Una cena de graduación con 350 asistentes en Rosario terminó con cerca de 200 invitados intoxicados, aparentemente, por haber ingerido comida en mal estado.

La celebración se realizó este sábado por la noche para agasajar a los egresados de 5° año del colegio Nuestra Señora de la Asunción de esa ciudad santafesina, en el salón de fiestas Estación del Norte, ubicado en avenida Alberdi 465.

De acuerdo a lo manifestado por los familiares de los alumnos, que asistieron a la fiesta, desde la madrugada del domingo más de la mitad de los invitados están con "vómitos, diarrea y diferentes grados de malestares".

"Hay personas mayores que están muy mal, con vómitos, como mi tía de 77 años, que no sabemos si la van a tener que internar después de que la vio Urgencias; como otro hombre que está deshidratado, con riesgo de internación", relató la madre de una estudiante, que se encuentra afectada pero en su casa y sin trabajar.

La empresa que fue contratada para la organización es Dreamers Turismo y Eventos. Fernando Loto, uno de los responsables de la compañía, pidió esperar a que estén las pruebas de laboratorio sobre los alimentos y aseguró que el menú es el mismo que se sirve en otros eventos, donde no hubo problemas.

"Nosotros tenemos otros salones, con la misma comida y el mismo servicio, y no pasó nada", afirmó. Y agregó que la firma cumple "con los parámetros de seguridad", y tiene "inspecciones casi todas las semanas".

Además, sostuvo que el origen de la intoxicación no debería estar en la comida. "Para mí esto pasa por otro lado, o fue un problema del agua o pudo ser algo viral, como un mozo enfermo que contagió, o un cliente enfermo que contagió a un grupo, en ciertas mesas. Pudo ser algo de contacto físico", declaró.

Según lo informado por el diario local La Capital, la denuncia la hizo la mamá de una alumna en el Instituto del Alimento, que mandó a realizar estudios bromatológicos sobre lo consumido en el lugar para establecer el origen del mal.

"Algunos dicen que fue un pan, que tenía un gusto ácido, y que la mitad de la gente no comió, pero también pudo haber sido la crema o la salsa blanca que tenía el pollo con papas", advirtió Marcela.

Otra madre se presentó en Defensa del Consumidor, donde le aconsejaron hacer la denuncia penal, y tal vez la civil. Se aguardaban las pruebas sobre el alimento para hacer la presentación en la fiscalía correspondiente.

Valeria, la mamá de un graduado, reveló que "la comida estaba recalentada y parecía vieja, tanto que mucha gente no terminó de comerla, por eso se hizo la denuncia en Bromatología y tenemos el número de expediente".

Funcionarios del municipio de Rosario concurrieron a inspeccionar el salón y ordenaron el cierre de actividades hasta que se obtengan los resultados de la investigación.