Se agotó una marca de ansiolíticos en las farmacias: cuáles son los motivos

Expertos dijeron que el producto, que tiene la molécula del fármaco clonazepam, puede ser sustituido por otros medicamentos, siempre con prescripción médica. Pidieron a las personas que no se automediquen

“Desde hace unos meses se empezó a discontinuar la entrega en sus distintas presentaciones" (Getty Images)
“Desde hace unos meses se empezó a discontinuar la entrega en sus distintas presentaciones" (Getty Images)

Un fármaco perteneciente al grupo de las benzodiazepinas que actúa sobre el sistema nervioso central, con propiedades ansiolíticas, anticonvulsionantes, miorrelajantes, sedantes, hipnóticas y estabilizadoras del estado de ánimo, está faltando en las farmacias.

Desde hace varias semanas, pacientes y también psiquiatras y psicólogos advirtieron del faltante del producto Rivotril y corroboraron a Infobae la noticia.

Según destacaron fuentes vinculadas al sector farmacéutico, “desde hace unos meses se empezó a discontinuar la entrega en sus distintas presentaciones y, en el último mes, directamente desapareció el producto de las páginas web de las droguerías”. Desde varios comercios se advierte que las droguerías con las que se trabajan, directamente carecen del producto.

"Es importante informarle a la comunidad que esta marca no es la única que tiene la molécula de clonazepam y que el uso de cualquier medicamento debe estar bajo prescripción médica" (EFE/ Paolo Aguilar/Archivo)
"Es importante informarle a la comunidad que esta marca no es la única que tiene la molécula de clonazepam y que el uso de cualquier medicamento debe estar bajo prescripción médica" (EFE/ Paolo Aguilar/Archivo)

Más allá del crecimiento que hubo del consumo de este tipo de fármaco en los últimos dos años debido a la pandemia por COVID-19, existe un problema de distribución comercial de esta marca, que es elaborado por el laboratorio Roche en una planta ubicada en Brasil, y distribuido en Argentina por Investi. Pero desde el año pasado el producto fue vendido a nivel global a Cheplapharm Arzneimittel, una empresa alemana representada en Argentina por Biopas Argentina S.A.

Fuentes de Biopas confirmaron que desde el 1° de agosto son los responsables de Rivotril en la Argentina y admitieron demoras en el proceso de cambio de titularidad en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). Pero aseguraron que van a estar liberando las seis presentaciones disponibles de Rivotril durante este mes.

La pandemia por coronavirus aceleró la venta de ansiolíticos (EFE/Brais Lorenzo)
La pandemia por coronavirus aceleró la venta de ansiolíticos (EFE/Brais Lorenzo)

Ansiolíticos y su alto consumo en Argentina

De acuerdo a datos del Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, se advierte un gran aumento en el consumo de psicofármacos durante la pandemia del COVID-19. Específicamente, el de dos psicofármacos: el clonazepam y el alprazolam que se venden bajo receta. Estos psicotrópicos se encuentran entre los 15 más vendidos en el país y la tasa de crecimiento de sus ventas supera varias veces el promedio general. De acuerdo a cifras de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), durante 2020 se vendieron 538.514 unidades más de clonazepam y 344.880 unidades más de alprazolam que en 2019. Cantidades que triplican y quintuplican el promedio general de unidades dispensadas de medicamentos, registrado el año del inicio de la pandemia.

Durante el año del inicio de la pandemia, el total de medicamentos vendidos fue de 689.838.945 unidades, rompiendo con la tendencia descendente de 2019 al aumentar un 1,35%. Los fármacos que actúan sobre el sistema nervioso central (SNC) representan el 16,59% del mercado total al haberse dispensando más de 114 millones de medicamentos de este grupo, habiendo aumentado un 6,5% más que en el 2019, o sea en el 2020 se vendieron unos 7 millones de unidades más de productos que actúan sobre el SNC. Los utilizados para tratamientos psiquiátricos tuvieron un crecimiento de 5,69% en 2020, alcanzando las 51.951.691 unidades totales.

Nos informaron que hay una dificultad en la distribución del Rivotril que está vinculado a su situación comercial, pero también desde el laboratorio nuevo confirmaron que la situación se iba a normalizar rápidamente. Es importante informarle a la comunidad que esta marca no es la única que tiene la molécula de clonazepam y que el uso de cualquier medicamento debe estar bajo prescripción médica ya que su autoconsumo sin receta de un profesional puede perjudicar la salud y alterar el sistema nervioso central de una persona”, remarcó a Infobae el doctor Ricardo Marcelo Corral (MN 67.653), médico Psiquiatra y Presidente de la Asociación Argentina de Psiquiatras (AAP).

