¿Cómo pueden eludir el COVID-19 los pacientes con cáncer?

La pandemia complicó la atención de las personas que viven con cáncer, ya que son especialmente vulnerables ante un eventual contagio de coronavirus. El John Theurer Cancer Center elaboró una serie de recomendaciones para mantener el rumbo de los tratamientos

Los centros de atención médica y los expertos en salud pública han creado protocolos de seguridad para reducir la propagación del virus a las poblaciones vulnerables, incluidas las que padecen cáncer (Getty Images)
Los centros de atención médica y los expertos en salud pública han creado protocolos de seguridad para reducir la propagación del virus a las poblaciones vulnerables, incluidas las que padecen cáncer (Getty Images)

El año pasado, el COVID-19 hizo la vida mucho más complicada para la mayoría, pero pocas personas se han visto tan profundamente afectadas como las que lidian con el cáncer. Más allá del estrés y la ansiedad que trae un diagnóstico en cualquier momento, han tenido que administrar una serie de incertidumbres adicionales. Los pacientes a menudo están inmunodeprimidos, lo que significa que pueden estar en riesgo de sufrir complicaciones graves y deben tomar precauciones adicionales para prevenir infecciones. Ese desafío se vuelve mucho más difícil cuando los pacientes requieren atención continua, por lo que buscar tratamiento agrava el estrés y la ansiedad.

Los centros de atención médica y los expertos en salud pública han creado protocolos de seguridad para reducir la propagación del virus a las poblaciones vulnerables, incluidas las que padecen cáncer. Y, a pesar de la pandemia mundial, la atención del cáncer, incluidos los ensayos clínicos de vanguardia, nunca se ha detenido.

En este marco el John Theurer Cancer Center, en Hackensack Meridian Hackensack University, uno de los centros más prestigiosos en el tratamiento de esta dolencia, ha generado una serie de recomendaciones y respuestas a cuestiones que alertan a los pacientes. El cáncer ocurre cuando la función de vigilancia del sistema inmunológico no detecta ni ataca las células cancerosas. “Esta disfunción inmunológica es una de las razones por las que las personas con cáncer pueden ser aún más vulnerables al COVID-19”, explica su documento. Además, los tratamientos contra el cáncer pueden provocar una reducción de la función inmunitaria. Sin embargo, el tipo y la gravedad de ésta varían según el tipo de tratamiento.

En un artículo publicado en Lancet Oncology, el Centro Nacional de Investigación Clínica para Enfermedades Respiratorias, junto con la Comisión Nacional de Salud de la República Popular de China efectuó un estudio observacional para monitorear los casos de COVID-19 en toda China y observó mayor riesgo de eventos graves en pacientes con cáncer, considerando estos como el porcentaje de casos que ingresa a cuidados intensivos que requieren ventilación invasiva o muerte.

Cuando la pandemia llegó por primera vez al área metropolitana de Nueva York, una de nuestras principales prioridades en el Centro Oncológico John Theurer era implementar precauciones de seguridad para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 en sus instalaciones (REUTERS)
Cuando la pandemia llegó por primera vez al área metropolitana de Nueva York, una de nuestras principales prioridades en el Centro Oncológico John Theurer era implementar precauciones de seguridad para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 en sus instalaciones (REUTERS)

En ese artículo, sobre 1.590 casos, el 1% presentaba patología oncológica y se observaban eventos graves en un 39% de los pacientes oncológicos versus un 8% en los pacientes sin cáncer. Dentro del grupo de pacientes oncológicos infectados, el 28% presentó cáncer de pulmón como el tipo más frecuente y del total de pacientes oncológicos, 4 pacientes de 16 (25%) habían recibido tratamiento quirúrgico o sistémico durante el último mes, 2 de ellos tuvieron un tratamiento incierto y el 75%, (12 casos), eran pacientes en seguimiento.

El 75% de los pacientes que habían recibido tratamiento de quimioterapia o cirugía en el último mes tuvo mayor riesgo de eventos clínicamente severos (3 de 4 pacientes), en relación al 43% de los que no lo recibieron (6 de 14 pacientes). En el trabajo mencionado, entre los pacientes con cáncer, la edad avanzada fue el único factor de riesgo de eventos graves y los pacientes con cáncer de pulmón no tuvieron una mayor probabilidad de eventos graves en comparación con pacientes con otros tipos de cáncer (20% vs el 62%, respectivamente).

Aún así cuando la pandemia llegó por primera vez al área metropolitana de Nueva York, una de nuestras principales prioridades en el Centro Oncológico John Theurer era implementar precauciones de seguridad para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19 en sus instalaciones. También desarrollaron procedimientos para tratar a pacientes que se infectaron con COVID-19 durante el tratamiento del cáncer. Desde exámenes de temperatura hasta políticas de enmascaramiento universal y distanciamiento físico y la rápida implementación de la telemedicina, los equipo del mundo coordinadamente trabajaron para garantizar que la atención del cáncer pudiera continuar de manera segura durante la pandemia. Estas medidas de seguridad siguen vigentes hoy.

Seguir las pautas de salud pública para el lavado de manos, el distanciamiento social y el enmascaramiento son las mejores cosas que podemos hacer para protegerse a uno mismo o a un ser querido que está recibiendo tratamiento contra el cáncer o en una etapa temprana de supervivencia. La vacunación es otra oportunidad importante para reducir el riesgo de resultados desfavorables para quien se expone al COVID-19. Mantener el sistema inmunológico saludable a través de una dieta bien balanceada, ejercicio, higiene del sueño y reducción del estrés sigue siendo una parte crucial para mantenerse saludable durante y después del tratamiento contra el cáncer.

La vacunación es otra oportunidad importante para reducir el riesgo de resultados desfavorables para quien se expone al COVID-19 (REUTERS)
La vacunación es otra oportunidad importante para reducir el riesgo de resultados desfavorables para quien se expone al COVID-19 (REUTERS)

Con más personas que se quedan en casa, usan máscaras y se distancian socialmente, muchos pacientes con cáncer en realidad encontraron que el mundo que los rodeaba se sentía un poco más seguro, ya que todas personas ahora asumieron hábitos que los mantendrán a salvo del COVID-19 y otras infecciones.

Debido a que los pacientes con cáncer tienen un alto riesgo de sufrir complicaciones por COVID-19, el médico personal puede recomendar un tratamiento como anticuerpos monoclonales o plasma de convalecencia para retardar o detener la progresión de una infección por COVID-19. La terapia con anticuerpos monoclonales generalmente se administra como una infusión intravenosa (IV) para pacientes ambulatorios. Impide que el virus COVID-19 ingrese a las células humanas y cause una infección, lo que detiene la progresión de la enfermedad y reduce el riesgo de hospitalización o visitas a la sala de emergencias. Sin embargo, la terapia con anticuerpos monoclonales debe administrarse temprano en el curso de una infección por COVID-19. Esto hace que sea vital que los pacientes se comuniquen de inmediato con los síntomas o una prueba COVID-19 positiva. Esa es la única manera de garantizar que la terapia con anticuerpos, si corresponde, se pueda administrar dentro del período de tiempo requerido.

El plasma de convalecencia también se administra como infusión intravenosa. Este compuesto se deriva de la sangre de pacientes que se han recuperado de la enfermedad, contiene anticuerpos COVID-19 que pueden suprimir el virus y modificar la respuesta inflamatoria del organismo. Aunque los datos actuales no son definitivos, un estudio reciente mostró que el plasma convaleciente de títulos altos (plasma que contiene una mayor cantidad de anticuerpos anti-COVID-19) retrasó la progresión de la infección en pacientes mayores con síntomas leves.

Si bien la investigación está en curso, la evidencia preliminar muestra que las vacunas de ARNm COVID-19 son seguras para los pacientes con cáncer. Sin embargo, es importante hablar con el oncólogo personal sobre cuándo debe vacunarse cada persona para maximizar los beneficios. Si los pacientes reciben la vacuna antes de que su sistema inmunológico se recupere, es posible que no generen una respuesta inmunitaria suficiente. Una respuesta inmune reducida haría que la vacuna sea menos efectiva y proporcionaría un nivel de protección más bajo.

Dos de las vacunas COVID-19 actualmente autorizadas contienen ARNm, un tipo de material genético que ayuda al cuerpo a fabricar proteínas virales inofensivas que conducen al desarrollo de anticuerpos COVID-19. Sin embargo, las vacunas que contienen virus vivos no son apropiadas para pacientes con cáncer; el sistema inmunológico debilitado los coloca en mayor riesgo de desarrollar la infección en sí.

SEGUIR LEYENDO: