Especialistas aconsejaron no abandonar las consultas médicas por otras patologías ante una posible segunda ola de COVID-19

“Las consultas cayeron un 60%, la gente con infartos dejó de consultar, al igual que personas con dolor de pecho”, graficó Alejandro Hershson, titular de la Sociedad Argentina de Cardiología

 Shutterstock
Shutterstock

Especialistas en cardiología, diabetes y obesidad llamaron este miércoles a continuar con los controles y las consultas médicas a raíz de otras enfermedades ante una posible llegada de una segunda ola de coronavirus en el país y manifestaron la necesidad de que se realicen “masivas campañas” en este sentido, en especial entre los grupos de riesgo.

Asimismo, a través de un comunicado, los profesionales de esas tres áreas instaron a “no relajar las medidas de prevención”.

De esta forma, el presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), Alejandro Hershson, consideró que “será difícil adaptarnos en menos de un año a una pandemia que se instaló sobre la epidemia de enfermedades crónicas, ya presente desde hace muchos años” y resaltó que “en el mundo no se han tomado las medidas necesarias para frenarla”.

En ese sentido, apuntó que en los últimos 40 años la prevalencia de obesidad mundial se ha triplicado. ”En la Argentina, basados en la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, en 2005 teníamos 14% de personas con obesidad, pero en 2018 tuvimos 25%. Mientras que la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud reveló en la edición 2019 que ya hay un 20% de niños y adolescentes de 5 a 17 años que tienen obesidad”, describió Hershson.

El especialista aseguró que al inicio de la pandemia en el país “las consultas cardiológicas cayeron un 60%, la gente con infartos dejó de consultar, al igual que personas con dolor de pecho”. ”Mucha gente dejó de tomar la medicación porque se le terminó y no podía salir a buscar la receta. Y la situación se repitió en las distintas especialidades: pediatría, oncología, obesidad, diabetes”, recordó.

El presidente de la SAC afirmó que “tenemos que aprovechar este momento con menor cantidad de casos, en verano, para concientizar a la población en lo que hace a una alimentación adecuada y la importancia de la actividad física”.

Por su parte, Susana Fuentes, especialista en diabetes, apuntó: “Sin lugar a dudas estamos mucho mejor parados que en marzo de este año, cuando comenzó la pandemia. Tenemos más conocimiento, no solamente de las medidas de protección para evitar la propagación del virus sino también de las medidas de protección de los grupos de riesgo”.

Fuentes apostó por “acentuar y trabajar con las personas para mejorar su control glucémico”y agregó: “Debemos optimizar el tratamiento y con las herramientas que tenemos llevar al paciente a un estado aceptable de valores de glucemia”.

“Es clave el rol del estado, nacional, provincial y municipal, y es clave el rol de los medios con una comunicación responsable. Los médicos tenemos que hacer docencia con cada uno de nuestros pacientes. Pero los grandes cambios se logran con políticas públicas y con la comunicación a mayor escala”, agregó al respecto Hershson.

“Es muy importante brindar herramientas para el manejo del estrés, la ansiedad y la alimentación emocional”, consideró Alberto Cormillot
“Es muy importante brindar herramientas para el manejo del estrés, la ansiedad y la alimentación emocional”, consideró Alberto Cormillot

En tanto, Alberto Cormillot, médico especialista en Nutrición, aseguró que en caso de una posible segunda ola de COVID-19 en el país “estaremos parados exactamente en el mismo lugar”. “No creo que se modifique en nada. La obesidad es una enfermedad crónica que lleva mucho tiempo”, continuó.

Por último, señaló que lo único que se puede hacer en tan poco tiempo es apostar a las campañas de educación como así también “es muy importante brindar herramientas para el manejo del estrés, la ansiedad y la alimentación emocional”.

Seguí leyendo