La rápida acción del fármaco genera una gran adicción a largo plazo porque la persona obtiene una solución rápida a su estado nervioso o alterado
La rápida acción del fármaco genera una gran adicción a largo plazo porque la persona obtiene una solución rápida a su estado nervioso o alterado

La solución para tratamientos de ansiedad o depresión no es en primer lugar con medicamentos ansiolíticos. Las reacciones emocionales son naturales al ser humano. La vida no es medicable. Si uno atraviesa un problema puntual y ocasional no está bien automedicarse con un ansiolítico. La toma de un medicamento no es para suplir los efectos de la ansiedad, la ansiedad social o pánico. La psicoterapia con el método cognitivo conductual es el primer tratamiento recomendable para un paciente. Tiene que haber un muy buen diagnóstico de la enfermedad y de la severidad para comenzar a prescribir una medicación”, agregó Corral, que es Jefe del Departamento de Docencia e Investigación del Hospital Borda.

Sergio Grosman, médico psiquiatra y presidente del capítulo psicoterapias de la Asociación de Psiquiatras Argentino (APSA) también dijo estar al tanto de la falta de Rivotril, pero aclaró que hay más de 20 medicamentos con la misma droga, el clonazepam. “Los pacientes tienden a desarrollar un vínculo de confianza con el producto que consumen. Una persona que tomó durante años una determinada marca, es muy difícil que la cambie. Esto es debido a que el fármaco consumido tiene un componente propiamente farmacológico y otro psicológico que es la confianza en ese producto. Aunque químicamente sea lo mismo, influye en la modalidad y acción del fármaco. No es lo mismo tomarlo con confianza o sin ella”, sostuvo Grosman a Infobae.

“El clonazepam tiene un efecto inmediato tranquilizador y apaciguante. En tan solo 40 minutos después de tomarlo, la persona se siente más aliviada. Eso genera una gran adicción a largo plazo porque la persona obtiene una solución rápida a su estado nervioso o alterado. Muchas veces evita realizar grandes actos propios como embarcarse en un plan de ejercicios, de buena alimentación o de consulta médica periódica con varios profesionales de la salud y sustituye todo eso con la toma de una pastilla. Por eso el peligro de que se vuelva una una prescripción eterna”, sostuvo el especialista, que concluyó que las personas que tengan dudas del consumo por años de esta sustancia, deberían consultar con un psiquiatra su estado y también a un psicólogo para que los ayude con la herramientas apropiadas para cortar esa adicción o toma.

La importancia de consultar a los profesionales de la salud para no estar en riesgo de dependencia farmacológica (Getty Images)
La importancia de consultar a los profesionales de la salud para no estar en riesgo de dependencia farmacológica (Getty Images)

El doctor Harry Campos Cervera explicó: “Seguramente sea la adicción más común, más extendida y menos identificada. Hay un altísimo consumo y personas que por larguísimos años consumen esto pensando que no son adictos. De acuerdo al manual de buenas prácticas, cuando un médico receta una benzodiazepina tiene que ya establecer cómo va a hacer la discontinuidad y esta discontinuidad tiene que ser a más tardar a un mes de la prescripción. No se recomienda consumir por más de cuatro semanas. El problema que tiene el clona es que tiene una vida media muy larga, entre 40 y 60 horas. Eso afecta mucho la capacidad cognitiva, altera la memoria, altera los reflejos.

El Rivotril es una marca, el laboratorio que introdujo la benzodiazepina fue Roche. Después pasó a otro laboratorio. La prohibición no es tanto por el alto consumo del producto sino porque hay problemas de producción. Todos sabemos que hay faltante de materia prima, en muchos productos faltan medicamentos. La gente que tiene relacionado la marca con el clonazepam sufre la angustia de no encontrar la marca a la que está acostumbrada, pero en el mercado hay 22 marcas de clonazepam”.

“Hay claramente un aumento de los síntomas de ansiedad en más personas hoy”, dijo a Infobae el médico psiquiatra Marcelo Cetkovich, director médico de INECO. “Desde el inicio de la pandemia, se observa esos síntomas que indican más preocupación, con nerviosismo o irritabilidad. En algunas personas, incluso puede conducir a taquicardia y en un grado máximo a crisis de pánico”, agregó Cetkovich.

Grosman puntualizó que la ansiedad puede ser motivo de consulta cuando produce agotamiento y “ya interfiere en los proyectos de cada persona. En ese momento, se considera que puede ser un trastorno”. Pero resaltó: “Con el avance de la vacunación, es momento de superar la ola de ansiedad anticipatoria y pasar a proyectarse hacia el futuro más allá de los temores”.

SEGUIR LEYENDO: