Los detalles sobre cómo avanza el estudio de combinación de vacunas en la Ciudad de Buenos Aires

Desde hace tres semanas, los profesionales de la salud porteños realizan el estudio heterólogo de combinación de vacunas de diferentes plataformas para saber si es efectivo y seguro combinar la primera dosis del suero de Sputnik V con las de AstraZeneca, Sinopharm y Moderna como segundas dosis. El estatus del estudio científico hasta hoy

La Ciudad de Buenos Aires avanza con el estudio científico en el que se evalúa si es posible combinar la primera dosis del suero de la vacuna Sputnik V con las de AstraZeneca, Sinopharm y Moderna. Foto NA
La Ciudad de Buenos Aires avanza con el estudio científico en el que se evalúa si es posible combinar la primera dosis del suero de la vacuna Sputnik V con las de AstraZeneca, Sinopharm y Moderna. Foto NA

Ante la preocupación general por la falta de segundas dosis de la vacuna Sputnik V contra COVID-19, la Ciudad de Buenos Aires avanza con el estudio científico en el que se evalúa la combinación de la primera dosis del suero ruso con las formulaciones de AstraZeneca, Sinopharm y ahora Moderna, con el fin de obtener resultados de seguridad y eficacia para completar los millones de esquemas de vacunación pendientes.

Fuentes del gobierno porteño indicaron a Infobae que comenzaron los estudios combinatorios el pasado 7 de julio con las vacunas de AstraZeneca y Sinopharm siempre como segundas dosis de personas ya vacunadas con una de Sputnik V. Y que en los últimos días se sumó a los ensayos la vacuna de Moderna y se realizarán observaciones de los estudios de laboratorio a los 21 y 28 días de aplicadas para confirmar su grado de eficacia contra la enfermedad. Esta última novedad ha sido posible gracias a la llegada en julio de 3,5 millones de dosis de la vacuna de Moderna (plataforma ARN mensajero) al país.

Las demoras para acceder a las segundas dosis del suero ruso generaron la aceleración de los estudios de combinación de vacunas. REUTERS/Agustin Marcarian/File Photo
Las demoras para acceder a las segundas dosis del suero ruso generaron la aceleración de los estudios de combinación de vacunas. REUTERS/Agustin Marcarian/File Photo

Vamos a estar iniciando este martes con un pequeño grupo de candidatos, entre jueves y viernes haremos todas las intervenciones para las personas que se tienen que vacunar, y en tres semanas exactamente tendremos los resultados de laboratorio”, comunicó el pasado lunes 2 de julio el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, en su habitual conferencia de prensa sobre la situación del coronavirus en el distrito. Una vez obtenidos esos resultados, “en uno o dos días se analizan” y “luego vamos a comunicarlos para determinar las oportunidades que tenemos”, agregó.

El estudio de combinación en CABA comenzó con la selección de 180 personas que ya habían recibido una dosis de la Sputnik V. A 60 de estos se les aplicó el componente 2 del suero ruso; a otros 60 la vacuna de Sinopharm y a los restantes la de AstraZeneca. De esta forma no solo se monitorearán los niveles de seguridad de la combinación, sino que también se podrá comparar si los porcentajes de inmunización (los anticuerpos) son similares a los que se obtendría en caso de aplicar las dos dosis de la Sputnik V.

El doctor Eduardo López, director del Departamento de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y asesor del gobierno nacional, afirmó que el estudio también se estará haciendo en una segunda parte para mayores de 65 años en alrededor de 200 individuos. “El objetivo del estudio de combinación de vacunas es generar una respuesta inmunológica eficaz y segura, igual que si uno utilizara el segundo componente de Sputnik V en personas que ya se inocularon con la primera dosis de la vacuna rusa”.

“Si llegara a nuestro país la vacuna de Cansino, sería interesante sumarla a estos estudios, ya que ésta tiene el mismo componente vectorial, que es el adenovirus 5. Estoy esperanzado en ver los resultados a partir de los 28 y 45 días respecto de la combinación con AstraZeneca y Moderna. No tengo tantas expectativas con Sinopharm”, agregó el experto.

Vamos a evaluar sobre todo reacciones adversas en el primero o segundo día, si hay dolor, fiebre o cansancio para analizar si esa combinación tiene mayores efectos; luego haremos un seguimiento clínico de dos semanas y a los 21 días mediremos el grado de inmunidad que despertaron las vacunas”, había anticipado Quirós.

Personas aguardan su turno para vacunarse en la sede de River Plate -  REUTERS/Matias Baglietto/File Photo/File Photo
Personas aguardan su turno para vacunarse en la sede de River Plate - REUTERS/Matias Baglietto/File Photo/File Photo

Según el funcionario porteño, el cruce de vacunas “es seguro y eficaz” y pueden dar “incluso más defensas que la doble dosis de Pfizer”. “El trabajo es un trabajo relativamente corto porque se controla a los 14 días y a los 21 días el grado de inmunogenicidad. Y se controla la seguridad, qué efectos adversos tuvieron. Son ensayos muy cortos. Luego están los aspectos regulatorios y de recomendación.

La preocupación de las autoridades sanitarias radica en la demora existente en la llegada desde Rusia de la segunda dosis de la vacuna Sputnik V y en la disponibilidad de las que son producidas por laboratorios Richmond en Argentina. Todo ello, frente a la amenaza que suponen las nuevas variantes del coronavirus, especialmente la Delta, que supone ser hasta un 50% más contagiosa que la variante Alpha, ya de circulación comunitaria en el país.

“No hay duda de que la variante Delta llegará a la Argentina, pero cuanto más demore nos da algún tiempo para progresar rápidamente con la vacunación; si un porcentaje importante de la sociedad ya está vacunado con segunda dosis, el daño que genera será menor, tenemos la experiencia de Inglaterra e Israel”, anunció Quirós.

Los estudios incluyen la nueva vacuna Moderna, recibida en el país - REUTERS/Agustin Marcarian
Los estudios incluyen la nueva vacuna Moderna, recibida en el país - REUTERS/Agustin Marcarian

Con respecto al ensayo que organiza la ciudad de Buenos Aires, “es importante que se haga un estudio sobre la combinación de vacunas contra COVID-19 en la Argentina”, comentó a Infobae la doctora Liliana Vázquez, de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI). “Este tipo de ensayo tiene que contar con la aprobación de un comité de ética de investigación. Puede llevar un mes la inclusión de los voluntarios. Serían 500 personas incluidas en cada grupo, que pueden darnos información muy importante. Luego de la aplicación de la segunda dosis, hay que esperar entre dos y tres semanas para medir la respuesta inmune y compararla con el esquema tradicional”, afirmó Vázquez, quien es médica infectóloga de la Clínica Maternidad Suizo Argentina y el Sanatorio Finochietto.

Este tipo de estudios de combinación de vacunas se está llevando adelante en varios países del mundo. El propio Instituto Gamaleya de Rusia lleva adelante un estudio para verificar si es posible combinar la Sputnik V con AstraZeneca, pero al día de la fecha se desconocen sus resultados.

Uno de los estudios de combinación de vacunas más importante es el que se lleva adelante en la Universidad de Oxford desde enero pasado en Inglaterra. A través del estudio Com-Cov se analizó la administración de las dosis con un intervalo de cuatro semanas en 850 voluntarios de 50 años o más.

La vacunación en la ciudad de Buenos Aires, avanza a paso firme - REUTERS/Matias Baglietto
La vacunación en la ciudad de Buenos Aires, avanza a paso firme - REUTERS/Matias Baglietto

Se aplicó la vacuna de AstraZeneca primero y luego la dosis de vacuna Pfizer/BioNTech. Esa combinación indujo mayores anticuerpos y respuestas de células T que la aplicación al revés (Pfizer/BioNTech seguido de AstraZeneca). Ambas mezclas indujeron mayores anticuerpos que dos dosis de AstraZeneca sola, según los investigadores.

Ahora, están probando en el Reino Unido la combinación de dosis con las vacunas de AstraZeneca, Moderna, Novavax y Pfizer-BioNTech. El estudio se llama ComCov 2, y según se informó en el sitio oficial estarán reclutando a 1.050 participantes. A medida que se disponga de nuevas vacunas contra el SRAS-CoV-2, podrán incluirse más vacunas en el ensayo, por lo que el número total de participantes podría aumentar.

SEGUIR LEYENDO: