El alerta empezó a sonar cuando el año pasado se conoció un informe de calidad de agua de los lagos de Palermo que figuraban como los más contaminados de la Ciudad. A eso se sumó la desaparición o esporádica vista de cisnes de cuello negro, gallaretas o patos. ¿La causa? La superpoblación de gansos.

Los gansos son una especie exótica (introducida) y la reproducción de los individuos obligó a tomar la decisión de mudar buena parte de ellos hacia otros espacios verdes y tener controlados a los que quedan en el Parque 3 de Febrero.

"En los últimos años, especialmente desde el 2015 el número de individuos ha crecido enormemente, hoy ya no existe ningún tipo de control humano y si bien en el parque habitan aves rapaces como caranchos (Caracara plancus) y gavilanes (Parabuteo unicinctus) capaces de predar pichones, estos no son suficientes para controlar la gran población. En 2017 se realizaron conteos de gansos en los tres lagos del parque donde habitan, los mismos dieron como resultado un número cercano a 1000 individuos: 400 en Regatas, 350 en el lago del Rosedal y 200 en el lago del Planetario. Cifras que realmente preocupan", indica un informe de la ONG Coa Carancho.

A esto se suma la contaminación de las aguas: "El lago de Plaza Holanda (o del Rosedal) presentó valores de Índice de Calidad del Agua (ICA) que indican que sus aguas están altamente contaminadas. En enero de 2014 los vecinos de la zona observaron una anormalmente elevada mortandad de peces.

Funcionarios de la Ciudad tomaron muestras del agua y finalmente atribuyeron el fenómeno a las altas temperaturas imperantes. En las muestras se observaron valores de pH inusualmente elevados, gran cantidad de sólidos totales y bajas cantidades de oxígeno disuelto", sostiene el informe realizado por el Consejo Económico y Social de Buenos Aires (Cesba) realizado el año pasado.

Quedarán 120 de los 1200 gansos que habían en los lagos de Palermo (Gentileza APRA)
Quedarán 120 de los 1200 gansos que habían en los lagos de Palermo (Gentileza APRA)

"Este trabajo sumado a los datos de afectación de otras especies hicieron que tomáramos la decisión de mudar una parte de la población de los gansos", indicaron en la Agencia de Protección Ambiental porteña (Apra). La polución de las aguas de los espejos de agua en esa área verde ocurren por las sudestadas o el escurrimiento de pluviales, pero eso sucede esporádicamente.

"Según testimonio de vecinos, en los años 90 eran comunes los cisnes de cuello negro (Cygnus melancoryphus) en el Lago Regatas y los cisnes coscoroba (Coscoroba coscoroba) en el Rosedal. Pero sin irnos más lejos, hay fotos del 2010 de varios cisnes en el lago. Incluso a comienzos del 2013 aún se podían observar individuos de esa especie. Pero esos fueron los últimos, desde entonces han desaparecido por completo y solo se han observado individuos en vuelo sin bajar a los cuerpos de agua", agrega la entidad que asegura que algo similar ocurrió con las gallaretas ligas rojas (Fulica armillata), la gallareta chica (Fulica leucoptera) y los patos picazos (Netta peposaca).

Los gansos pesan entre seis y diez kilos y consumen aproximadamente un kilo de pasto por día. Son territoriales y pueden ser muy agresivos. Esto, según explicaron en el Gobierno de la Ciudad, hace que muchas zonas de los parques estén sin pasto, ya que es difícil "ganarles" a los gansos y hacer que crezca. Además, en las oficinas de gobierno locales calculan que en el Parque 3 de Febrero hay otras 80 especies estén migrando a otros lugares porque no pueden convivir con los gansos.

Los gansos ya están siendo relocalizados: algunos en el predio de la Fundación Naturaleza Viva, en Florencio Varela, otros a granjas educativas y otros, a los parques de la Ceamse.

(Gentileza APRA)
(Gentileza APRA)

El proceso de traslado se realiza con profesionales y veterinarios para proteger la salud de los animales. En los lagos de Palermo quedarán unos 120 gansos y se realizará un control de natalidad para evitar que vuelva a haber superpoblación.

El Parque 3 de Febrero, con más de 80 hectáreas, es uno de los espacios verdes más importantes de Buenos Aires, después de la Reserva Ecológica Costanera Sur. Unas 200.000 personas, entre vecinos de la ciudad y turistas, lo visitan cada semana para hacer picnics o para practicar deportes. Fue creado en 1874, por orden del Presidente Sarmiento y es más conocido en la actualidad como Bosques de Palermo. Se inauguró en 1875 y su diseñador fue Charles Thays. Incluye lagos artificiales que pueden recorrerse en bote o en bicicletas de agua. En el ecosistema del parque se han avistado 197 especies de aves, entre autóctonas, introducidas, liberadas y/o escapadas del tráfico de fauna. De estas especies, 34 hacen uso intensivo de los lagos.

"Se han contabilizado 11 especies acuáticas: 8 de peces, 2 de bivalvos, un camarón y una especie de anguila. Se superan las 5500 especies vegetales. Viven en los lagos dos especies de tortugas acuáticas y una especie de nutrias. La calidad del agua de estos lagos tendrá gran incidencia tanto en la conservación de las especies que conforman el ecosistema, como en la salud y calidad de vida de las personas que eligen el parque como lugar de recreación", agrega el informe del Cesba.