La norma impactaría en especial a los que practican running, ya que la mayoría elige esta disciplina para practicar en la costa
La norma impactaría en especial a los que practican running, ya que la mayoría elige esta disciplina para practicar en la costa

En septiembre del año pasado, en Córdoba se presentó una iniciativa que apunta a que los personal trainers o entrenadores de cualquier actividad física que den clases en plazas, parques o lugares al aire libre, deban ser profesionales, estar acreditados y paguen las mismas tasas municipales que abonan los gimnasios.

Aquella propuesta que se encamina a ser aprobada en el recinto en las próximas semanas, impulsó a que se estudien medidas similares en otras locaciones que concentran una gran cantidad de habitantes, como por ejemplo en Mar del Plata, en donde fue recientemente planteada por el concejal de la Agrupación Atlántica PRO, Guillermo Volponi.

La normativa en la ciudad costera busca crear un registro de personal trainers a partir del cual el municipio podría comenzar a exigir el pago de tasas por el uso del espacio público, a la vez que los entrenadores deberán tramitar un permiso emitido por el del Ente Municipal de Deportes (Emder) para poder coordinar actividades físicas al aire libre.

Para adquirir esta licencia, se requerirá un título habilitante, realizar un curso de primeros auxilios, contar con asistencia médica para los alumnos que estén realizando actividad en ese momento y pagar la tasa municipal. En caso de no cumplir con estos requisitos, los responsables afrontarán una multa de entre $7.000 y $21.000, así como la suspensión o exclusión del registro.

En Córdoba, una propuesta similar que se encamina a ser aprobada en el recinto en las próximas semanas
En Córdoba, una propuesta similar que se encamina a ser aprobada en el recinto en las próximas semanas

Al igual que en Córdoba, las razones que esgrimió el funcionario oficialista para lanzar la medida fueron garantizar la aptitud profesional, preservar el cuidado de los espacios públicos (la medida impactaría sobre todo en los numerosos grupos de running que utilizan la costa) e igualar los costos y obligaciones de seguridad entre los centros deportivos y los personal trainers.

"En los gimnasios privados el Estado tiene el control a través de la habilitación municipal y la tasa de seguridad e higiene", mientras que los preparadores físicos que trabajan al aire libre "se encuentran exentos de dichas cargas", expresó Volpini.

La iniciativa despertó voces a favor y contra, entre usuarios, profesionales del deporte y dirigentes políticos. Una fue la de Claudia Rodríguez, concejal de Acción Marplatense, quien expresó que desde su espacio creen que no se trata de una política pública seria ni un buen antecedente.

"Se está dejando de lado el aspecto turístico y la importancia que tiene para Mar del Plata. Lucrar con los espacios recreativos y atractivos turísticos va en contra de los intereses de la ciudad. Nuestra costa estaba en trámite de ser declarada patrimonio natural y cultural, ya que es el único lugar de la Argentina donde la barranca verde se junta con el mar", manifestó.

Y añadió: "Creemos que todas las actividades saludables deben ser fomentadas. Avanzar con esto solamente sigue afectando no sólo las prácticas deportivas sino también la salud de las personas. Nuestra ciudad es para ser disfrutada por todos, no sólo por los que pueden pagar".

También piden crear un registro de personal trainers
También piden crear un registro de personal trainers

La norma impactaría en especial a los que practican running, ya que la mayoría elige esta disciplina para practicar en la costa. Leonardo Malgor, representante de los corredores de "La Feliz", manifestó su postura: "Yo estoy a favor de que se haga un registro, se nos cobre una tasa y además se sepa a quiénes somos y con qué título contamos, porque nosotros ejercemos una actividad comercial", comentó.

Y continuó: "Pero es increíble que un movimiento que tiende a la salud de la población y que elige la actividad física al aire libre no tenga un baño en la costa de Mar del Plata. Me parece mal que antes de lanzar el proyecto no se hayan ocupado de brindar servicios", remarcó el entrenador local.

Volponi subrayó que dándole un marco regulatorio a la actividad se busca proteger al deportista o runner como así también al entrenador o instructor. No obstante, Malgor disintió con ello, apuntando que "la seguridad no depende tanto de que quien sea guía tenga o no título habilitante" sino de que existan condiciones para que la gente puede realizar prácticas deportivas con tranquilidad.

"Hace poco falleció una persona que fue atropellada por un vehículo y lamentablemente eso no sucedió porque esa persona estuviera haciendo algo irresponsable", indicó Malgor concluyendo que no conoce "ningún lugar del mundo donde se le pague al Estado por salir a correr".

El debate también se trasladó a las redes sociales donde algunos vecinos se muestran conformes, por sentirse "invadidos" en las plazas por quienes entrenan (la utilización de conos, pelotas, colchonetas, aros y diferentes instrumentos para realizar ejercicios limita el espacio público). Otros, por el contrario, se sumaron a las críticas desfavorables, con todo tipo de reclamos. Mientras tanto el proyecto será debatido en la comisión de Deportes en los próximos días.

SEGUÍ LEYENDO: