Un estudio español estima que el 80% de los pacientes con COVID-19 padece falta de vitamina D

Los hallazgos se basan en investigaciones anteriores que sugieren que la vitamina D, que beneficia particularmente a los sistemas inmunológico y musculoesquelético, puede ayudar al cuerpo a combatir el COVID-19

Los hallazgos sugieren que identificar y tratar a los pacientes con COVID-19 con deficiencias de vitamina D podría ayudar a mejorar los resultados (Shutterstock)
Los hallazgos sugieren que identificar y tratar a los pacientes con COVID-19 con deficiencias de vitamina D podría ayudar a mejorar los resultados (Shutterstock)

La falta de vitamina D podría ser un factor en común entre las personas con un cuadro más grave de coronavirus que requieren hospitalización. Así lo confirma un nuevo estudio publicado hoy en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism de la Endocrine Society. La investigación encontró que el 80% de los pacientes con coronavirus en un hospital español tenía deficiencia de la vitamina del sol.

Los hallazgos sugieren que identificar y tratar a los pacientes con COVID-19 con deficiencias de vitamina D, en particular aquellos que tienen un alto riesgo de casos graves de COVID-19, como las personas mayores, podría ayudar a mejorar los resultados.

Para realizar el estudio, los investigadores compararon los niveles de vitamina D de 216 pacientes con COVID-19 en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla con los niveles de 197 personas sanas que eran similares en términos demográficos como edad y sexo. Los autores del estudio también analizaron si la gravedad de la enfermedad de los hospitalizados se correlacionaba con qué tan altos o bajos eran sus niveles de vitamina D.

Excluyendo a los pacientes con coronavirus que tomaban suplementos de vitamina D, los investigadores encontraron que el 82,2% de los pacientes con COVID-19 tenían deficiencia de vitamina D, en comparación con solo el 47,2% de las personas del grupo de comparación. En general, los niveles de vitamina D de los pacientes masculinos con COVID-19 eran más bajos que los de las mujeres.

Los investigadores también encontraron que los pacientes con coronavirus con niveles más bajos de vitamina D tenían más probabilidades de tener hipertensión y enfermedades cardíacas, marcadores elevados de inflamación y estadías hospitalarias más prolongadas (Reuters)
Los investigadores también encontraron que los pacientes con coronavirus con niveles más bajos de vitamina D tenían más probabilidades de tener hipertensión y enfermedades cardíacas, marcadores elevados de inflamación y estadías hospitalarias más prolongadas (Reuters)

Los hallazgos sugieren que “el tratamiento con vitamina D debe recomendarse en pacientes con COVID-19 con niveles bajos de vitamina D circulando en la sangre, ya que este enfoque podría tener efectos beneficiosos tanto en el sistema musculoesquelético como en el inmunológico”, dijo en un comunicado de prensa José L. Hernández, profesor de la Universidad de Cantabria en Santander, España, y coautor del estudio.

Los investigadores también encontraron que los pacientes con coronavirus con niveles más bajos de vitamina D tenían más probabilidades de tener hipertensión y enfermedades cardíacas, marcadores elevados de inflamación y estadías hospitalarias más prolongadas.

Curiosamente, sin embargo, no encontraron una relación entre la deficiencia de vitamina D y la gravedad de COVID-19, sin tasas significativamente más altas de ingreso en la UCI, uso de ventilador o muerte entre aquellos que tenían niveles especialmente bajos de vitamina D.

También fue intrigante que los 19 pacientes con coronavirus que tomaban suplementos de vitamina D tuvieron resultados ligeramente menos favorables, incluidas más admisiones a la UCI, que aquellos que no tomaban las píldoras. No obstante, ese hallazgo puede explicarse, al menos en parte, por el hecho de que las personas que pueden necesitar más suplementos de vitamina D, como las personas mayores con riesgo de fracturas, también tienen un alto riesgo de padecer COVID-19 grave. Seis de esos 19 también habían tomado corticosteroides o inmunosupresores en los tres meses anteriores, lo que podría haber influido en la gravedad de COVID-19.

La vitamina D es compatible con el sistema inmunológico, pero aún no es una cura o un mecanismo de defensa a prueba de balas para el COVID-19 (Shutterstock)
La vitamina D es compatible con el sistema inmunológico, pero aún no es una cura o un mecanismo de defensa a prueba de balas para el COVID-19 (Shutterstock)

La forma en que la vitamina D afecta el riesgo y la gravedad del coronavirus ha sido de interés para los investigadores y los profesionales de la salud desde el comienzo de la pandemia.

Un estudio publicado por la revista Science, de 76 pacientes con COVID-19, también en España, encontró que aquellos que recibieron una forma metabolizada de vitamina D3 que puede aumentar rápidamente los niveles de vitamina D tenían significativamente menos probabilidades de necesitar cuidados intensivos, y ninguno de ellos murió. En comparación con los 26 pacientes que no recibieron el suplemento, 13 de los cuales ingresaron en la UCI y dos fallecieron.

Otra investigación realizada en Italia en agosto encontró que después de 10 días de hospitalización, aproximadamente la mitad de los 42 pacientes con deficiencias graves de vitamina D murieron, mientras que solo el 5% de los pacientes con niveles suficientes de vitamina D murieron.

El vínculo tiene sentido porque se sabe que la vitamina D fortalece la capacidad del cuerpo para combatir los virus y puede ayudar a sofocar las tormentas de citoquinas, o cuando el sistema inmunológico reacciona de forma exagerada a una invasión viral, algo que afecta a muchos pacientes con COVID-19 grave.

Sin embargo, se ponen en juego otras variables; por ejemplo, las personas que viven en viviendas hacinadas o trabajan muchas horas en interiores haciendo trabajos esenciales tienen menos probabilidades de obtener suficiente vitamina D de la luz solar y más probabilidades de estar expuestas al COVID-19.

Aún así, obtener suficiente vitamina D, aunque no demasiada, a través de la luz solar, la suplementación o ciertos alimentos como el pescado graso, es importante no solo por la protección potencial contra el coronavirus, sino también para la salud en general. Las deficiencias también están relacionadas con enfermedades cardíacas, diabetes, trastornos del sistema inmunológico, ciertos tipos de cánceres y problemas óseos como la osteoporosis.

SEGUÍ LEYENDO:

Incorporar suficiente vitamina D reduce 52% las probabilidades de morir a causa de COVID-19

COVID-19: la ciencia confirmó que la deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de contagio

El estudio argentino sobre el efecto de la vitamina D en COVID-19 que podría salvar a muchos pacientes de ir a terapia intensiva

Un estudio científico asegura que tomar más vitamina D reduce el riesgo de infección por coronavirus

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos