata "de una vida igual". Reconoció que el debate del tema "está violento" en las redes sociales tanto de una lado como de otro y aseguró que en caso de que se consigan los votos en la Cámara de Diputados para avanzar en la legalización, ella va a seguir "luchando" para que se revierta.

-¿Por qué está en contra de la despenalización del aborto?

– Primero porque estoy a favor de la vida y segundo porque me parece que no es la solución que el estado nos tiene que dar a las mujeres para que esto se termine. Me parece que es una solución facilista, una solución que habla del fracaso como estado y nos van a premiar con más fracasos dándonos la oportunidad de que vayamos a abortar en forma gratuita y legal.

-Quienes defienden y están a favor de la este proyecto de ley dicen que estar a favor de la vida es legalizando el aborto y sacándolo la clandestinidad porque muchas mujeres pierden la vida.

-Cuando hablan de que esto sucede, hay muchas cosas que suceden, no podemos legalizar lo que está mal porque sucede. Porque tenemos que legalizar la droga, el narcotráfico, los abusos, porque suceden y en masividad suceden. No lo podemos legalizar porque está sucediendo. Sí tenemos que aplicar políticas que funcionen para que eso deje de suceder. La solución no es legalizar todo lo que sucede.

-¿Cómo estuvo viendo y cómo ve el tema del debate sobre el tema?

-Lo que tiene que ver con las redes, bastante violento de ambas partes y me da pena porque somos mujeres insultando, descalificando a otras mujeres, eso es lo que más pena me da. Y en los medios lo vi un poco monopolizado a favor de la despenalización, vi pocas voces.

-¿Y por qué cree?

-Porque tengo una postura clara y te puedo fundamentar todo lo que te digo. Y en las pocas entrevistas que he tenido, cuando fundamento el que está entrevistando está fervientemente a favor y se le confunde el estar a favor con su rol de entrevistador, queda en off side y no gusta. Siento eso, que han sido muy pocos los programas que me han dado el espacio para manifestarme, cuando en otras ocasiones no es así.

-¿Su postura siempre fue la misma o pensaba de una manera y cambió?

-Siempre pensé así, quizá en algún momento cuando se planteó esto pensé también de la otra postura, lo analicé pero siempre pensé así. Y lo vengo manifestando hace mucho. Te repito, no me dan espacio para hacerlo.

-¿Es por una cuestión religiosa, ética, moral, desde qué lugar se para?

-Ni religiosa, ni moral, lo planteo desde un lugar humanitario, no podés desechar una vida. Yo lo que digo es que amo la libertad que tenemos las mujeres con nuestro cuerpo y bienvenida sea esta libertad y que la podamos usar pero para hacer las cosas bien, elijamos cuidarnos, no elijamos quedar embarazadas porque cuando vos elegís no cuidarte, entre comillas, o inconscientemente estás eligiendo quedar embarazada porque sabés que ese es el riego para después ir a abortar. Amamos nuestro cuerpo y esta libertad que haga que elijamos cuidarnos para poder desarrollar el proyecto de vida que tenemos como nosotras queremos.

-Dijo que en redes vio bastante violento el debate. ¿Cómo vio el intercambio y las exposiciones que se hicieron en el Congreso?

-Me pareció súper positivo que puedan expresar las mujeres que han pasado por esta tragedia y también las sobrevivientes de esta tragedia porque hay muchas personas que también expusieron que son sobrevivientes, que sus mamás por algún motivo tenían en la idea fija ir a abortar y hoy estas personas pueden estar dando testimonios porque no es así y lo que tiene que ver con lo científico ya es más técnico y ahí sólo puedo escuchar más que opinar.

-¿Conoce o tuvo alrededor amigas, familiares que abortaron?

-Sí.

-¿Y cómo fue esa experiencia estando usted en contra? ¿Cómo fue su acompañamiento en esos casos?

-Me enteré de una amiga, que tiene sus hijos pero tuvo relaciones con su marido, no se cuidó y no lo quería y fue y abortó. No estamos hablando de desinformación, ni de una situación de vulnerabilidad. La verdad que lo que mi amiga me dijo hasta el día de hoy tengo que hablarlo todavía en terapia porque no lo puedo superar.

-¿Y usted qué le dijo cuándo se enteró?

-A mí me hace mal. Lo primero que me sale es abrazar a una persona. Las personas que quieren ir a abortar yo no las condeno, al contrario, las quiero abrazar y les quiero decir que sean conscientes de que ahí adentro tienen a su hijo o a su hija. A mí me da mucha pena que evalúen esa situación como una posible solución a su vida, al contrario es una condena que la van a llevar de por vida.

-¿Qué cree que va a pasar en el Congreso? ¿Se va a convertir en ley o no?

-Yo espero que no claramente, pero también espero que se debata con altura y que no haya incidentes. Creo que lo que pase va a ser fundamental para demostrar si estamos preparados para un debate así y para legalizar el aborto si es que se decide eso. Depende de la actitud que tengamos nosotros, los que vamos a estar afuera manifestándonos y nuestros representantes que están ahí adentro debatiendo.

-¿Y cuál cree que puede ser la reacción tanto en un caso como en el otro si se aprueba?

-Pase lo que pase me parece que si se legaliza yo voy a seguir luchando para que esto se revierta, y si pasa del otro lado espero que no se convierta en algo violento y las que están a favor sigan luchando para que esto se vuelva a tratar o a debatir. Me parece que esa es la única forma democrática que nos va a llevar a una sociedad mejor porque si termina todo en violencia es una tristeza.

-Ya me decía que veía mucha violencia en la redes.

-Ya sabemos lo que pasa afuera del Congreso. Esto es una grieta. Es una grieta de la grieta, es algo insólito lo que pasa cuando la gente se manifiesta a favor o en contra que empiezan a haber incidentes, que a veces no tiene nada que ver con lo que se está debatiendo pero bueno, genera ese tipo de pasiones que terminan mal.

-¿Le sorprendió alguna gente que está a favor de la despenalización que pensaba que no? Incluso si le pasó al revés…

-No, no me sorprendió que haya gente, lo que sí me sorprende cuando escucho los argumentos que dan a la hora de decir por qué están a favor. Me parecen como un disco, como que esos argumentos son como un disquito, como un casete que se pusieron y que ya los escuché en otros a los mismos argumentos. No escuché a nadie que esté a favor con un argumento sólido y verdadero como para decir guau, voy a pensarlo. No, me parece de una pobreza importante sus fundamentos.

-Uno de los argumentos que se escucha bastante es que la despenalización del aborto es una cuestión de justicia social porque quienes tienen dinero pueden abortar y no corre riesgo su vida.

-La vida de la mujer corre riesgo siempre, tengas dinero o no tengas dinero. Cuando te vas a hacer un aborto corre riesgo siempre tu vida. Seas rica o seas pobre o de recontra bajos recursos. Lo hablaba el otro día con una persona que trabaja en mi casa que me dijo: "¿Señora le puedo decir algo? Con todo respeto, yo estoy a favor de lo que usted está diciendo, porque me escuchó hablando por radio, yo no estoy a favor de que se legalice el aborto, soy madre desde los 15 años, tengo cinco hijos". ¿Pero vos elegiste ser madre a los 15 años? Por supuesto, sabía cómo tener un hijo y cómo no, como cuidarme, sí el quinto hijo vino de sorpresa pero nunca se me pasó por la cabeza abortar", me dijo. Y esos son los testimonios que tenés que escuchar.

(Fotos Santiago Saferstein)
(Fotos Santiago Saferstein)

-¿Y cree que en algunos casos está bien? Porque de hecho en el Código Penal está permitido en algunos casos el aborto. ¿En esos casos está de acuerdo como en caso de violación, en caso de que esté corriendo riesgo de vida la madre?

-Creo que es una vida igual y que esa vida esté condenada a morir porque fue producto de una violación y no tiene la culpa. ¿Qué culpa tiene ese bebé de esa violación? Me parece tremendo también que esa mujer lleve ese embarazo que va a ser con mucho dolor esos nueve meses, pero ahí tiene que estar el estado, un acompañamiento de esa víctima para que a los nueve meses lo pueda dar en adopción.

-También está contemplado el caso de que corra riesgo de vida la madre.

-Es que si yo quedo embarazada y mi vida corre riesgo es lo que yo siento, yo voy a hacer que nazca mi bebé y que conmigo Dios haga lo que tenga que hacer. Pero yo no puedo decidir matar a mi hijo para salvarme yo. De hecho hoy si le pasa algo a mi hijo yo le entrego todos mis órganos para que él viva, si mi hijo se enferma no lo voy a matar para que no sufra, voy a dar mi vida para que mi hijo no sufra.

-Se termina mezclando lo religioso, porque dijo "Que Dios haga conmigo lo que tenga que hacer." Es practicante de alguna religión.

-No, soy católica, pero no soy ni fundamentalista, ni practicante, soy católica, somos un país católico. Yo estoy hablando de una prevención, la prevención es que uses preservativo, que tomes pastillas, eso a la Iglesia ni se le pasa por la cabeza. Cuando iba al secundario yo iba a un colegio donde había un cura y en tercer año hice una charla sobre el Sida, puse láminas con preservativos y llamaron a mi papá a hablar. Y yo me la banqué porque sostengo que la prevención es parte de lo que tenemos que implementar como sociedad para enfermedades como el Sida o prevenir un embarazo. Y eso es la iglesia católica y algunas cosas estoy de acuerdo y en otras no.

-Más allá del resultado ¿qué es lo bueno que deja todo este debate?

-Lo bueno es que nos empiecen a escuchar como mujeres, a las que estamos a favor y en contra, y que el estado empiece a tomar realmente positivas a cerca de la problemática que la mujer está sufriendo hoy, que nunca lo hizo. Yo tengo 37 años y nunca escuché que el estado nos preste atención. Me parece que está buenísimo, de un lado y del otro. Que nos empiecen a dar bola, porque somos muy importantes.